Montañero condenado por simular una congelación para ser rescatado con helicóptero

28752
Montañero condenado por simular una congelación para ser rescatado con helicóptero
Mié, 20/09/2017 - 07:22
En plena polémica por el aumento del número de rescates en la montaña, en parte debido al incremento de afluencia -en algunos caso sin la preparación ni el equipo necesario- llega la noticia de un alpinista condenado por un tribunal francés, se le sentencia por simular una congelación para ser rescatado en el Mont Blanc
Un alpinista de 31 años de edad y residente en la localidad suiza de Berna fue juzgado y condenado con una pena de 3.000 euros por simular una congelación y requerir la asistencia de un helicóptero de rescate en los Alpes franceses. Una pena que está tificada con hasta 30.000 euros de multa y dos años de prisión según la legislación francesa.
 
El 18 de marzo pasado, el montañero suizo llamó a los servicios de socorro por un inicio de congelación cuando se encontraba acompañado de otra persona escalando Les Droites (4.001 metros de altitud) a través del corredor Lagarde, esta ruta está clasificada como “muy difícil”
 
Extenuados, los dos compañeros de cordada habían llamado a la Gendarmería de Montaña (PGMH) de Chamonix sobre las 19 horas, donde se les recomendó que hicieran un vivac en el lugar y pasaran la noche para continuar la escalada al día siguiente.
 
Les Droites. Crédito imagen Camptocamp
 
Sobre las 9 de la noche los dos suizos volvieron a llamar a los servicios de socorro avisando de que se estaban congelando. A pesar de anochecer, el servicio de rescate acudió mediante un helicóptero (con el coste que supone la movilización de equipo de personas y la aeronave) al lugar donde se encontraban los dos hombres y los trasladaron en helicóptero al hospital de Sallanches (Alta Saboya).
 
Los dos montañeros salieron por su pie del centro hospitalario media hora más tarde y se dirigieron a la base de la Gendarmería de montaña para recuperar sus pertenencias. Allí a las preguntas de los gendarmes reconocieron la ausencia de congelaciones y debido a ello los agentes abrieron un caso por infracción de las normas y simular un estado de gravedad para ser rescatados. El proceso se inició contra el alpinista que efectuó la llamada al servicio de rescate, en el enjuiciamiento el montañero se justificó ante la audiencia explicando que había sentido pánico, que no se veía capaz de pasar la noche a casi 4.000 metros de altitud y que sus guantes estaban congelados.
 
Por su parte la fiscalía había pedido una multa de 2.000 euros. "Este es un comportamiento irresponsable y vergonzoso", dijo el fiscal de Bonneville Pierre-Yves Michau. "Este tipo de actos monopoliza los servicios de rescate y pone en peligro la vida de los rescatadores", agregó, destacando también la naturaleza "muy onerosa" de este rescate. Estos casos no son frecuentes. Los montañeros suelen pedir ayuda cuando están simplemente agotados, pero rara vez mienten sobre su salud, según una fuente cercana al expediente.
 
"Los servicios de emergencia se encuentran siempre en una posición incómoda", dijo el fiscal. Si deciden no intervenir y se produce una tragedia, pueden ser enjuiciados por no salvar a una persona en peligro. "No es fácil decir a nadie: vas a tener que volver a casa tu solo. Hay noches en las que no duermes bien", admite un gendarme.
 
Fuente y noticia completa: Le Dauphine
 
 
0
Su voto: Ninguno
5
Total: 5 (1 voto)

Ubicación de la noticia

Javascript is required to view this map.

¿Te ha parecido interesante?  Recibe las últimas noticias y reportajes Recibir

Comenta esta noticia

Inicie sesión o regístrese para comentar