Los drones ganan protagonismo para controlar las pistas de esquí

Los drones ganan protagonismo para controlar las pistas de esquí

Los drones realizan diversas operaciones de reconocimiento y observación. (Foto: T. Loubere Val Thorens)

Fri, 04/06/2021 - 09:46
Les 3 Vallées ya los utiliza en misiones de rescate, inspeccionar líneas de remontes o controles de avalancha en las zonas fuera pistas.
Los drones cada día ganan más protagonismo en las estaciones de esquí, que ya los utilizan en misiones de rescate, operaciones de inspección y reparación de remontes mecánicos, mantenimiento de las pistas o control de avalanchas, entre otros.
 
Es el caso de Val Thorens, en Francia, donde los drones se han convertido en una herramienta “imprescindible” para gestionar Les 3 Vallées, que con 600 kilómetros esquiables es el dominio más grande y uno de los más modernos de Europa. Los drones ayudan a ofrecer un esquí más seguro y que los clientes se sientan más protegidos.
 
 
Uno de los casos más nuevos de la robótica y el control remoto es en las operaciones de rescate en pistas, donde el grueso del trabajo está a cargo de la patrulla de esquí, con más de 200 miembros entre las ocho estaciones que conforman Les 3 Vallées y que también supervisa y mantiene las pistas para reducir el riesgo de accidentes.
 
Así, mientras se hallaban en este cometido, los líderes del equipo se dieron cuenta de lo valiosos que podrían ser los drones para sus esfuerzos.
 
Para ello, se creó la Unidad de Drones de Val Thorens, encabezada por tres pilotos profesionales con amplia experiencia en entornos de montaña y operaciones de esquí. El equipo utiliza modelos DJI Matrice 210 y Matrice 300 RTK equipados para mantener los componentes calientes en temperaturas de hasta -15 grados centígrados y garantizar un tiempo máximo de batería de 30 minutos.
 
Los nuevos "vigilantes" de las pistas
 
Los requerimientos más frecuentes que recibe la Unidad de Drones para el acompañamiento de aviones no tripulados implican inspección de seguridad de las pistas. El motivo es que los controles estrictamente manuales requieren numerosos descensos para cubrir toda la superficie de la pendiente, mientras que el uso de drones permite una evaluación previa y que las patrullas puedan centrar sus esfuerzos en los puntos donde se requiere más trabajo.
 
Ser seguido por un dron desde el aire mientras se desarrollan esas inspecciones, puede revelar también peligros imposibles de detectar desde otras perspectivas y reparaciones que pueden no haber sido suficientes o completas.
 
Esa utilidad es aún mayor para las zonas fuera de pista ubicadas más allá de las pistas balizadas. Su atractivo para los esquiadores expertos son las condiciones de nieve virgen y sin mantenimiento. Sin embargo, todos estos elementos también hacen de los hors-pista las áreas más peligrosas para los esquiadores, particularmente por avalanchas, así como para las patrullas de esquí.
 
La inspección a través de drones, por lo tanto, ofrece una gran mejora en el tiempo dedicado y los riesgos que corren.
 
 
Los drones también se utilizan para provocar explosiones controladas y desencadenar avalanchas
 
Cuando los aludes se consideran una amenaza, las patrullas de esquí activan de forma remota una explosión de gas para provocar un deslizamiento controlado de nieve. Con los drones en el trabajo, las inspecciones de esas unidades remotas se pueden realizar a distancia, con visitas humanas limitadas a las reparaciones necesarias.
 
Los drones también han aumentado la velocidad y la eficiencia de las misiones de asistencia y rescate de heridos al llegar rápidamente a lugares de accidentes y transmitir videos en directo de lo que está ocurriendo en ese lugar.
 
Los Drones puede lanzar explosivos para desencadenar avalanchas
 
Más de 150 personas, en su mayoría esquiadores, practicantes de snowboard y motos de nieve, mueren en avalanchas cada año, según las estadísticas de National Geographic. Los fabricantes de drones afirman que los UAV (vehículos aéreos no tripulados) podrían reducir el número de víctimas al encontrar víctimas más rápido y permitir que los patrulleros de esquí limpien la nieve en pendientes de alto riesgo utilizando explosivos, sin ponerse en peligro.
 
A los drones se les atribuye el ahorro de cinco minutos completos de tiempo de reacción para dar respuesta a las víctimas de avalanchas, cuya ventana de supervivencia es de solo 20 minutos.
 
El video de estos “aviones no tripulados” también ayuda a los equipos de rescate a determinar si es necesario enviar helicópteros para salvar vidas o acceder a las personas heridas.
 
Todas estas “ayudas” resultan de gran importancia para las estaciones, que tienen que hacer frente a facturas de vuelo de un mínimo de 1.000 dólares por cada salida en helicóptero.
 
El Servicio de Rescate de Montaña de la República Checa transporta el drone al lugar de la avalancha. Foto Robodrone
 
Los drones también permiten que las patrullas de esquí identifiquen previamente los peligros o problemas que puedan encontrar una vez que lleguen, y planifiquen las rutas más rápidas y seguras de regreso a las instalaciones de la estación.
 
No es de extrañar pues, que al margen de los usos recreativos, cada vez veamos más drones sobrevolando las estaciones mientras estamos esquiando.
 
 
4.333335
Average: 4.3 (3 votes)
Your rating: None

Ubicación de la noticia

¿Te ha parecido interesante?  Recibe las últimas noticias y reportajes Recibir

Comenta esta noticia

Log in or register to post comments