Desvelamos los mayores y distintos atractivos de 12 estaciones de los Alpes franceses

3289
Desvelamos los mayores y distintos atractivos de 12 estaciones de los Alpes franceses

Esquiar en los Alpes es una experiencia única que todo esquiador debe probar, al menos, una vez en la vida. (Foto: Esquiades.com)

Wed, 19/02/2020 - 10:28
Es el momento de conocer Tignes y Val d'Isère (Espace Killy), Les 2 Alpes, Val Thorens + Orelle (Les 3 Vallées), Serre Chevalier, Alpe d'Huez, Chamonix, Isola 2000 + Auron o Vars + Risoul (La Foret Blanche).
Reportaje patrocinado
 
Este año sí, en Semana Santa toca ir a esquiar a los Alpes franceses. Entre los motivos, los de siempre: dominios esquiables amplios no, lo siguiente, inacabables; próximos a la Península y “amables” con los esquiadores de más al sur de Europa después de más de tres décadas dejándonos allí, primero francos franceses, y ahora euros.
 
Esta temporada, sin embargo, hay incluso más razones para escaparnos a esquiar a los Alpes. La principal es que, gracias a su altitud -por encima de los 3.000 metros- y a las precipitaciones de nieve caídas en invierno mantienen cantidad y calidad de nieve.
 
Aún lo avanzado de la temporada, marzo y abril pueden ser el mejor momento para conocer, si aún no los conoces, dominios como - Tignes y Val d'Isère (el conocido Espace Killy), Les 2 Alpes, Val Thorens + Orelle (Les 3 Vallées), Serre Chevalier, Alpe d'Huez, Chamonix, Isola 2000 + Auron o Vars + Risoul (La Foret Blanche).
 
Si has esquiado allí en alguna ocasión, es un gran momento para descubrir las novedades que nos han presentado esta temporada dichas estaciones y explorar todos y cada uno de sus rincones.
 
 
Espace Killy (Tignes - Val d’Isere)
 
Poco o nada queda por descubrir de este tándem que forman Tignes -la segunda estación más alta de los Alpes- y Val d’Isère -un icono de la excelencia del esquí-, conocido como Espace Killy.
 
Para los neófitos, hay que recordar que su nombre se debe al mítico esquiador Jean-Claude Killy, que nació, creció y esquió en este valle de la Saboya.
 
Su eslogan actual lo dice todo: “el espacio más bello del mundo” y el anterior “365 de esquí al año” (ahora imposible de cumplir) nos dan a la idea de lo que supone esquiar en Tignes + Val d’Isère. Los números no tienen parangón: 10.000 hectáreas de superficie (5 veces la superficie de las grandes estaciones españolas), 300 km esquiables, 1.906 km de desnivel y 2 glaciares situados a más de 3.000 m de altitud. En total 800 cañones de nieve, 42 telesillas, 9 telecabinas y 2 funiculares.
 
No son 365 días, pero ofrece una de las temporadas más longevas -desde el 30 de noviembre al 3 de mayo de 2020-. La altitud obviamente tiene algo que ver con eso: el pueblo de Val-d'Isère se encuentra a 1.805 m, mientras que las pistas culminan a 3.456 m en el glaciar Grande-Motte, en Tignes.
 
La suma de los dos resorts está considerada de las mejores estaciones para todos los niveles de esquí o snow.
Recorrer el Espace Killy de un extremo a otro nos llevará una jornada entera de esquí y sólo está al alcance de los buenos esquiadores. Es un reto que merece la pena probar y si no llegamos a tiempo a algún remonte, siempre podremos regresar a nuestro punto de origen en “navette”.
Entre sus 159 pistas, algunas son legendarias, como Oreiller-Killy y la Bellevarde de Val-d'Isère. Además, podrás disfrutar de las innumerables opciones de fuera pistas e incluso puedes practicar el heliesquí.
 
En caso de que seas debutante, estás de suerte, ya que hay espacios de aprendizaje progresivo llamados 1,2,3 ... Ski Start ubicados en cada uno de los cuatro pueblos de la estación de Tignes. Se puede acceder de forma gratuita a las áreas para principiantes y a las tres pistas verdes atendidas por telesillas.
 
Los esquiadores aprendices pueden ganar altitud y disfrutar de 570 m de elevación en los sencillos Génépy y Rabotch, comenzando a más de 3.000 metros sobre el nivel del mar. En toda el área, 90 pistas son asequibles para principiantes y niveles intermedios con 21 verdes y 69 azules. Además, Tignes y Val d’Isère ofrece una experiencia de esquí o snow única con pistas de la Copa del Mundo y que acoge competiciones como Winter X Games Europe un evento para los que aman el freestyle.
 
Si no lo conoces, vale la pena acercarse al nuevo teleférico del glaciar Grande-Motte. Un modelo de última generación resistente a las restricciones climáticas a más de 3.000 metros sobre el nivel del mar y a las terrazas de los tejados accesibles en verano. Esta es la primera etapa del proyecto Altitude Experience, desarrollado en colaboración con el Parque Nacional Vanoise, destinado a mejorar el patrimonio del glaciar.
 
En la parte de val d'Isère, la compañía de Téléphériques ha instalado dos góndolas de última generación con wifi y asientos con calefacción en los principales sectores de Solaise y La Daille.
 
Para finalizar este perfecto día de esquí Tignes y Val d’Isère te ofrece un increíble après-ski. Y es que la vida nocturna en Tignes goza de un público joven e internacional con locales de música en directo y varias discotecas. Pero si eres aún más animado Val d’Isèree cuenta con numerosos bares y algunas de las discotecas más famosas de los Alpes franceses, como, por ejemplo, Saloon o Doudoune.
 
 
Chamonix
 
Chamonix es, de todas las estaciones de lo Alpes, la más alpina. Ubicada a los pies de Mont Blanc, es una de las más populares de toda Europa y conocida especialmente por los esquiadores más expertos gracias a su gran cantidad de fuera de pistas. De hecho, si te decides por Chamonix, podrás recorrer las pistas históricas, ya que fue la primera ciudad que acogió unos Juegos Olímpicos de Invierno ya en el año 1924.
 
Es un destino de extremos con unas vistas y paisajes de alta montaña sin parangón, un pueblo encantador con ambiente montañés, algunas de las mejores pistas negras de Francia, nieve excelente en las muchas pistas de altitud, descensos míticos como la Vallée Blanche e infinitos fuera pistas.
 
El forfait Cham´ski cubre 11 estaciones del valle. Seis de ellas son poco más que un telesquí para debutantes en el valle (como Savoy o Les Planards). Cinco son más destacadas y una sexta (Les Houches) no está incluida en el forfait del valle, pero si en el regional Mont Blanc. Con una excepción, ninguna de las estaciones conecta con otra y es necesario usar el coche cada día para acceder a las distintas pistas.
 
Desde el mismo Chamonix, un telecabina lleva a Le Brévent (1900-2500 m.) con unas cuantas pistas azules fáciles, un par de rojas y 2 negras. En un extremo de la estación, un teleférico conecta con la vecina La Flegère (1900-2450 m.) a la que también se puede acceder en teleférico desde Les Praz (a las afueras de Chamonix).
 
Al otro lado del valle y también desde Chamonix sale el teleférico de Aiguille du Midi (1035-3840 m). Las vistas que ofrece del Mont Blanc (justo delante) y los montes y glaciares circundantes son increíbles.
 
En Argentière, Les Grands Montets (1230-3270 m.) es quizás la mejor estación de los Alpes para expertos con unas pistas muy inclinadas y unas posibilidades impresionantes para el esquí fuera pistas con bajadas que van a distintos glaciares. Los mejores descensos son desde el teleférico superior que no está incluido en el forfait (se paga cada vez).
 
La Balme (1450-2300 m), al final del valle no tiene nada que ver. Se trata de una estación relativamente pequeña con pistas azules y rojas tranquilas, ideal para famílias y con buenas condiciones de nieve. Las pistas conectan con el sector suizo. Dispone de fuera pistas interesantes.
 
En el otro extremo, está Les Houches (1000-1950 m.) que es bastante grande, con un par de descensos muy buenos y largos al valle (sede de la Copa del Mundo) y pistas de altitud.
 
El pueblo en el que se ubican la mayoría de hoteles de Chamonix cuenta con una vida diurna poco común. Sus comercios cierran a las siete de la tarde, mucho más tarde de lo habitual. Todo su centro es peatonal y podrás recorrer sus calles cómodamente.
 
La Vallée Blanche
El descenso mediante remontes más largo del mundo y el itinerario fuera pista más famoso mundialmente, solo tiene un nombre, la Vallée Blanche de Chamonix Mont Blanc.
Injertado en una delgada punta de roca que se alza sobre Chamonix se encuentra la estación superior del teleférico Aiguille du Midi, que yace como una catedral al pie del Mont Blanc.
 
El teleférico, de dos tramos, sube de 1.035 a 3.778 metros sobre bosques, glaciares, acantilados helados y grietas depredadoras, con lo que ofrece uno de los ascensos verticales en teleférico más alto del mundo.
 
Para llegar al famoso glaciar de Vallée Blanche, los esquiadores pasan por un túnel de hielo, suben por una pared y luego bajan 20 kilómetros por un risco escarpado para llegar a Chamonix.
 
En una cumbre, sobre la estación del teleférico, se encuentra una plataforma de observación, en donde los amantes de la adrenalina podrán entrar en una caja de vidrio, conocida como Paso al vacío, en donde no verán nada bajo sus pies, excepto el glaciar de Bossons, que se encuentra mil metros más abajo.
 
La Vallée Blanche desciende por varios glaciares hasta la Mer de Glace y de allí continua (si hay nieve) hasta Chamonix. En total una bajada de 24 Km y 2.800 m. de desnivel. Sólo el primer tramo (a pie) desde el teleférico es complicado (una arista inclinada, con una cuerda), pero el resto del descenso es, como mucho, una azul y miles de personas la bajan. Es uno descensos de alta montaña y recomendable, pero se recomienda hacerlo con guía.
 
 
Les 3 Vallées (Val Thorens - Orelle)
 
La estación de esquí de Val Thorens Orelle es la más alta de Europa y un paraíso del esquí en todas sus variantes. Se encuentra a resguardo de un impresionante pico de roca y hielo de 3.300 metros de altitud, el Aiguille de Péclet.
 
Val Thorens Orelle, con más de 140 kilómetros de pistas y un desnivel de 1.430 metros forma parte del macro dominio de Les 3 Vallées. Casi todo el terreno esquiable supera los 2.300 metros de altitud, con lo que la nieve está garantizada en calidad y cantidad. Además, sus modernos remontes tienen una capacidad de 52.000 esquiadores por hora.
 
Para aquellos que aún no tengan suficiente, tienen la oportunidad de ampliar su forfait al de "3 Vallées", con lo que el dominio esquiable se amplía hasta los 600 km de pistas, con 166 remontes y considerado el más grande del mundo conectado únicamente por remontes y pistas.
 
El gran dominio francés está formado por el conjunto de ocho estaciones interconectadas entre sí por pistas que cubren un área similar al tamaño de París. Les 3 Vallées son Courchevel, La Tania, Méribel Motaret, Brides-les-Bains, Les Menuires, St Martin de Belleville, Val Thorens Orelle.
 
Muchas de las pistas de Val Thorens miran al norte y al noroeste, lo que proporciona buenas condiciones de nieve. Esto significa que las pistas no son tan soleadas, por lo que el complejo tiende a atraer a una multitud más interesada en el esquí que en las "terrazas".
Val Thorens es la estación de esquí internacional más visitada en Francia: más del 70% de sus visitantes son extranjeros.
En las pistas de los tres valles, que van desde el glaciar Vanoise-Massiv, pasando por la montaña más alta, el Grande Casse (3.852 m) hasta el Moûtiers podrá disfrutar de una vista única al Mont Blanc, un paraíso de nieve virgen de un total de 250 km² de superficie. Además, antes de comenzar podrá disfrutar del increíble paisaje que ofrecen las más de 1000 montañas de los Alpes suizos, italianos y franceses.
 
Algunas de las más famosas pistas de esquí de Les 3 Vallées son el trío de descensos en la cima de Saulire. El primero, Grand Couloir, es el único que está marcado en el mapa de pistas, pero subiendo un poco más arriba, se puede descender hasta Couloir du Curé, que significa ""Barranco del Vicario"".
 
La enorme cantidad de pistas y espacio esquiable hace que este sea un destino perfecto para cualquier tipo de esquiador, incluso para aquellos que prefieren disfrutar de la nieve de una manera más tranquila.
 
Val Thorens es una estación semi-peatonal, que autoriza sin embargo a efectuar una corta parada para descargar el equipaje. Posteriormente el coche se debe llevar obligatoriamente a uno de los parking de la estación. Este invierno ha estrenado el primer bus autónomo con capacidad para 15 pasajeros. 'Berto' transporta a esquiadores, trabajadores o cualquier persona que lo necesite, por todo el complejo invernal de forma gratuita, y además al ser eléctrico, con cero emisiones. El novedoso transbordador eléctrico autónomo es el primero que opera en una estación de esquí.
 
 
Les 2 Alpes
 
Les Deux Alps es una de las estaciones más populares de Francia y una de las más “queridas” por los esquiadores espàñoles. Su nombre se debe a que engloba dos poblaciones: Vénosc y Mont-de-Lans.
 
La estación se encuentra en el glaciar de la Lauce, el único que sin sumar más estaciones tiene el dominio esquiable más grande de Francia, con 225 km repartidos entre 96 pistas. Además, es la segunda estación de esquí más antigua del país, después de Chamonix.
 
A pesar de ocupar una sola montaña, tiene un importante desnivel de 2.300 m, con pistas largas. La altitud y el hecho de contar con un glaciar garantizan nieve de gran calidad, sobre todo en las pistas que miran al norte. Las condiciones de la nieve en Les Deux Alpes son excepcionales. La mayoría de las pistas están por encima de los 2.000 m.
 
En el pueblo de Les Deux Alpes, encontrarás una serie de arrastres que conforman una excelente red de pistas para debutantes. La cota baja, entre 1.650 m y 2.100 m, situada justo encima del pueblo, es muy inclinada y está formada básicamente por pistas negras. Aquí encontrarás la mítica pista Diable 1, que no puedes perderte.
 
Un poco más arriba, accederás a la zona de Combe de Thuit, con pistas largas y de menor dificultad (azules y alguna roja), y hasta las cimas de los montes Tête Moute (2.815 m) y Le Toura (2.915 m).
 
La tercera zona, la más pequeña, es Lac Noir, con una selección de magníficas pistas si eres un esquiador intermedio, de unos 600 m de desnivel y condiciones de nieve insuperables, superando los 3.000 m de altitud.
 
La última zona es el glaciar de Mont-de-Lans (3.200 m a 3.570 m), con pistas fáciles, ideales para que aprendas con una nieve inmejorable, disfrutando de unas vistas fabulosas. Desde la cota alta de la estación, puedes descender hasta el punto más bajo cubriendo un desnivel continuo de más de 2.200 m. En total, hay 17 pistas verdes, 45 azules, 22 rojas y 12 negras.
Una opción muy interesante es que está conectado con Vallons de la Grave/La Meije con el mismo forfait. Merece la pena escaparse un día a los míticos fuera pistas de La Grave.
Hay dos formas de hacerlo, ir en coche hasta allí o bien descendiendo desde lo más alto del Dome De la Lauze. La segunda opción solo está recomendada para esquiadores avanzados y bajo la supervisión de un guía cualificado.
 
 
Alpe d’Huez
 
Este año la estación de esquí Alpe d‘Huez cumple 90 años desde que se comenzó a construir y alguno menos desde que el ingeniero polaco Jean Pomagalski instaló el primer remonte de telesquí en 1936. Aunque es muy conocida por las 21 curvas de que suben hasta la cima -una de las etapas míticas del Tour de France- sus 1.869 metros de altitud en el dominio esquiable Le Massif des Grande Rousses, sus 250 kilómetros esquiables, los 85 remontes mecánicos y un desnivel de 2.230 metros desde la cima del Pic Blanc, a 3.330 metros hasta l’Enversin d’Oz, a 1.100 metros, sus dos snowparks, el half-pipe, el boardercross, los circuitos de esquí nórdico y dos pistas homologadas FIS la convierten en una de las estaciones más completas del mundo.
 
Esta magnífica estación de los Alpes Franceses se sitúa entre las cotas de entre 1.250 m a 3.330 m, en el macizo de Grande Rousse, culminado con el espectacular Pic Blanc.
 
Sus instalaciones son modernas y de calidad, como sus 900 cañones de nieve artificial, o la red de remontes con un excelente funcionamiento.
 
En esta estación de esquí tienen cabida todo tipo de esquiadores, ya que cuenta con pistas de esquí de todos los niveles. Van cambiando según la altitud: a menos altitud, pistas más fáciles, y según nos vamos acercando al Pic Blanc, encontramos magníficas pistas negras. Nos gustaría destacar dos de las pistas de Alpe d’Huez, la Sarenne y Le Tunnel.
La Sarenne está considerada la pista más larga del mundo si tenemos en cuenta la cantidad de kilómetros que se pueden hacer esquiando sin interrupciones (16).
Esta extraordinaria pista se inicia en la cima del Pic Blanc y nos lleva hasta las gargantas de Sarenne. Lo normal es tardar una hora o más en recorrerla, puesto que diez de sus kilómetros están considerados como pista negra y tiene 2.000 metros de desnivel.
 
Le Tunnel debe su nombre a que comienza a la salida un túnel en la cota más alta de Alpe d’Huez. Es una de las pistas míticas en Europa. Cuenta con un recorrido vertiginoso de 3 kilómetros. Empieza en la salida del teleférico Pic Blanc, en la cota 3.300 metros. Se trata de un descenso reservado exclusivamente a los esquiadores con un nivel avanzado, puesto que la pendiente –suavizada en la actualidad– se sitúa entre los 30º y los 35º de inclinación.
 
Además, Alpe d'Huez es una estación ideal para la práctica de todo tipo de actividades de nieve y deportes de invierno alternativos al esquí o snow: heliski, motos de nieve, conducción en hielo, parapente, ski de travesía, snowpark, esquí nocturno, ...Entre muchas otras actividades en la nieve!
 
Tanto en la estación como en el pueblo y sus alrededores, encontraremos todo tipo de servicios como tiendas de todo tipo, restauración… Y de una amplia oferta de ocio, con pubs y discotecas, cines, etc.
Alpe d'Huez y Les 2 Alpes están pendientes del futuro enlace por cable entre ambas estaciones, que tendrá lugar entre los pueblos de Auris y Mont de Lans. Esto situaría a la futura estación en el Top 10 de las mayores del mundo.
 
Serre Chevalier
 
Cuando el cuento empieza con: había una vez un maravilloso valle que ha conservado sus 3 pueblos típicos, con un desarrollo de la estación respeta el medioambiente, pistas orientadas al norte, ninguna espera en los remontes, esquí entre alerces y vistas panorámicas a los Écrins, el Briançonnais, el Queyras… Sí, sí, ese lugar existe y es Serre Chevalier.
 
Ubicada en los Alpes Franceses, la estación de esquí de Serre Chevalier se encuentra en la falda de los picos más bonitos del Parque Nacional de Ecrins.
 
El dominio esquiable se extiende por tres pueblos de montaña (Le Mônetier-les-Bains, el más encantador, La Salle Les Alpes-Villeneuve y Chantemerle Saint-Chaffrey) hasta Briançon. Pistas interminables en valles ondulados poblados de bosques de increíbles alerces centenarios y una gran variedad de pinos.
 
El forfait "Serre Chevalier" da acceso a 251 km de pistas (1.200 - 2.800 m) unidas por 62 remontes. De cada una de estas cuatro zonas, Briançon, Chantemerle, Villeneuve - La-Salle-les-Alpes y Monêter-les-Bains, se puede acceder cómodamente a la estación de esquí con los telesillas y telecabinas.
 
La estación cuenta con un total de 81 pistas para todos los niveles y muchísimas actividades que van mucho más allá del esquí alpino y el snowboard. Si vas en familia, puedes descubrir los bosques con el esquí de fondo, las raquetas de nieve o un trineo de perros.
 
Si quieres adentrarte en un mundo del esquí o del snow, tienes a tu disposición 12 escuelas de esquí con más de 100 profesores dispuestos a ayudarte en todo lo que necesites. Para tus primeros descensos, dispones de 14 pistas verdes, y cuando ya hayas perdido el miedo y tengas más seguridad sobre los esquís o la tabla de snowboard, recomendamos que bajes por las 24 pistas azules, muy amplias y emocionantes.
 
Si eres un esquiador más experimentado, Serre Chevalier te ofrece 29 pistas rojas y 14 negras, donde podrás salvar más de 6.000 m de desnivel en una sola jornada de esquí.
 
¡Ojo!, no te sorprendas de las enormes de las turbinas eólicas ... ¡Porque en parte gracias a ellas puedes subir a la cima de las pistas! La energía generada, junto con los numerosos paneles solares instalados en varios edificios y chalets de la estación, permite hacer girar los remontes (en dos años, la estación tiene la intención de instalar 3700 m² de paneles fotovoltaicos).
Serre Chevalier, que inició un programa para una transición a una energía más limpia hace cuatro años, se ha fijado el objetivo de alcanzar el 30% de energía verde en dos años, antes de alcanzar los 50 %.
Y cuando no esté esquiando, vale la pena visitar la histórica ciudad de Briançon, conocida por sus fortificaciones declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
 
Además, Serre Chevalier tiene un vasto patrimonio, gracias al legado de las muchas generaciones que han habitado estas tierras, con campanarios románico-lombardo del siglo XVI dispersos por todas las 13 aldeas del valle.
 
 
Isola 2000 + Auron
 
Isola 2000 forma parte de las Stations du Mercantour, en la zona sureste de Francia, en la frontera con Italia y a 90 km de Niza (1h y media en coche) y de la Costa Azul. De hecho, en días soleados, se puede vislumbrar al horizonte el mar Mediterráneo. Isola 2000 es la más sureña de las grandes estaciones francesas y un destino muy especial.
 
La estación es la más soleada de los Alpes con una mayoría de días con buen tiempo. Su altitud permite mantener la nieve en buen estado. La pista de esquí más baja está situada a 1.900 m de altura y el pico más alto está ubicado a, nada más y nada menos, ¡que a 2.600 m de altitud!.
 
En sus más de 120 km de dominio esquiable, repartidos por tres valles, hay 46 pistas de esquí para todos los niveles. Si Isola 2.000 está enfocada más bien al público familiar, Auron es sinónimo de un esquí más deportivo. El forfait es conjunto con Auron, con lo que el dominio esquiable crece hasta los ¡255 km de pistas!
 
Isola cuenta con 7 pistas para los esquiadores principiantes (verdes), 16 recomendadas para aquellos que van cogiendo confianza con el esquí o snowboard (azules), 18 pistas rojas, dirigidas para los que quieran recorrer desniveles más notorios y 5 están enfocadas a los esquiadores más atrevidos (negras). Si eres amante del freeride no puedes olvidar las buenas zonas de fuera pista entre árboles en el área del TSD Genisserie.
 
La comodidad para los esquiadores es máxima, porque el pueblo está ubicado a los pies del resort y en algunas ocasiones puedes salir del apartamento con los esquís puestos, literalmente. Además, encontrarás unas galerías comerciales con tiendas y supermercados.
 
 
Vars + Risoul (La Foret Blanche)
 
Las estaciones de Vars y Risoul forman uno de los mayores dominios esquiables de los Alpes Franceses, conocido como la Foret Blanche. A pesar de ofrecer casi 200 km de pistas, se trata de un dominio relativamente desconocido por los esquiadores de nuestro país pero que depara grandes sorpresas.
 
Las condiciones de nieve suelen ser muy buenas y los precios más que razonables. Los más vanguardistas echarán de menos los más modernos telesillas desembragables, mientras que los amantes del esquí más tradicional celebrarán la existencia de numerosos telesquís (en otras estaciones casi desaparecidos) y la poca gente que te encuentras bajando por las pistas.
 
Vars está se encuentra a 1850 m de altitud en el corazón de los Altos Alpes y sus cumbres llegan hasta más de 3000 m (Macizo de los Écrins y de Queyras).
 
Las pistas de esquí de La Foret Blanche son fáciles y largas, muy recomendables para el aprendizaje. Los esquiadores con un mínimo nivel de esquí pueden pasar del dominio de Vars a Risoul y viceversa sin problemas.
 
El nombre del dominio (bosque blanco) lo dice todo: 185 km de pistas cubiertas por un paisaje de bosque nevado.
La Fôret Blanche cuenta incluso con el sello "Les Petits Montagnards" que indica que está bien preparado para acoger a familias.
Si bien su público objetivo es el familiar, hay opciones también para los esquiadores más avanzados, como la pista de alta velocidad Les Vautours, donde se disputa la carrera de velocidad Kilomètre Lancé, por debajo del Chabrière, o los 3,4 km de la Olympique, que comienza en la cima La Mayt y que sirvió de zona de entrenamiento para los juegos olímpicos de invierno de Turín.
 
Para los amantes del freestyle, el snowpark "Surfland" de Risoul es uno de los más grandes de Europa y destaca por su halfpipe iluminado de 150 m de longitud.
 
Esquiar en la Foret Blanche es también hacerlo en una estación que apuesta por el medio ambiente. En 2017, Risoul decidió apostar por las energías renovables mediante la instalación de paneles fotovoltaicos en las estaciones que están por encima y por debajo del telesilla de 8 plazas Pres du Bois. Una instalación que desarrolla una potencia de 100 kWp (2x 50 kWp) para una producción anual de más de 100,000 kW, que equivale al consumo de un gran telesilla. Pero el compromiso de la estación no se detiene ahí. La ciudad de Risoul está llevando a cabo un proyecto de granja fotovoltaica en altura, la primera en Europa.

Reportaje patrocinado

4
Average: 4 (2 votes)
Your rating: None

Ubicación del reportaje

¿Te ha parecido interesante?  Recibe las últimas noticias y reportajes Recibir

Comenta este reportaje

Log in or register to post comments