Catedral Alta Patagonia, el santuario de los esquiadores en Sudamérica

4788
Catedral Alta Patagonia, el santuario de los esquiadores en Sudamérica
Lun, 04/09/2017 - 19:39
Una de las pocas estaciones que reúne todas las condiciones para ser visitada; por su historia, belleza de sus paisajes, atractivo entorno y après-ski… ¿Existe? Si, se llama Catedral y está en la Patagonia argentina
Hay estaciones de esquí en las que sólo por la historia que conllevan ya merecen ser visitadas. Otras por sus bellos paisajes o sus largos descensos. Y las hay que porque se pusieron de moda o porqué es tan interesante su entorno, après-ski y gastronomía casi más que el mismo esquí. Pero ¿se imaginan una estación que reúna todas estas condiciones? ¿Existe? ¿En el hemisferio sur? Pues si, está en la Patagonia Argentina y sólo su nombre ya impone un respeto: Catedral.
 
Catedral, situada en los Andes, es una estación con tanta historia e identidad que todo esquiador con espíritu inquieto debería venir a conocer. Algunos quizás piensen que suena a recurso fácil, casi tópico, pero no, os explico el porqué hay que visitar esta estación de esquí.
 
 
Catedral, cuna del esquí en Argentina
 
Lo primero que hay que dejar claro es que la historia del mundo de la nieve y el esquí en Argentina tienen en Bariloche su cuna. Los primeros esquiadores empezaron a deslizarse por sus pendientes a mediados de la década de los 30 del siglo pasado, con la instalación de un primer teleférico (cablecarril) en esta montaña. No fue hasta 1965 que se instalaron más remontes y a considerarse una estación o centro de esquí. Desde esa fecha hasta hoy la estación ha crecido progresivamente, en pistas, remontes, servicios y, muy importante, en clientes. Hoy Catedral sigue siendo la estación más grande e importante de Sudamérica.
 
Foto histórica cabina del Cable Carril
 
Otro apunte histórico que tener presente es el porqué de ese nombre de connotación religiosa, que siempre despierta curiosidad. La montaña, el Cerro Catedral, tiene su origen nominativo en el año 1791, cuándo un fraile chileno visitó como pionero la zona e identificó y comparó la montaña y sus cumbres, coronadas por agujas de piedra, con los campanarios de una iglesia gótica. Definió la montaña como “un cerro con mogotones que parecen torres de Catedral”. Y así le quedó el nombre con el que se conoce hoy.
 
Llegar a Cerro Catedral
 
Para visitar Cerro Catedral hay que hacerlo de la forma más cómoda y eficaz, que es en avión, hasta el aeropuerto de San Carlos de Bariloche. La estación de esquí está a 24 quilómetros del aeropuerto, con buena carretera y perfectamente pavimentada. En coche queda a 18 horas de Buenos Aires (1.600 km), así que no es muy aconsejable ese medio de transporte.
 
Una estación de paisajes impresionantes
 
El cerro Catedral se haya dentro del Parque Nacional Nahuel Huapi, el lago que da nombre al parque, el cual mientras nos deslizamos por los trazados de la estación, nos hará de telón de fondo de nuestra vista, o lo que es lo mismo, será con frecuencia uno de los motivos que buscaremos en nuestras fotos o selfies que, con seguridad, todo esquiador que visita la estación por vez primera va a querer inmortalizar. ¿Quién se puede resistir a una instantánea con un fondo lacustre tan espectacular?
 
 
Catedral es en realidad una gran montaña abierta en abanico, con un valle central como eje distribuidor hacia otros dos grandes sectores a lado y lado del valle. Des del pie de pistas, en la cota 1.050 m, salen 5 grandes ejes de remontes que suben hasta la cabecera o cornisa divisoria de la montaña, siendo su cota alta el telesilla Nubes, que nos lleva hasta los 2.100 m. La montaña está cubierta hasta la cota 1.500 o 1.600 por el típico bosque de Lengas, una especie de hayedo propio de la región patagónica. A partir de esa cota la montaña queda despejada de vegetación y las pistas se hacen anchas.
 
En lo que se refiere a nieve prácticamente todas las pistas están orientadas a sur o sureste, o sea, de espaldas al sol por tratarse de hemisferio austral, lo que permite una buena conservación de los aproximadamente entre 2 y 3,5 metros de nieve que recibe de media por temporada.
 
 
Una estación para todos los niveles
 
En el apartado técnico los trazados de Catedral son con predominio de pistas azules, seguida de pistas rojas y alguna negra, aunque estas escasean. Para los debutantes hay tres zonas muy bien delimitadas y bien comunicadas, aunque sólo con garantía de nieve producida la que se encuentra en el pie de pistas.
 
Cómo no podía ser de otra manera Catedral tiene sus 2 estadios de competición, un snowpark, un circuito SBX y dos sectores destinados al fuerapista. Sin desmerecer ningún trazado del dominio, si que merecen mención especial estos tres trazados:
 
 
El primero: la Pista Seis, una roja que sólo verla impresiona por su longitud y anchura. Se visualiza de lejos antes de llegar a la estación y prácticamente, junto a su hermana la pista Amancay, son un elemento identificativo de la misma.
 
El segundo: la Pista Panorámica, ya que como bien indica su nombre nos ofrece una visión prácticamente constante del lago a lo largo de su trazado, así que el descenso se acaba haciendo con un ojo en la pista y el otro en el lago Nauel Huapi.
 
 
Y tercero: el trazado Cóndor, unión de Cóndor I, II i III, en el lomo de la estribación oriental de la montaña. Hay que estar concienciado y desayunar lo suficiente para hacerla de un tirón, pero vale la pena probarlo.
 
Así es el ambiente en Catedral
 
Uno de los aspectos que más sorprende cuándo se esquía por Catedral es la presencia de restaurantes y bares en las pistas (confiterías). Y ya os podéis imaginar que, a ciertas horas, el aroma que desprenden esos puntos gastronómicos seguro que despierta el hambre a cualquiera, por dieta estricta que siga. Hasta 16 restaurantes, prácticamente todos con vistas espectaculares y ambientación de montaña, que sirven variedad de carnes y guisos que se reparten por toda la estación. Todos bien atendidos, con la simpatía propia del carácter de los argentinos, y por supuesto con la mejor carne, que por alguna cosa estamos en la Patagonia argentina.
 
En lo que se refiere al perfil de los clientes, en Catedral el esquiador es muy variado, des de parejas a familias enteras pasando por los clásicos grupitos de 4 o 5 o más amigos jóvenes, o no tan jóvenes, que vienen a esquiar el fin de semana o la semana entera. Pero eso si, por encima de todo Catedral es muy argentino, aunque también es visitada por brasileños, que acuden a la nieve atraídos porque, para ellos, la nieve y especialmente el frío es un producto exótico.
 
 
Eso sí, hay que diferenciar el pie de pistas, donde se mezclan esquiadores de primer día, con estudiantes y turistas, que vienen a fotografiar y a tocar la nieve, con las pistas altas, donde predominan los practicantes de esquí y snowboard con nivel medio o alto, igualmente alto en lo económico, y es que esquiar en argentina es caro en comparación a Europa. Un forfait de día en Catedral sale por 63 euros en temporada alta, por 44 en la baja. Y a esos precios el esquí en Argentina, hoy en día, se puede considerar de todo menos popular.
 
 
La estación de esquí en datos
 
En cifras la estación de esquí ofrece 120 quilómetros de pistas, 60 pistas de diferente nivel, 970 m. de desnivel y 34 remontes, de los que hay que destacar un telesilla desembragable 6 plazas y un telecabina. 16 cañones de nieve y más de 1.000 profesores-instructores.
 
En el pie de pistas, situado, a 1.030 m., hay de todo: restaurantes, hoteles, tiendas, guardería, escuelas de esquí, bancos, discotecas... O sea, que nadie se aburre en Catedral, pero si fuera así, San Carlos de Bariloche, ciudad comercial y turística con todo lo que ello conlleva, es una alternativa a tan sólo 19 quilómetros, o 20 minutos de coche.
 
 
Catedral o santuario para los esquiadores
 
Ya para acabar, y recuperando el tema del nombre Catedral y su procedencia que explicaba al inicio de este artículo quiero añadir una última reflexión. Si os consideráis unos esquiadores inquietos y para vosotros la nieve es algo así como “una religión” que os seduce lo suficiente como para visitarla por lo menos un día a la semana ¿Porque no hacerlo también por lo menos una vez en la vida en una estación que lleve por nombre Catedral? ¡Vuestro templo de la nieve en Sudamérica os espera y no os va a decepcionar!
 
 
 
Lo mejor:
  1. Muchos sectores que permiten cambiar casi por completo de tipo de nieve, pistas y entorno.
  2. Los trabajadores de la estación son muy atentos y comprometidos en su labor.
  3. Las panorámicas y los paisajes que puedes contemplar en Catedral son todo un lujo y un placer para tus ojos.
  4. A pesar de la alta frecuentación de esquiadores, en Catedral no se hacen colas, salvo en horas punta y en algún remonte muy concreto.
  5. La proximidad a San Carlos de Bariloche y aeropuerto, con su lago y oferta comercial y de todo tipo.
Lo menos bueno:
  1. El pie de pistas de Catedral es algo bullicioso y poco montañero.
  2. Hay poca red de innivación, tan sólo en el sector destinado a debutantes.
  3. Los remontes, salvo tres de ellos, só+on lentos y algo antiguos.
  4. No hay una pista o trazado “comercial” de regreso a la base en el eje central de la estación,
  5. Determinadas pistas altas sufren exceso de frecuentación y concentración de esquiadores.
 
Este artículo se ha realizado en base a mi experiencia por la visita realizada los días 24 y 25 de agosto de 2017.
 
Ivan Sanz Tusell
 
*Fotos Lugares de Nieve-Ivan Sanz

Galería de imágenes

0
Su voto: Ninguno
4
Total: 4 (1 voto)

¿Te ha parecido interesante?  Recibe las últimas noticias y reportajes Recibir

Comenta este reportaje

Inicie sesión o regístrese para comentar