10 consejos básicos para empezar a esquiar

16908
10 consejos básicos para empezar a esquiar
Mié, 03/01/2018 - 19:17
Lo más importante en nuestro primer día de esquí: pasarlo bien y que nos queden ganas de repetir.
Empezar a esquiar siempre es un reto para aquella persona que nunca antes se ha calzado unos esquís. Lo mismo sirve para una tabla de surf. No importa la edad, porque se puede empezar a esquiar o surfear a partir de los 5 años (edad recomendable) y porque nunca es tarde para empezar. Muy sencillo: si caminamos también podemos esquiar. Estos son 10 consejos que pueden ser muy útiles si es la primera vez que vais a calzaros unos esquís. Si queréis que la experiencia resulte un éxito no perdáis detalle de este artículo.
 

 
1 • Elegimos un buen día
 
Elegir un buen día para empezar a esquiar es fundamental. Si es la primera vez y deseamos tener un buen recuerdo, ya sea para vosotros en el ámbito personal, o porque llevamos a nuestro hijo, nuestra pareja o quien sea, hay que escoger un día de sol y sin viento. Atentos a la información meteorológica a lo largo de la semana. Evitamos empezar en un día de nevadas intensas, muy frío o con demasiado viento, a no ser que las ganas nos puedan más. Pasarlo mal en nuestro primer día en la nieve puede marcar negativamente una experiencia que recordaremos mucho tiempo. Sería una lástima y muy injusto para todos.
 
2 • Un buen desayuno
 
Antes de subir a pistas nos hidratamos bien y comemos mejor. Evitamos que en las primeras horas de habernos calzado unos esquís nos "pille" un "ataque" de hambre o de sed. Debemos estar centrados en la nueva experiencia y sería un error que cuando aún no llevamos una o dos horas sobre la nieve ya haya que ir a buscar un bar o cafetería para saciar el estómago o la garganta seca. Ya habrá tiempo para estas cosas, como veremos más adelante.
 
 
3 • ¿Cómo nos equipamos de ropa?
 
La ropa para esquiar no es tan cara como se ha hecho creer. Sólo hay que estar atentos a las ofertas y promociones de grandes almacenes y tiendas especializadas que pueden vender equipos pensados para los principiantes y que en absoluto son caros. Aun así, como es el primer día y no sabemos si volveremos a repetir, siempre podemos pedir que nos dejen la ropa algunos amigos o familiares que todos tenemos y que sabemos usaron en su día. Seguro que aún guardan la ropa (pantalones, chaqueta, guantes, gafas protección UVA y un buff) y nos la dejarán encantados. Importante: no olvidemos ponernos crema protectora, porque en la alta montaña el sol y los rayos UVA tienen más incidencia sobre la piel por el reflejo blanco de la nieve.
 
4 • ¿Cómo nos equipamos de material?
 
Para el primer día no es necesario comprar un equipo. Necesitaremos unos esquís, botas, bastones y muy importante, el casco. Tenemos dos opciones:
 
A - Que nos lo deje un amigo: opción económica, pero podría ocurrir que no acertemos el material más conveniente. Existe el riesgo de que empecemos mal la jornada.
B - Opción recomendada: lo alquilamos en nuestra tienda o taller de confianza o en el servicio de alquiler en el pie de pistas (vamos allí siempre con tiempo, porque con frecuencia hay cola). Dejémonos asesorar por la persona que está detrás del mostrador, advirtiéndole que somos "novatos", sin ningún complejo. El precio para alquilar un equipo va de los 15 euros en los establecimientos más económicos hasta los 30 en los más caros. 
El primer día que esquiamos no hace falta ir equipados a lo último en ropa ni equipados como Lindsey Vonn o Marcel Hirscher
 
5 • Estación de esquí y forfait
 
Elegir la estación de esquí y el forfait donde nos vamos a estrenar es tarea bastante fácil y queda a nuestro criterio en función de preferencias, ya sea por cuestiones de proximidad o facilidad o por precio. Todas las estaciones de esquí tienen habilitadas zonas de debutantes y suelen ser precisamente las más cuidadas. Si vamos a una estación muy grande no es necesario comprar un forfait de todo el dominio, a menudo tienen un forfait de uso exclusivo para debutantes, que da acceso a las pistas y remontes sólo de la zona pensada para los principiantes. Aparte, siempre podemos buscar ofertas y promociones, en función de la época de la temporada en la que nos encontramos o del estado de apertura de la estación.
 
6 - Contratamos un profesor de esquí
 
No cometamos el error de querer empezar por nuestra cuenta a esquiar. Seguro que habremos explicado nuestras intenciones a alguien, y ese amigo o familiar, con buena fe, nos habrá contado que "tienes que empezar a subir en escalerilla y bajar en forma de cuña, que es muy fácil" y que a continuación "ya podremos empezar a bajar por una verde y tomar el telesilla". Lo vamos a evitar. Si deseamos aprender de verdad a dar los primeros pasos, con seguridad, confianza, con garantías de progresar correctamente, y sin vicios mal adquiridos, contrataremos un profesor de esquí titulado. Lo más conveniente son dos horas, como mínimo. El precio de una hora de clase oscila entre los 35 y los 45 euros.
Si podemos hacer clase individual mejor, pero si la hacemos colectiva es bastante más económica y también más divertida. Todo tiene peros y contras. !Así que a nuestro gusto!
 
7 • El primer día en compañía
 
Esquiar debe ser uno de los pocos deportes y actividades de ocio en la que podremos disfrutar tanto si vamos solos, como en pareja, como con los amigos o en familia. Es una actividad social de primer orden. Nuestro consejo para el primer día es que vayamos acompañados. Si disfrutamos de buena compañía siempre podremos compartir la experiencia y encontrar más cómplices de nuestra experiencia.
 
8 • No forzamos el primer día
 
Pasadas las dos o tres primeras horas de esquí es muy recomendable que hagamos una parada para descansar, tomar fuerzas y hacer un repaso de los que nos habrá enseñado el profesor de esquí. Buscaremos un bar con terraza bien soleada para hacerlo, un espacio donde habrá otros debutantes que estarán haciendo lo mismo que nosotros y donde siempre podremos escuchar involuntariamente -sin mala intención- conversaciones simpáticas que nos confirmarán que estamos disfrutando de una experiencia sana, divertida, social y física muy recomendable. Nos tomaremos un bocadillo, una bebida, un café o tal vez un bollo dulce, mientras disfrutamos de un paisaje precioso. Será suficiente para volver a la pista con más ganas. Y para comer a la hora del almuerzo, haremos lo mismo, buscar una buena terraza o bien volver al coche en busca de aquel delicioso bocadillo que nos habremos preparado en casa cuando aún estaba oscuro.
 
 
9 • Inmortalizar el día con fotos y vídeos
 
El primer día en la nieve no olvidemos que debe ser una experiencia que vamos a recordar mucho tiempo y que estaría bien inmortalizar. Así que no nos olvidemos llevar nuestra cámara de fotos o el teléfono móvil para inmortalizar las imágenes de nuestra primera esquiada. ¡El profesor de esquí nos puede hacer unas fotos magníficas si se lo pedimos, tal vez incluso llevar un dispositivo para adaptar una go-pro o similar, o quizás serán nuestros amigos o familiares quienes desde el pie de pistas nos harán un álbum fotográfico con un buen zoom, como unos auténticos paparazis! Ah, llevaremos las baterías llenas e incluso alguna batería suplementaria. 
Si el día es frío muchos dispositivos se quedan demasiado pronto sin batería
10 • Cadenas o fundas en el coche
 
Aunque hayamos escogido un buen día para ir a esquiar y con los accesos limpios, no olvidemos nunca llevar equipamientos de nieve en nuestro vehículo. Unas fundas, unas cadenas o unos neumáticos de invierno son siempre dispositivos que, en adelante, si nos convertimos en esquiadores, nos acompañarán siempre en nuestras aventuras en la nieve. No sólo por obligación, sino que son elementos que nos dan garantía de desplazamiento con seguridad y tranquilidad. Y ahora, a disfrutar de la nieve: ¿Qué día empezamos?
 

Galería de imágenes

0
Su voto: Ninguno
5
Total: 5 (1 voto)

¿Te ha parecido interesante?  Recibe las últimas noticias y reportajes Recibir

Comenta este reportaje

Inicie sesión o regístrese para comentar