Austria y Bulgaria empiezan a abrir sus estaciones de esquí a pesar de la pandemia

Austria y Bulgaria empiezan a abrir sus estaciones de esquí a pesar de la pandemia

Ischgl ha decidido esperar hasta enero, en cambio St. Anton am Arlberg abre el 26 de diciembre.

Vie, 25/12/2020 - 16:34
No todas las pistas se están poniendo en marcha al mismo tiempo, algunas abren mientras otras han decidido esperar a enero.
Austria permitió que sus más de 400 estaciones de esquí abrieran el jueves, solo dos días antes de que el país ingrese a su tercer bloqueo nacional por coronavirus. Lo mismo ha hecho Bulgaria, donde la primera en estrenar la temporada de invierno fue Bansko, uno de los destinos turísticos más importante del país.
 
Volviendo a Austria, a principios de este mes, el gobierno anunció que iba a permitir la apertura de las estaciones de esquí el 24 de diciembre y se mantuvo firme en la decisión incluso después de que se anunció un tercer cierre la semana pasada. Así que algunas han empezado a poner en marcha sus remontes y pistas y otras lo harán en breve, como St. Anton am Arlberg a partir del 26. En cambio, otras como Ischgl han decidido retrasar su incio de temporada hasta enero.
 
 
St. Christoph am Arlberg 21 de diciembre. Foto IG - @pranger_michael
 
Como deporte al aire libre, el gobierno dice que el esquí se puede practicar de forma segura si se toman las precauciones necesarias.
 
Sin embargo, los hoteles, bares y restaurantes permanecen cerrados, y la actividad se limita a las pistas y para los locales, mientras que el cierre también obligará a las tiendas del país y gran parte de su industria de servicios a cerrar hasta mediados de enero.
 
"Este es un primer paso y esperamos poder abrir por completo pronto, tan pronto como las tasas de infección lo permitan", dijo a la AFP Andreas Steibl, jefe de turismo del complejo de Ischgl, en una entrevista reciente. Como la mayoría de las otras estaciones de esquí de Austria, Ischgl atrae a decenas de miles de personas cada año.
 
La industria del esquí representa cerca del tres por ciento del PIB total de Austria y está políticamente bien conectada. Como ejemplo, el jefe de la asociación de operadores de teleféricos también es miembro del parlamento del gobernante Partido Popular de centroderecha (OeVP) del canciller Sebastian Kurz.
 

UPDATE zum Saisonstart 2020/21 Liebe Fans, liebe Gäste, liebe Einheimische, trotz des vor der Türe stehenden harten...

Publicada por St. Anton am Arlberg en Martes, 22 de diciembre de 2020

 
En la provincia occidental de Tirol, el esquí es uno de los principales impulsores económicos, con seis millones de esquiadores que acuden allí cada año, aproximadamente ocho extranjeros por cada local.
 
Sin turistas, muchos centros turísticos han dicho que arreglar las pistas y operar los remontes no será económicamente viable, y algunos, como Ischgl, están optando por abrir solo una pequeña sección de su red de teleféricos y telesillas.
 
Después de que la pandemia interrumpiera la última temporada de esquí, lo que provocó una caída de un millón de turistas de esquí solo en la provincia occidental del Tirol, las estaciones invirtieron millones de euros en dispositivos de desinfección para teleféricos, máscaras para esquiadores e incluso aplicaciones que ayudan los esquiadores se dispersan y evitan las multitudes.
 
El esquí de Austria se ha visto muy afectado por las órdenes de cuarentena impuestas a los visitantes británicos, que normalmente constituyen una gran parte de su clientela, así como la prohibición de vuelos desde el Reino Unido.
 
Bulgaria
 
Las estaciones de esquí de Bulgaria han abierto al público. La primera en prepararse para la temporada de invierno fue Bansko, uno de los destinos turísticos más importante del país.
 
Se aplican las reglas de la pandemia: el distanciamiento social y las mascarillas son obligatorios en los espacios cerrados, mientras que los restaurantes solo pueden servir comida para llevar y deben cerrar a las 10 de la noche.
 
Los teleféricos se desinfectan tres veces al día, aunque el número de personas a bordo no está limitado. También se anima a los pasajeros a abrir las ventanillas para mejorar la ventilación.
 
Foto: Bansko Winter Resort
 
"El complejo de Bansko fue cerrado totalmente durante la primera ola del coronavirus en primavera. Sin embargo, los profesionales del turismo se quejaron de que la medida fue excesiva y que las nuevas reglas son lo suficientemente estrictas", cuenta desde allí el enviado especial de euronews Damian Vodenitcharov.
 
La sombra de lo ocurrido en el complejo austríaco de Ischgl, uno de los focos de infección de COVID-19 en marzo, aún pesa sobre el turismo de invierno. Así lo reconoce Ivan Obreykov, director de la zona de esquí de Bansko: "Bansko fue cerrada cuando aún no había excesivos casos de COVID-19 en el país.
 
Las autoridades reaccionaron siguiendo las medidas tomadas en las estaciones de esquí de Europa Occidental. Y la enfermedad se estaba extendiendo en los bares, no en las pistas de esquí. Por eso el gobierno búlgaro ha decidido abrir las estaciones de esquí".
 
De regreso en la capital, Sofía, el gobierno espera una vez más que un turismo interno fuerte pueda mitigar la crisis financiera. La ministra de Turismo explicó a Euronews su importancia: "Este año estamos experimentando una caída del 70% en las reservas". Las ganancias en el sector estaban en auge antes de la pandemia.
 
En 2019, las ganancias del turismo superaron los mil millones.
 
4
Total: 4 (1 voto)
Su voto: Ninguno

Ubicación de la noticia

¿Te ha parecido interesante?  Recibe las últimas noticias y reportajes Recibir

Comenta esta noticia

Inicie sesión o regístrese para comentar