Carpani Sci trae la geometría invertida de los esquís a nuestras pistas

Carpani Sci trae la geometría invertida de los esquís a nuestras pistas

Esquís Carpani de geometría invertida a punto de ser probados en Baqueira Beret. (Foto: Júlia Miralles)

Thu, 01/04/2021 - 19:58
La marca artesanal hecha en Italia con modelos totalmente personalizados llega a España en exclusiva de la mano de Wibamo.
contenido patrocinado
Carpani Sci es un nombre muy conocido en los Apeninos. Filippo Carpani es uno de los pequeños productores de esquí semi- artesanal más innovadores e interesantes del momento y que ahora se comercializan en España en exclusiva, para tiendas y particulares, de la mano de Wibamo.
 
Situado cerca de Bolonia, Carpani fabrica esquís 100% sándwich de madera con láminas de titanal, carbono y fibra de vidrio, y las suelas son racing de alta densidad molecular. Los esquís montan fijaciones Vist, personalizadas con la propia Carpani.
 
La sede de Carpani Sci se encuentra en Vidiciatico, un pequeño pueblo de los Apeninos a 810 metros sobre el nivel del mar y cerca de la estación de esquí Corno alle Scale, que muchos esquiadores recordarán como el lugar predilecto para los entrenamientos del gran Alberto Tomba, dada su cercanía a Bolonia.
 
Además de la gama estándar, que es muy amplia, -desde esquís según normas FIS para competición, hasta polivalentes de alto rendimiento y freeride- también se pueden pedir esquís personalizados a gusto del cliente, con serigrafías individualizadas y acabados en madera.
 
Foto: Júlia Miralles.
 
La aventura de Filippo Carpani empieza con su padre Lorenzo,  quien se hizo instructor de esquí. Corría el año 1971 y Lorenzo transmitió esta pasión a su hijo Filippo, también instructor de esquí, quien tuvo la idea de comenzar una producción de esquíes a medida.
 
En el taller donde su padre trabajaba como herrero, las herramientas se fueron convirtiendo y adaptando paulatinamente a la producción de esquís y artículos deportivos.
 
Filippo continuó una experiencia que comenzó con su amigo Antonio Guidi, colega de instructores de esquí con quien fundó Guicarflex en 1988, una empresa que producía placas de esquí, atendiendo a las cadenas más importantes del mundo y comercializando sus productos en muchos países.
 
Los dos emprendedores inventaron una marca (BLADE SKI) que, combinada con sus placas, comercializaban en el circo blanco.
 
Con la marca Blade, Filippo Carpani consiguió numerosas medallas en los Juegos Paralímpicos de Turín 2006, gracias a Silvia Parente y Lorenzo Miglirari que ganaron 3 oros y 1 bronce.
 
 
Carpani Sci nace justo después de esos éxitos, cuando Filippo comienza a comprar algunas máquinas como prensas, perfiladoras, encoladoras.
 
Fabricados junto a su padre -recordemos un experto herrero- y partiendo de cero, al año siguiente salieron los primeros pares de esquís y en el espacio de tres años la fábrica artesanal ha evolucionado hacia la tecnología, proporcionando un grado de personalización en la realización del esquí único.
 
Carpani ofrece un extenso catálogo. Wibano nos explica que la gama comienza allround, pasa slalom carver y race carver con un modelo dedicado a la nieve fresca con el all-mountain y twin tips, hasta la flor de la producción: esquís de carreras.
 
Todos los esquís están fabricados con esmerado cuidado y en madera con diferentes refuerzos metálicos.
 
Gran parte de la gama también se produce con una línea de cotas de geometría invertida.
 
Así, los Carpani son un esquies con la punta (nose) más estrecha que la cola (tail), para variar las trayectorias de entrada en curva y salidas.
 
Pero el lado innovador de Carpani no es solo su famoso sidecut invertido, que conquista a muchos y deja perplejos a otros, sino por el grado de personalización del esquí.
 
 
La pregunta que muchos nos hacemos es cuánto pueden costar unos esquís tan artesanales y la sorpresa es que no difieren mucho de unos esquís “de serie”. Así, los precios arrancan desde los 850 euros -fijaciones incluidas- hasta los 1.900 -el modelo totalmente personalizado de WC- y hay que añadir unos 150 euros si se quiere el acabado en madera.
 
Según Wibamo, se pueden pedir esquís en cualquier momento, con un plazo de entrega de 20 días aproximadamente, lo que facilita que las tiendas no deban tener un gran stock. En caso de esquís de competición, también se pueden fabricar según las características del corredor, con dureza a medida, y estructuras de suela también personalizadas.
 
Para los corredores de club, es una opción muy interesante, ya que pone a su disposición un verdadero race department con disponibilidad de esquís WC (World Cup) reales.
 
Hoy por hoy, esta posibilidad sólo está disponible en otras marcas para la alta competición.
 
Adriana Jelinkova ha conseguido los primeros puntos FIS WC para Carpani en la temporada 20/21.
 
Aunque Carpani no sea muy conocida, ya está presente en Copa del Mundo de la mano de la corredora del equipo holandés, pero nacida en Chequia, Adriana Jelinkova: @adrianajelinkova, que ya ha conseguido los primeros puntos FIS WC para Carpani en la temporada 20/21.
 
Además, equipa al campeón del mundo Master en varias ediciones, el italiano Luca Novi.
 
De su colección, destaca la gama Fr1 Hypercarve, Fr1 Ultracarve y F2 Extreme, que tienen la particularidad de estar construidos con lo que Carpani llama geometría invertida, con cotas 117mm espátula, 73mm patín y 120mm cola, todos con 175 de largo y radio de giro 14m, lo que facilita la salida y entrada de curva para poder trazar unas curvas carving extremo.
 
Foto: Júlia Miralles.
 
El modelo Extreme tiene doble titanal y es un esquí muy divertido y funcional que permite hacer unas curvas parabólicas radicales en todo tipo de nieve, especialmente en nieve dura.
 
El modelo Hypercarve tiene la misma estructura, pero con rocker en la cola que lo hace aún más manejable.
 
El modelo Ultracarve refleja el mismo concepto, pero sin titanal, que lo hace más blando, destinado más a nieve fresca y condiciones de polvo. También tiene rocker en la cola.
 
"Testeamos" los Carpani en Baqueira Beret
 
José Luis Izquierdo, CEO de Wibamo, junto a la probadora Júlia Miralles.
 
Aprovechando que Wibamo tiene esta Semana Santa stand con los esquís Carpani en Baqueira Beret, nuestra probadora Júlia Miralles se ha ido para allí a testearlos y estas son sus impresiones:
 
Antes de calzárnoslos sobre la nieve, tenemos una buena sensación previa. Pasamos a recogerlos por el Hotel Montarto, a pie de pistas de Baqueira-Beret y descubrimos el showroom del producto de la marca. Ahí vemos toda la gama de esquís Carpani. Desde los de madera súper artesanos, que nos remiten a altísima calidad a los convencionales que, en este caso, tienen una cosmética tan deliciosa que te piden ser esquiados. Pero hay unos que nos atraen especialmente: los esquís Carpani de geometría invertida. En todo caso, ninguna duda de que estamos ante un diseño italiano, muy cuidado.
 
Clac de fijaciones y telesilla cota Baqueira 1800. Estamos a punto de bajar con estos esquís de geometría invertida que, de entrada, nos han sorprendido. La parte posterior bastante más ancha que la delantera es, como mínimo, una excepción a lo hoy vigente.
 
Foto: Júlia Miralles.
 
Los observamos: La espátula nos recuerda un esquí de gigante, pero no lo es por razones como su corto radio de giro (14) y, claro está, porque la parte ancha es la posterior.
 
En teoría, una nueva propuesta de dinamismo, giro y de descenso de alpino que ya adelantamos que son una propuesta de esquí altamente positiva.
 
Pero ¡Comprobémoslo!, ¡vamos! La primera sensación es muy extraña. Su forma nos induce a creer que no podremos hacer ni cuña. Parecen muy exigentes. En la cota 2.500 empezamos ejercicios de adaptación. Primero, giros en cuña progresando hacia el paralelo conducido, habiendo pasado por “derrapages”. Vemos que el esquí no nos permite derrapar con facilidad el giro y nos exige conducir todos los cambios de sentido.
 
La posición del piloto tiene que ser muy centrada y técnicamente muy precisa para que a final de curva el esquí no nos modifique la trayectoria prevista. Es entonces cuando entendemos la exigencia de este esquí y, por tanto, lo divertido que puede llegar a ser.
 
Foto: Júlia Miralles.
 
Los Carpani de geometría invertida, una vez controlados, nos permiten hacer unos giros súper agresivos y ultra dinámicos. Notamos que nos permiten hacer excelentes giros de radio amplio. Estamos bajando y nos sentimos muy bien.
 
Son esquís para un esquiador selectivo, capaz de poder esquiar cualquier pista en cualquier condición. Sobre nieve helada son “increíbles”. Sientes la seguridad. Cuando la nieve empieza a transformar, es un esquí “juguetón”.
 
Sí, precisamente porque que permite jugar de forma excepcional. Por tanto, esquís para disfrutar de verdad, que ha valido mucho la pena probar.
 

Más información en Wibamo

contenido patrocinado
4
Average: 4 (2 votes)
Your rating: None

Ubicación del reportaje

¿Te ha parecido interesante?  Recibe las últimas noticias y reportajes Recibir

Comenta este reportaje

Log in or register to post comments