El cobro de 6000 € por un rescate en montaña reabre la polémica sobre este servicio público

24131
El cobro de 6000 € por un rescate en montaña reabre la polémica sobre este servicio público
Dom, 08/01/2017 - 12:00
La factura de 6000 € enviada por el Gobierno del Principado de Asturias por la intervención de los servicios de emergencias y rescate en montaña a un escalador el pasado mes de octubre, ha reabierto la polémica sobre si hay que pagar por ello o se trata de un bien público
Un nuevo caso de cobro por parte de las autoridades, en este caso del 112 Asturias (SEPA- Servicio Emergencias Principado de Asturias), en un caso de rescate en montaña ocurrido en el Picu Urriellu a finales del pasado mes de octubre de 2016, ha levantado la polémica de si es preceptivo el pago por intervenciones de este tipo a los accidentados y en qué casos se debería abonar. 
 
En 2014 entró en vigor una ley autonómica en Asturias por la que deportes como la escalada serían considerados de riesgo pero no deja claro qué condiciones se deberían dar para que los escaladores debieran abonar, en caso de ser rescatados, como ha ocurrido en el Urriellu, donde tuvo que intervenir un helicóptero con su dotación, la factura que ello ocasiona. En esta ocasión, de casi 6000 euros. en concepto de tasa de intervención.
 
Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA) al pie del Pico Urriellu. Imagen: SEPA
Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA) al pie del Pico Urriellu. Imagen: SEPA
 
El término "imprudencia", factor clave en este tipo de situaciones, resulta impreciso en no pocas ocasiones y resulta difícil de demostrar en situaciones de montaña, donde evaluar los riesgos depende de variables como orografía del terreno, clima, materiales de escalada o experiencia alpina. A esto hay que añadir con qué criterio se considera unos deportes como susceptibles de cobro y a otros no cuando requieren de intervención de equipos de rescate. Tal es el caso de excursionismo frente a la escalada o el esquí de montaña.
 
La polémica levantada en el Principado no es un caso aislado. Hace dos años, un rescate a unos peregrinos franceses que hacían el camino a Santiago y que decidieron tomar una ruta que permanecía cerrada durante el invierno, acabó en rescate con helicóptero y la consiguiente factura (también de 6000€) que les emitió el Gobierno Foral. La línea que separa el servicio público que supone una emergencia (sea cual sea la causa u origen) y el hecho imponible de una tasa de prestación de tales servicios (debido a conductas imprudentes o temerarias) es demasiado delgada e imprecisa. 
 
Otras comunidades como Madrid, Castilla y León o el País Vasco también se plantean poner medidas a los casos de negligencia en las montañas y están atentas a lo que ocurre en otras como Cataluña o Cantabria donde ya existe legislación al respecto, ya que de estas CCAA dependen los servicios de Bomberos y Emergencias y sus dotaciones. Situación distinta ocurre en Aragón donde es la Guardia Civil (y por tanto es el Estado quien asume el coste) la encargada de los rescates, dándose el caso de que en el Pirineo de Huesca se producen la mayor cantidad de accidentes de montaña de todo el país.
 
Helicóptero y dotación del Grupo de Rescate e Intervención en Montaña de la Guardia Civil en acción: Imagen: Guardia Civil
Helicóptero y dotación del Grupo de Rescate e Intervención en Montaña de la Guardia Civil : Imagen: Guardia Civil
 
¿Fin recaudatorio o prevención de accidentes?

Ni unos ni otros se ponen de acuerdo y mientras, con el auge de los deportes llamados de riesgo (cada día más numerosos y con más seguidores) y el consiguiente aumento de los accidentes se está convirtiendo en un problema muy preocupante. En todo caso, de nuevo un asunto político y de competencias que en nada beneficia la labor de los equipos de rescate ni les dotará de más ni de mejor y moderno material. 

 
En Francia, por ejemplo, los rescates son considerados como servicios públicos gratuitos independientemente de cuales sean sus circunstancias, si bien castigan, por ley y con el pago de sanciones, lo que llaman "petición de auxilio abusivo", algo cada día más frecuente en todas partes. En cualquier caso, es solo otra manera de ver las cosas. 
 
En mi opinión, y por si acaso, se pueden evitar muchos disgustos yendo siempre bien preparados a la montaña, no ir solos y estar informados convenientemente de las condiciones meteorológicas y rutas, avisar a las autoridades de dónde y cuánto tiempo nos vamos a estar y siendo conscientes de nuestras capacidades (Kilian solo hay uno). Si además estamos federados (con el consiguiente seguro) o contratamos uno específico de actividades al aire libre (multideportes), mucho mejor.

Toda prudencia es poca en la montaña y con ella de compañera será más facil disfrutarla

 
Fuentes: Europa Press, Desnivel y otras
 
 
0
Su voto: Ninguno
5
Total: 5 (4 votos)

Ubicación de la noticia

¿Te ha parecido interesante?  Recibe las últimas noticias y reportajes Recibir

Comenta esta noticia

Inicie sesión o regístrese para comentar