Lesiones de esquí en niños, tipología y precauciones básicas

8253
A los niños les encanta esquiar. Todos los días, en nuestras estaciones, vemos niños aprendiendo a esquiar y disfrutando de la nieve. Desgraciadamente son una población con riesgo de presentar lesiones.
 

 
La importancia del material para prevenir lesiones
 
El riesgo de lesiones se relaciona con el nivel de esquí. Así, niños principiantes tienen mayor riesgo de lesiones que aquellos con experiencia. Otros factores incluyen la fatiga, las condiciones meteorológicas, la imprudencia, la velocidad excesiva y el material.
El casco debe ser de la talla adecuada y estar bien abrochado
Las lesiones más frecuentes van a ser musculo-esqueléticas como luego veremos, pero las más peligrosas son los traumatismos craneoencefálicos que suponen el 11-20% de las lesiones y son la principal causa ingreso hospitalario. Es necesaria, por tanto, una buena protección mediante el uso de casco, y es esencial que el casco sea de la talla del niño y esté adecuadamente ajustado a su cabeza.
 
Uno de los problemas principales en los niños es el uso de material demasiado grande, “crecedero”, usar el material heredado de un hermano o primo es frecuente en niños. También lo es el utilizar material viejo y que no ha sido revisado correctamente.
 
El hecho de que el pie no esté bien sujeto puede comprometer el funcionamiento adecuado de la fijación y el sistema de liberación. Aquellos niños que utilizan material antiguo o defectuoso tienen un riesgo alto de presentar fracturas óseas frente a aquellos con material adecuado y en buenas condiciones. Esto también puede ocurrir en caso de no llevar las botas bien abrochadas, las lesiones de tobillo, fracturas o esguinces, son infrecuentes en adultos, pero no son raras en niños.
Los niños tienen el doble de probabilidades de tener una lesión relacionada con material defectuoso que los adultos
Es esencial, por tanto, que los niños dispongan del mejor material posible y que esté revisado y adecuadamente ajustado. Los niños tienen el doble de probabilidades de tener una lesión relacionada con material defectuoso que los adultos. Los padres no deberían aceptar que los niños esquíen con material claramente grande. Los alquileres de temporada del equipo pueden ser una buena opción en estos casos.
 
El patrón de lesiones va a ser diferente en función de la edad del esquiador
 
En niños más pequeños la incidencia de lesiones es menor que en niños más mayores. Por otra parte, el riesgo de fracturas es claramente mayor en niños que en adolescentes o adultos.
 
Al igual que en los adultos las lesiones de la extremidad inferior son las más frecuentes, con un 39-77% de las lesiones en niños y adolescentes. La incidencia de fracturas de tibia en niños es entre 6 y 9 veces más frecuente que en adultos. Estas fracturas de tibia son típicamente espiroideas secundarias a un mecanismo de torsión. Rara vez necesitan tratamiento quirúrgico y pueden tratarse con inmovilización mediante un yeso, con muy buena evolución y habitualmente sin secuelas.
 
A medida que aumenta la edad, aumentan las lesiones de ligamentos de la rodilla, principalmente el Ligamento Colateral Medial y cada vez más frecuentemente, el Ligamento Cruzado Anterior (LCA) y disminuye la incidencia de fracturas.
 
En niños, ocurre una lesión característica del LCA en la cual el ligamento no se rompe, sino que arranca el fragmento de hueso de la tibia donde se inserta. Esta lesión se conoce como “fractura-avulsión de la espina tibial”. En el adulto, tenemos que hacer una reconstrucción, hacer un ligamento nuevo, por el contrario, en los niños con fractura-avulsión de la espina tibial podemos reinsertar el fragmento en su sitio anatómico mediante técnicas artroscópicas.
 
Las lesiones de columna son infrecuentes en niños, aun así, se ha generalizado el uso de protectores de columna en el esquí de competición infantil.
 

Las lesiones de la extremidad superior son menos frecuentes
 
Los niños pueden presentar lesiones del ligamento colateral cubital del pulgar o “pulgar del esquiador” que al igual que en el caso del LCA suelen ser lesiones por arrancamiento de la inserción ósea del ligamento y no roturas del propio ligamento. No suelen necesitar cirugía y se tratan con inmovilización con muy buen resultado. También pueden presentar otras lesiones de muñeca típicas de los niños, relacionadas con la inmadurez ósea como fracturas en “rodete” o epifisiolisis de radio distal.
 
Un problema importante en niños son las lesiones producidas por el sol
 
La exposición aguda a las radiaciones ultravioletas puede dar lugar a una fotoqueratitis, que en dosis suficiente puede producir la “ceguera de nieve”. En los niños parte de la radiación progresa hasta la retina, pudiendo ser la exposición prolongada en etapas tempranas, un factor de riesgo para desarrollar futuros problemas de retina como la degeneración macular. Es recomendable en niños el uso de gafas tipo máscara con lentes nivel 3 o 4, con protección completa del ojo que evite la acción de la radiación difusa por los laterales secundaria al efecto “espejo” de la nieve.
Protección solar de factor 50 y gafas de tipo máscara con lentes de nivel 3 o 4
Es evidente y existe una gran concienciación sobre la relación entre la exposición al sol y múltiples cánceres de piel y otras patologías dermatológicas, pero no hay que bajar la guardia. Los niños necesitan protección solar por lo menos de factor 50, aplicada 15 minutos antes de esquiar y una nueva aplicación cada 2 horas.
 
Algunos estudios noruegos han defendido la menor incidencia de lesiones en esquiadores que reciben clases formales. En los niños, el inicio de la práctica del esquí, todavía más si reciben clases, debería ser aprovechado para asentar unos conceptos básicos de seguridad. Estas deberían incluir conocimientos sobre el mecanismo de producción de las lesiones más frecuentes y la manera de evitarlas, el uso de casco, estrategias para evitar colisiones y control de conductas imprudentes que pueden dar lugar a lesiones.
 
En resumen: precauciones básicas que nuestros hijos deberían seguir para un esquí saludable
 
Es mejor que los niños empiecen a esquiar con un profesor y es fundamental el uso de casco bien ajustado, protector de columna, gafas tipo máscara y protección solar. Los niños deben esquiar con material adecuado para su peso, talla y nivel, revisado y en buenas condiciones, las botas deben estar correctamente abrochadas y las fijaciones bien reguladas.
 
¡No porque sean niños pueden esquiar con cualquier cosa!!
 
 
 Dr. Diego García-Germán
 
0
Su voto: Ninguno
4.666665
Total: 4.7 (3 votos)

Comentarios

Sobre este blog

Blog creado por Dr. Diego García-Germán
A todos nos gusta esquiar. Desgraciadamente las lesiones son parte de nuestro deporte. Desde este blog trataré de informar sobre cuestiones relacionadas con las lesiones más frecuentes en el esquí y el snow, su tratamiento, su incidencia, la manera de prevenirlas y los factores de riesgo asociados.

Enviar mensaje al autor

Archivo de blogs