El glaciar de la Vallée Blanche en el Mont Blanc, se funde aceleradamente y afecta al esquí

El fuera pista de la Vallée Blanche se adaptará a la pérdida de glaciar con un nuevo telecabina

EL nuevo remonte llegará al menos 700 metros más arriba del actual de Montenvers-Mer de Glace (1.913 m). Foto desde Montenvers tomada en abril por Lugares de Nieve

Fri, 28/05/2021 - 09:00
Chamonix anuncia 27 millones para un nuevo acceso al glaciar para que los esquiadores que llegan al final del tramo esquiable no tengan que subir 400 escalones.
En la Aiguille du Midi, en Chamonix, a 3.800 metros, empieza el descenso fuera pista más conocido del mundo: la Vallée Blanche. Si la bajada es ya de por sí todo un reto para los esquiadores y snowboarders, en los últimos años, también comienza a ser un engorro y entraña cierto peligro el tramo de subida final a pie para acceder al Teleférico Mer de Glace.
 
Cuando el descenso de la Vallée Blanche esté llegando a su fin hay dos posibles finales según las condiciones de nieve: o salir de la Vallée Blanche para unirse a la pista de esquí que lo llevará de regreso a Chamonix (vale mucho la pena si hay nieve) o subir los interminables escalones para acceder al telecabina que conecta con el tren-cremallera de Montenvers.
 
Si es a finales de la primavera, por ejemplo, y las condiciones de nieve no permiten llegar esquiando, la única opción es el tren. Y entonces es cuando llegan los problemas.
 
Imágenes de las rampas de acceso con sus interminables escalones, crédito glaciers-climat.fr
 
Hace 30 años, había solo tres escalones desde la superficie de hielo azul cubierta de nieve hasta el tren hasta Montenvers. Para el año 2000, la disminución del grosor del glaciar significó que la brecha había crecido a 118 escalones, para el 2010 eran 320 escalones y hoy estamos alrededor de 400 escalones.
 
A medida que se va reduciendo la profundidad y extensión del glaciar, la subida final de la Vallée Blanche es ahora uno de sus mayores desafíos para los esquiadores y practicantes de snowboard ataviados con sus botas y todo su material.
 
El presidente de Francia, Emmanuel Macron visitó el Mont Blanc el año pasado y quedó impactado. No tanto por lo impresionante de sus dimensiones, sino por la ausencia de un elemento que lo había definido durante siglos: su glaciar.
 
Esta semana, el portal de noticias Snow Forecast informa que Chamonix ha confirmado un ambicioso proyecto de 27 millones de euros, que implica un nuevo telecabina para dar acceso al glaciar a los esquiadores que llegan al final del tramo esquiable de la Vallee Blanche.
 
Quiere evitar que  tengan que subir estos 400 escalones y planea reemplazar el teleférico Mer de Glace por un nuevo remonte que se ubicará, al menos, 700 metros más arriba del actual de Montenvers-Mer de Glace (1.913 m) hasta un punto donde las profundidades del hielo sean actualmente mejores.
 
Plano de situación de la zona
 
Junto a este grandioso laboratorio natural, también habrá un nuevo centro de interpretación del clima y los glaciares para ayudar al público en general y a los escolares a comprender la realidad del calentamiento global.
 
El telecabina Mer de Glace conecta la estación de Montenvers con la Mer de Glace ubicada debajo. Permite a miles de visitantes del lugar salvarse cerca de 150 metros de desnivel entre los dos sitios, aunque solo se puede acceder al propio Mer de Glace y en particular a la cueva excavada cada año en su masa completando el descenso por una escalera de 400 escalones.
 
Vista de actual de La Vallée Blanche desde Montenvers en verano
 
4.5
Average: 4.5 (2 votes)
Your rating: None

Ubicación de la noticia

¿Te ha parecido interesante?  Recibe las últimas noticias y reportajes Recibir

Comenta esta noticia

Log in or register to post comments