¿Cuándo una estación es grande, pequeña o mediana?

1535

En Francia un criterio para medir el tamaño de las estaciones se hace de acuerdo con la capacidad de los remontes. Pero... ¿Existe algún otro sistema para medir una estación?

A menudo los esquiadores tenemos nuestras dudas a la hora de definir si tal o cual estación es grande, es pequeña, es mediana o si es gigante. Que yo sepa no hay un criterio objetivo que así lo establezca y sólo en Francia hay un criterio basado en la capacidad de los remontes.


Mapa de pistas del dominio 4 Vallees, en Suiza.

En este artículo planteo un criterio del todo personal sobre este tema y lo hago basándome únicamente en los kilómetros de pistas que nos ofrece una estación. Así pues no tendré en cuenta el número de remontes mecánicos ni la capacidad de carga de los mismos, como se hace en Francia.

Pienso que este dato, aunque debe de ser muy importante en el ámbito técnico, tal vez no lo es tanto para el esquiador. Bien mirado a quienes esquiamos quizás nos importa relativamente poco si una estación puede tener más o menos capacidad de remontar esquiadores arriba si, en la práctica, para subirnos a ellos no tenemos que hacer cola. Esta es una circunstancia que ya casi ha desaparecido en todas partes, excepto en días u horarios muy concretos de la temporada.

Por el contrario, nos es mucho más fácil hacer cálculos sobre cuántas horas, o días, necesitamos para deslizarse por cada una de las pistas de una estación.


Imagen aérea de Soldeu-El tarter, que junto a Pas de la Casa-Grau Roig forman un dominio esquiable "gigante" (Foto: Grandvalira).

El método francés

En todo caso hago un breve del método francés. El criterio que se usa para saber si las estaciones son más grandes o pequeñas viene condicionado por lo que se conoce como el Momento de potencia de los remontes, un parámetro definido por STRMTG (Service Technique diciembre remonte mecánicas et des Transportes Guides). El dato resultante viene del rendimiento del remonte según desnivel y mide la capacidad de hacer ganar altura a los pasajeros. Cada remonte mecánico tendrá un valor resultante de multiplicar su rendimiento por su desnivel.

De todos modos, la capacidad de transportar esquiadores arriba, sí debía ser de capital importancia en los años 70, 80 y 90 del siglo pasado desde el punto de vista de la estación y del cliente, cuando telesillas y telesquís quedaban literalmente colapsados ​​de colas los fines de semana.

Hoy día, para evitar que los clientes hagan colas, las estaciones se han renovado con telesillas de 4 y 6 plazas, a menudo desembragables, consiguiendo suprimir las colas en los remontes. Por contra, hay que hacer frente a unos costes de amortización cada vez más difíciles, lo que no ocurría antes de esas gigantescas inversiones.


Telesilla en Ax3Domaines, sector Bonascre. En Francia las estaciones se miden según la capacidad de sus remontes (Foto: Ivan Sanz).

Medir pistas según superficie en hectáreas

La mayoría de estaciones americanas y algunas europeas ofrecen sus datos según superficie esquiable. Esta posibilidad no me parece nada mal pero entiendo que es un parámetro que busca dar valor a las estaciones sin bosque que ofrecen espacios fuera pista, opción muy buscada y valorada por muchos esquiadores, sobre todo después de una buena nevada. Cuanto mayor el área, más opciones de disfrutar estrenando traza en nieve virgen.

Por otra parte habría que plantear el debate de si se puede considerar pista trazada o superficie esquiable aquella zona, área o pista, que por norma nunca se pisa con las máquinas. O áreas en las que más de la mitad de la temporada no disponen de nieve por varios motivos, pero que igualmente figuran como esquiables.

El tamaño según kilómetros lineales/horas invertidas

Así pues, voy a hacer mi propio cálculo, en función de los kilómetros esquiables de cada estación y haciendo una estimación aproximada de las horas que invertiremos en recorrer todas las pistas.


Mapa de pistas de Park City, la más grande de América por kilómetros de pistas. Por área esquiable lo es Whistler Blackcom.

Parque de nieve: menos de 5 kilómetros / Máximo 2 horas

A menudo tienen un solo frente de nieve equipado con uno o dos remontes, un solo edificio de servicios que lo engloba todo (venta forfaits, restaurante, alquiler y garaje por una máquina). Sería un ejemplo La Quillane, en el Capcir, Tavascan en el Pallars o el Punto de Nieve Santa Inés en Soria.

Estación pequeña: de 5 a 25 kilómetros / De 2 a 4 horas

Este sería el número de kilómetros en pistas que, a mi criterio, hacen que una estación pueda considerarse pequeña. Las horas que invertiremos en recorrer la estación para un esquiador de nivel experto, que entiendo podrá esquiar por todas las pistas de la estación sea cual sea su dificultad, no superará las 4 horas. Dentro de este grupo encontraríamos estaciones como Vallter, La Pinilla o Manzaneda. Tienen un mínimo de dos remontes y posiblemente ya disponen de más de un edificio de servicios.

Estación mediana: de 25 a 50 kilómetros / De 4 a 8 horas

Será una estación por la que necesitaremos más de 4 horas y un máximo de 8 para recorrer la totalidad de los 50 kilómetros, contando que en los remontes no perderemos minutos haciendo colas ni, por supuesto, tengan paradas por averías o incidentes que nos puedan ralentizar nuestra visita.

Son la mayoría en el Pirineo. Dentro de este grupo encontramos estaciones como Boí Taüll, en Catalunya, Arcalís en Andorra o Astún en Aragón.

Estación grande: de 50 a 100 kilómetros / Más de 8 horas

Estaciones que requieren, como mínimo, más de un día de esquí de 8 horas pero un máximo de dos para esquiar la totalidad de las pistas, todas las dificultades y el mismo requisito: que los remontes no se detengan ni tengamos que hacer colas. Sería el caso de La Molina, Pal-Arinsal o Cerler.

Estaciones muy grandes (o directamente gigantes): Más de 100 kilómetros.

Son estaciones que requieren más de dos días para recorrer todas las pistas. Serían el mejor ejemplo Baqueira-Beret, Sierra Nevada o Formigal. En Andorra tenemos el máximo referente del Pirineo y del sur de Europa, que es Grandvalira, con más de 200 kilómetros.


Panorámica aérea de Sierra Nevada, una estación que considero muy grande o gigante.

¿Por qué valoramos tanto los kilómetros lineales?

Sin embargo, antes de terminar el artículo todavía quisiera hacer una reflexión sobre qué motivaciones son las que nos pueden despertar, a muchos de nosotros, esas ansias de devorar kilómetros en una estación, sobre todo cuando la visitamos por primera vez y nos miramos y repasamos el mapa de pistas varias veces.

Intuyo que debe ser aquella necesidad de tener la seguridad de que no nos hemos dejado ninguna pista por conocer. O quizás para dejar tranquila nuestra conciencia porque, faltaría más, que alguien nos hable de la mejor pista de aquella estación y resultara ser la única que no hemos visitado. O quizás todo sea más sencillo, y simplemente se trate de un instinto más básico: descubrir por nosotros mismos cada rincón y cada kilómetro de pistas.

Conclusión

Bueno, admito que el artículo es más que discutible y que posiblemente muchos esquiadores puedan estar disconformes con los criterios que yo propongo. O porque, con 45 kilómetros (Font-Romeu) es una estación mediana y otra con 55 (Les Angles) ya es grande. O si son suficientemente determinantes estos 10 kilómetros de diferencia para ubicarse en una clasificación u otra. O si he tenido en cuenta que para hacer todas las pistas de una estación a menudo hay que repetir parte del trazado de una pista ya esquiada.

Además, hay otras variables: no es lo mismo esquiar solo que hacerlo con compañía. No es lo mismo un esquiador rápido de giros cortos que uno que opta por giros medios a velocidad más moderada. No es lo mismo un esquiador que se para a hacer fotografías y a comentar el estado de la nieve con los compañeros de esquiada que aquel que sólo ve en el esquí una faceta estrictamente deportiva y física en su visita a pistas. O el que se detiene para el desayuno y el almuerzo o visita las cafeterías de la estación. O miradores fotográficos. El esquiador más social y ocioso contra el esquiador más deportivo.

Ya para terminar sólo quiero añadir que con este artículo no pretendo establecer un criterio o referente sobre los tamaños de las estaciones. La inquietud por escribirlo me ha salido de mi interior porque, después de buscar una clasificación oficial al respecto, no he sabido encontrarla en ninguna parte. Si añadir que el consultor suizo Lauren Vannat, experto en el mundo de la nieve, ha escrito alguna cosa al respecto. Otra caso similar es del geógrafo alemán Christoph Schrahe, que se dedica a certificar los kilómetros esquiables de una estación. Pero, insisto, de ninguno de ellos me consta que hayan escrito sobre esta cuestión. (Si no fuera así y me equivoco ya me lo haréis saber, lo que os agradeceré).

Bueno, pues sólo deciros que esto es lo que me ha motivado a escribirlo. Para hacerlo y antes de ponerme en ello consulté algunas de las personas que considero más y mejor informadas que yo sobre este tema, tanto de portales de información como de las mismas estaciones de esquí, a quienes agradezco el opinión personal que me dieron al respecto, la cual la he tenido de referente a la hora de redactar este artículo.

En fin, nada más que añadir, espero que mi opinión, 100% subjetiva, haya podido resultar interesante en alguna cuestión y, si no fuera así, al menos que le permita reflexionar sobre el tema y sacar sus propias conclusiones.


Estación de esquí de Navacerrada.
 

Reportajes relacionados:

 
0
Su voto: Ninguno
0
Sin votos (todavía)

Sobre este blog

Blog creado por Ivan Sanz Tusell
Reflexiones y opiniones que se deslizan por tu cabeza en esos ratos de relax que te dan los trayectos en un telesilla cualquiera

Enviar mensaje al autor

Archivo de blogs