Aumenta el clamor a boicotear los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing de 2022

Aumenta el clamor a boicotear los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing de 2022

3 de febrero de 2021, los tibetanos exiliados usan los Anillos Olímpicos como apoyo mientras realizan una protesta callejera contra la celebración de los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing 2022, en Dharmsala, India. (Foto: AP / Ashwini Bhatia)

Dom, 30/05/2021 - 08:52
El COI y los grandes patrocinadores, cada vez más presionados ante los grupos que alegan abusos de los derechos humanos contra las minorías en China.
Al igual que los Juegos de Berlín de 1936 fueron los de Hitler, los de 2022 en Beijing serán los de Xi Jinping. Si el mundo cometió un error en 1936, no debe repetirlo en 2022.
 
Así de contundentes se muestran los opositores de los Juegos Olímpicos de Invierno de China. Cuando falta menos de un año para la celebración del evento, crecen las llamadas al boicot y la presión sobre el Comité Olímpico Internacional (COI), los atletas, los patrocinadores y las federaciones deportivas.
 
Entre los opositores, los más activos y que están consiguiendo mayor eco, son los grupos que alegan abusos de los derechos humanos contra las minorías en China.
 
Una coalición que representa a uigures, tibetanos, residentes de Hong Kong y otros grupos minoritarios emitió un comunicado el lunes pidiendo el boicot, evitando medidas menores que habían sido lanzadas como "boicots diplomáticos" y más negociaciones con el COI o China.
 
"El tiempo de hablar con el COI ha terminado", considera Lhadon Tethong del Instituto de Acción del Tíbet en una entrevista exclusiva con The Associated Press. “Esto no puede ser juegos como de costumbre o negocios como de costumbre; no para el COI y no para la comunidad internacional”.
 
Los Juegos de Beijing están programados para comenzar el 4 de febrero de 2022, solo seis meses después de que terminen los Juegos Olímpicos de verano pospuestos en Tokio.
 
Los grupos de derechos humanos se han reunido varias veces en el último año con el COI, pidiendo que los juegos sean retirados de China. Un miembro clave en esas conversaciones ha sido Zumretay Arkin, del Congreso Mundial Uigur.
 
La propia Tethong fue detenida y deportada de China en 2007, un año antes de los Juegos Olímpicos de Verano de Beijing, por liderar una campaña por el Tíbet.
 
"La situación en la que nos encontramos ahora es demostrablemente peor que entonces", dijo Tethong, señalando que el COI, que aseguró que los Juegos Olímpicos de 2008 mejorarían los derechos humanos en China. "Si los juegos continúan, Beijing obtiene el sello internacional de aprobación por lo que están haciendo".
 
China tiene una historia reciente de abusos contra los derechos humanos. Uno de los casos notables recientes es la relación con Hong Kong. Un gran número de residentes de Hong Kong ha abogado por la democracia y la separación de China.
 
Sus esfuerzos han visto una ofensiva contra los activistas a favor de la democracia mientras China busca mantener un control autoritario sobre Hong Kong. Los funcionarios han llegado a criminalizar cualquier insulto al himno nacional chino.
 
China también ha restringido las libertades de religión y creencias de su pueblo.
 
El 1 de febrero, el gobierno chino promulgó regulaciones que establecen que los grupos religiosos deben "seguir el liderazgo del Partido Comunista de China". En particular, China sigue restringiendo las prácticas religiosas en el Tíbet y oprime a los musulmanes uigures que viven en la región de Xinjiang.
 
Además, según los informes, el gobierno chino ha detenido a más de un millón de uigures en campos de reeducación por el "delito" de ser musulmán.
 
El impulso a un boicot se produce coincidiendo con una audiencia conjunta en el Congreso de Estados Unidos centrada en los Juegos Olímpicos de Beijing y el historial de derechos humanos de China, y pocos días después de que el Comité Olímpico y Paralímpico de Estados Unidos dijera que los boicots son ineficaces y sólo perjudican a los atletas.
 
“La gente ha trabajado para comprometerse con el COI de buena fe para que comprendan los problemas directamente de la boca de los más afectados: los uigures en la parte superior de esa lista y los tibetanos y otros”, dijo Tethong. “Está claro que al COI no le interesan en absoluto cuáles son los impactos reales sobre el terreno para las personas”.
 
El COI ha dicho repetidamente que debe ser "neutral" y mantenerse al margen de la política. El organismo con sede en Suiza es esencialmente una empresa deportiva, que obtiene alrededor del 75% de sus ingresos de la venta de derechos de transmisión y un 18% más de patrocinadores. También tiene la condición de observador en las Naciones Unidas.
 
"No somos un gobierno mundial", dijo recientemente el presidente del COI, Thomas Bach.
 
También aumenta la presión contra los patrocinadores y las cartas de grupos de derechos humanos no han recibido respuesta y 11 de las 13 empresas que tienen importantes acuerdos de patrocinio con el Comité Olímpico Internacional.
 
Entre ellas, Coca-Cola, Visa y Airbnb de EE. UU., Panasonic y Toyota de Japón y Samsung de Corea del Sur o Alibaba, la única empresa china que es un patrocinador completo del COI.
 
El Ministerio de Relaciones Exteriores de China ha criticado "la politización de los deportes" y ha dicho que cualquier boicot está "condenado al fracaso". China ha negado las acusaciones de genocidio contra el pueblo uigur.
 
Un informe reciente del Departamento de Estado de EE. UU. declaró explícitamente que el año pasado hubo “genocidio y crímenes de lesa humanidad” contra musulmanes uigures y otras minorías en la región occidental de Xinjiang.
 
A medida que aumentan los llamamientos a un boicot, los atletas se encuentran en una posición cada vez más difícil. Los atletas de la mayoría de los deportes están comenzando a usar sus plataformas para hablar cada vez más sobre lo que creen.
 
La esquiadora estadounidense Mikaela Shiffrin, dos veces medallista de oro olímpica, explicó el dilema de los atletas en una entrevista en la CNN.
 
“Ciertamente, no querrás que te pongan en la posición de tener que elegir entre derechos humanos como la moralidad o poder hacer tu trabajo”.
5
Total: 5 (1 voto)
Su voto: Ninguno

Ubicación de la noticia

¿Te ha parecido interesante?  Recibe las últimas noticias y reportajes Recibir

Comenta esta noticia

Inicie sesión o regístrese para comentar