Controlando la profundidad de campo

6068

Uno de los mejores modos de decidir lo que queremos mostrar como punto primordial en una fotografía, es controlando la profundidad de campo.

El resultado obtenido es lo más parecido a lo que hace la visión humana, llamado acomodación visual que mantiene enfocado solo aquello que miramos directamente, mientras que el resto de la imagen queda ligeramente desenfocada.

Este concepto en fotografía se conoce como Profundidad de campo, determina la zona enfocada de la toma fotográfica.

Uno de los conceptos más complicados en composición, es dar un “orden de lectura” en nuestras fotografías, es decir que nuestra fotografía tenga unas partes de la imagen que llamen la atención más que otros.

En este caso, al reducir la profundidad de campo, las setas que están en el primer plano y al estar enfocadas (entre otros conceptos de composición) llaman más la atención que el resto de los elementos que aparecen en la fotografía.

En cambio, en este caso, las protagonistas son las setas del segundo plano y su agrupación en el tronco del árbol.

Y en esta última opción, el protagonismo queda repartido en la totalidad de la imagen.

No significa que una de las tres imágenes, sea mejor que otra, simplemente depende de lo que queramos comunicar.

 

COMO CONTROLAR LA PROFUNDIDAD DE CAMPO – LA TÉCNICA

Para controlar la profundidad de campo debemos entender como capta la luz la cámara fotográfica.

La luz entra por el objetivo de la cámara, después se encuentra con el obturador que se separa para dejar pasar la luz según la velocidad deseada y así llega al sensor de la cámara (película en las analógicas)

La cantidad de luz que entra por el objetivo, se controla con el valor de diafragma indicado.

cuanto más bajo es el valor del diafragma, más abierto está = más luz

cuanto más alto es el valor del diafragma, más cerrado está = menos luz

El valor del diafragma determina también la profundidad de campo.

cuanto más abierto está el diafragma, menor es la zona enfocada

cuanto más cerrado está el diafragma, mayor es la zona enfocada

 

APLICACIONES DE LA PROFUNDIDAD DE CAMPO

Como ya hemos comentado, permite priorizar hacia el elemento deseado, pero además controlar la profundidad de campo, tiene otras ventajas.

Por ejemplo, cuando nos interesa destacar el objeto fotografiado del fondo, ya que podrían mezclarse debido a que tienen tonos de colores similares.

También se reduce mucha la profundidad de campo, cuando se practica la macrofotografía en el caso de  flores, insectos o pequeños reptiles.

Otro efecto muy espectacular se consigue al reducir mucho la profundidad de campo, se conoce como Bokeh. Se trata de trabajar con un diafragma muy abierto con un objeto cercano y un fondo bastante lejano. De este modo se consigue “dibujar” en los puntos de luz la forma circular del diafragma.

Fácil de conseguir después de llover y fotografiar las gotas de agua para crear el efecto.

 

Aconsejo trabajar con la opción de Prioridad al diafragma, para controlar la Profundidad de campo, aunque es posible conseguirla perfectamente en Manual, incluso trabajando en Program.

 

A practicar!!!

5
Total: 5 (3 votos)
Su voto: Ninguno

Comentarios

Sobre este blog

Blog creado por Ricard
Un lugar para todos los aficionados a la fotografía de la nieve y montaña en general. Trataremos temas sobre material, técnicas, consejos, accesorios... Creado por www.ricardbadia.com

Enviar mensaje al autor

Archivo de blogs