Pepe, mañana nos vemos en pistas

6999

Sólo hace unas horas que estoy en Port Ainé y en Sort y todavía me faltan unas cuantas más para marcharme. Estoy aquí por motivos de trabajo durante tres días. En estas pocas horas he tenido el placer de conversar un buen rato con dos auténticos personajes del mundo de la nieve en el Pallars Sobirà. Uno de ellos es Pepe Rubio.

Os cuento. Con Pepe, con sus 70 y pico años, nos hemos encontrado pasadas las 12 del mediodía en la terraza del restaurante-hotel de Port Ainé. Él, debidamente equipado con uniforme del Club Esquí al que pertenece y las pertinentes botas, esquís, gafas y bastones. Yo, igualmente equipado, pero añadiendo el casco. Hechas las presentaciones, enseguida nos hemos puesto de cara al trabajo y hemos subido telesilla arriba.

Pepe se ha confesado y me ha admitido, mientras remontábamos metros a velocidad de desembragable, que estaba un poco cansado. Y que había pasado un poco de frío. Lógico, pensé, cuando me ha explicado que llevaba desde las 7 de la mañana esquiando montaña arriba y abajo con un equipo de cámaras de TV3 para grabar unas imágenes.

Porque hoy, en Port Ainé, cuando yo he llegado pocos minutos después de las 9 de la mañana, hacía frío. Mucho frío. Y el cielo estaba nublado y el viento soplaba con cierta intensidad intentando barrer del Pico del Orri y sus características antenas las últimas nubes de una perturbación de norte. Un frente que, por cierto, ha descargado entre 5 y 15 cm de nieve. Así que es seguro que Pepe habrá pasado frío.

Pepe Rubio, en el Pallars Sobirà, es un personaje-institución. Y en cierto modo también lo había sido en el Valle de Aran, de donde es originario. Tiene 71 años, que en abril de 2019 serán 72. Sube a esquiar cada día y el único requisito es que haya nieve y un remonte abierto. Una esquiada de 3 o 4 horas. Suficiente para mantenerse en forma y pasar un buen rato entre amigos, conocidos y en un entorno y ambiente que a él lo tiene plácidamente secuestrado.

A pesar de la diferencia de edad, enseguida me he sentido muy cercano a él. No diré que me he sentido identificado, porque todavía estoy lejos de su constancia, pero sí lo he visto un referente, como supongo que le habría visto cualquiera que se considere un esquiador convencido.

Pepe, lleva esquiando desde los 6, 7 u 8 años. No lo recuerda exactamente. Pronto entró en una especie de club de esquiadores o competiciones de la Val d'Aran, cuando todavía no estaba ni en marcha ni la misma Baqueira.

Recuerda que a los 15 o 16 años dejó aquel equipo. Dice que no lo recuerda exactamente, pero sí tiene claro que lo dejó cuando aún faltaban dos años para la inauguración de Baqueira (1965), 4 para Llessuí y otros 6 para Espot. Eso sí que lo tiene vivo en la memoria. ¿Se imaginan que alguien de ustedes usara las mismas referencias para saber su edad, cuándo dejas un club o asociación, o para saber cuando se abrió tal o cual estación?

Pepe, a lo largo de su vida como esquiador, ha ocupado varios puestos de trabajo en el mundo de la nieve y dentro de las estaciones de esquí, como hacer de pistero. Lo ha hecho en Baqueira, a Llessuí, Espot y Port Ainé. En verano se buscaba la vida.

Pero si en Pepe es muy conocido en el mundo de la nieve es porque, sobre todo, ha hecho de entrenador de equipos de competición y de profesor para dar clases de esquí. Bajo sus instrucciones y autoridad han pasado varias generaciones de pallareses. Por ello es especialmente querido y valorado en el mundo de la competición en el Pallars y el Aran.

Pepe, con sus 71 años, sigue esquiando cada día, y no despacito, como alguien podría pensar por su edad. Hoy la han grabado "los de la tv3" y yo mismo, y os puedo asegurar que si yo a su edad puedo esquiar como él ya firmo ahora mismo. Mirar estas imágenes:

Pepe es un esquiador que practica el esquí con alegría, como debe ser, y eso que lleva un marcapasos y una válvula en una arteria. Ah, también ha superado un cáncer en la garganta. Ha sido operado de no sabe cuántas hernias, fístulas y también se había roto algunas costillas ya hace unos años. Pero sigue esquiando y bien contento que lo hace.

Pepe, ha visto y observado como nadie la evolución del material de esquí, del material de competición, los clientes, los profesores de esquí, de las modas en la nieve, del clima, de las técnicas de enseñanza, de la proyección o el declive de las estaciones de esquí en los Pirineos, se ha calzado decenas de esquí diferentes, ha cambiado a menudo de uniformes y tantos otros detalles y conceptos que en sus más de 60 años dedicados al mundo de la nieve ha vivido y experimentado en primera persona. Desgraciadamente también ha vivido de cerca accidentes de esquiadores, algunos de los cuales de final trágico.

Bueno, no me quisiera alargar más, no sea que la entrevista realizada y publicada en Lugaresdenieve pueda acabar perdiendo parte del interés. Pero con estas líneas sólo quería expresar, antes de que el paso de las horas me lo haga olvidar, que en el mundo de la nieve, todavía quedan muchas historias por contar.

Y eso, pienso, tiene especial importancia en un momento en el que la sobresaturación de información, también dentro del ámbito de la nieve, nos impiden dedicar más tiempo a descubrir estas historias escondidas, o que en cierto modo han quedado arrinconadas a la espera de encontrar el tiempo necesario para redescubrirlas o que alguien que las sabe valorar te las haga llegar.

Son historias que a menudo pasan inadvertidas, o como en el caso de Pepe, son tan vigentes que como se viven y ven día sí día también, parece que aún no sean suficientemente excepcionales. Será que las historias del mundo de la nieve tienen por escenario paisajes tan maravillosos y experiencias tan intensas que, al final, están tan bien integradas en el contexto del paisaje, el entorno y la realidad del momento que pocos saben ver.

Así que ya lo sabéis: mañana, si subís a Port Ainé, lo encontraréis esquiando. Pepe, mañana nos vemos en pistas!

Ver entrevista realizada a Pepe Rubio en este enlace.

4
Total: 4 (1 voto)
Su voto: Ninguno

Sobre este blog

Blog creado por Ivan Sanz Tusell
Reflexiones y opiniones que se deslizan por tu cabeza en esos ratos de relax que te dan los trayectos en un telesilla cualquiera

Enviar mensaje al autor

Archivo de blogs