Semana de Freerando en la Val d'Aran

4392
Semana de Freerando en la Val d'Aran
Mié, 15/02/2017 - 10:45
Esta semana pasada junto con Jorge Lantero guía de Alta montaña UIAGM, tuvimos la suerte de trabajar en un proyecto excitante. Dar a conocer el Valle de Aran y sus posibilidades de esquí de montaña y freeride a un grupo de alemanes de cerca de Frankfurt
4 DÍAS DE RISAS, EXPERIENCIAS Y POW
 
DESCUBRIR LA VAL D’ARAN CON PYRENEES EXPERIENCE Y SUS CLIENTES ALEMANES
 
Hicieron un viaje rápido de Frankfurt a Toulouse en avión y un transfer de dos horas hasta Vielha. En menos de lo que tardamos nosotros en ir a Alpes, el “German team” y Marcel de Sport65, se plantaron en el Aran ávidos de nieve.
 
Les acompañaron Sofía Vallejo y Elena Alonso de Pyrenees Experience que les recibieron en el Aeropuerto. Las dos ultramotivadas se encargaron de la logística y de ponernos una sonrisa en la cara todos los días. No se perdieron ni detalle ni giro de polvo. 
 
 
 
El grupo, bien cohesionado y con un fuertísimo nivel de esquí nos lo puso muy fácil a la hora de programar las actividades. ¡Querían caña! Y caña de la buena… 
 
Se anunciaba una meteo cambiante, viento en cotas altas y un marcado riesgo de avalanchas. Nada nuevo, este año parece que la tónica es esa, así que propusimos el plan.
 
Jorge con su perfecto inglés de Oxford, se encargó de los Brieffings pertinentes. Los germánicos se quedaron atónitos con las dotes de liderazgo de este hombre, debían pensar que se venían con el ejército de “Pancho Villa”, y se toparon con “Charles  Bronson”. ¡Menudo capo! 
 
 
 
Empezamos con un par de días para dar a conocer el entorno de la estación de Baqueira Beret y todas sus posibilidades para el Freerando. Sol, frío y polvo… a estos motivados no les paraba nadie.
 
Recorrimos las zonas menos transitadas de la estación dirección al telesilla del Dossau, abriendo el itinerario de “escornacraves” con treinta centímetros nuevos… fue una buena experiencia para un primer día de esquí...
 
 
 
Entre pinos, pendiente y palas completamente vírgenes bajamos tantas veces a Montgarri que casi nos mareamos. Cada uno son 700 metros de desnivel negativo aproximadamente, así que hicimos una merecida parada para reponer fuerzas en el refugi Amics de Montgarri, y como no,alguna ronda de cerveza… Los remontes arrastrados por una moto de nieve, hicieron que pudiéramos trazar varias rondas a estos escondidos rincones
 
 
El final de las dos primeras jornadas lo realizamos descendiendo al pueblo de Bagergue desde el Cap del Blanhiblar y subiendo a la percha del Costarjas. Hacía días que se estaba surcando este clásico fuerapista lo que nos hizo pensar que estaría todo trillado… 
 
No hay nada como unas pieles de foca bajo tus esquís para encontrar BUENO y MUCHO. Lejos de donde nos invitaba la gravedad, encontramos durante dos largas jornadas palas impolutas de nieve hasta la rodilla. 
 
“Estos están flipando en colores, powder en África…”
 
 
 
El plan del tercer día era un Heli-rando (combinación de helitransporte y esquí de montaña) El fuerte viento de sur que superaba los 90 km/h y la mala visibilidad, nos hicieron cambiar la propuesta. 
 
El plan B, otro clásico indispensable en el valle de Aran para días como el anunciado: la Salana y sus boscadas laderas Norte a reparo del huracán. 
 
Ese día, el tercero para el “German team”, se preveía  tranquilo, para recuperar fuerzas  y poder gozar de la noche en Vielha y su oferta “festiva” el día anterior….
 
Finalmente se convirtió en un perfectísimo día de perros con viento y nieve, sin prácticamente nadie en la montaña donde pudieron hacer un par de descensos memorables tanto en Salana como en Malh Blanc de Tredós (Magic Mountain). Cabe decir que fueron los motivados del equipo que instigaron una segunda bajada y nos apretaron las tuercas una vuelta más. Mereció la pena.
 
 
 
La guinda del pastel era el último día con un Helieski.
 
La semanita estuvo marcada por el fuerte temporal de levante que dejó abundante nieve en el Pirineo Oriental acusado también por fuertes vientos en esa zona. Amaneció un viernes radiante sin viento y un paisaje merengado en todo el Valle de Arán, pero el helicóptero debía hacer las labores de detonación de avalanchas más allá del puerto de la Bonaigua, trabajo indispensable y que evidentemente pasaba por encima de cualquier reserva anterior.
 
Los “germans” estaban felices, había salido el sol del que tanto presumimos después de la nevada. 
 
 
 
La visión del Valle nevado es sobrecogedora, queríamos ofrecerles la posibilidad de contemplarla a vista de pájaro y que reconocieran las laderas esquiadas hasta ese día. Fuimos afortunados y el helicóptero llegó. 
 
Un par de descensos de mucho polvo frío con toda la tranquilidad del mundo, sin ningún estrés y con mucho tiempo para contemplar el entorno, fueron suficientes para cerrar una semanita intensa de muchas risas, experiencias y nuevas amistades.
 
 
 
Gracias a Hotel el Ciervo, en Vielha, por un alojamiento genuino y cuidar de los detalles.
Gracias a Pyrenees Experience, porque todo fue deslizar suave.
 
 
0
Su voto: Ninguno
5
Total: 5 (2 votos)

¿Te ha parecido interesante?  Recibe las últimas noticias y reportajes Recibir

Comenta este reportaje

Inicie sesión o regístrese para comentar