5 buenos consejos para aprovechar el esquí en primavera

5 buenos consejos para aprovechar el esquí en primavera

El placer de esquiar en primavera. (Foto: Redes Sociales)

Vie, 26/03/2021 - 12:42
No dejes que la pandemia te estropee esquiar en los que pueden ser los mejores días de esta temporada, aun con mascarilla y distancia social.
El curso pasado no pudimos disfrutar del esquí de Semana Santa y primavera porque la temporada de esquí finalizó a mediados de marzo, de forma anticipada y abrupta, a causa de la pandemia de la Covid-19.
 
Un año más tarde, seguimos con restricciones Covid, pero podemos aprovechar los largos días de primavera y que todavía hay bastante nieve en las estaciones -hasta 440 kilómetros esquiables este fin de semana en la Península- para hacer las mejores bajadas de la temporada.
 
Tras no haber podido saciar todo el apetito de esquí durante el invierno, otra vez más a causa de la maldita pandemia, el gusanillo de ir a esquiar sigue allí, pero ojo, hay que hacerlo con cabeza, porque el sol y las altas temperaturas transforman rápido la nieve.
 
Ahí van cinco consejos imprescindibles para esquiar en primavera, por si los habéis olvidado:
 
Esquí de montaña en pistas, modalidad conocida también como esquí de pistaña... (Foto: Ivan Sanz)
 
1. - Madruga para esquiar más y mejor
 
Los días son más largos y soleados y se puede sacar más provecho a la jornada de esquí. Muchas estaciones incluso avanzan el horario de apertura. Debido a la rápida transformación de la nieve, a primera hora será el mejor momento para los amantes del carving. Con las pistas recién fresadas, merece la pena madrugar y llegar pronto a pistas para aprovechar las dos primeras horas del día.
 
Las estaciones aplican un horario y abren a las 8 de la mañana y cierran antes.
 
El problema esta primavera radica en que, si no estamos ya cerca de las pistas, mucho no podremos madrugar debido al toque de queda.
 
2.- Esquiar de sur a norte
 
Las temperaturas más altas de la primavera y el ángulo del sol crean un ciclo de congelación-descongelación que afecta la calidad de la nieve. Por lo general, la nieve se congela cada noche, por lo que salir el sol a primera hora de la mañana comienza a transformarse.
 
Por ello, aconsejamos elegir primero las pistas con orientación sur y este, que son las que se calientan primero y donde menos aguanta la calidad de la nieve. Y a partir de ahí ir variando hacia el norte y oeste.
 
Después de unas horas, la nieve se transforma y se convierte primero en “crema” y luego “papa” (sopa), momento ideal para los que quieren probar por primera vez el snowboard o aprender en primavera. Nieve más lenta, pero muy fácil y divertida de esquiar con el material adecuado.
 
 
3. - Prueba material “nuevo”
 
Es el tiempo ideal para probar el snowboard o esquís fat (gordos). Aunque sea sólo por curiosidad, es la hora de probar algún equipo nuevo.
 
La nieve primavera es más divertida con esquís anchos o snowboard, que flotan más encima de la nieve a medida que la nieve se ablanda.
 
Los esquís más anchos tienden a "surfear" mejor en la parte superior de la nieve, y en un día más caluroso, o incluso un día en el que el tercio inferior de la montaña tiene una textura de nieve diferente, pueden ser la opción perfecta para que sigas deslizándote. (Además, es divertido probar nuevos equipos).
 
4.- Viste con capas y mascarilla
 
Las mañanas de primavera se calientan rápidamente; las tardes de primavera se enfrían aún más rápido. Si estás deseando esquiar sin chaqueta, no lo hagas. Lo ideal son una capa o dos para los viajes en telesilla y cuando se va el sol o se levanta el viento.
 
Y este año, aunque la primavera no sea tiempo de tapacuellos, recuerda que hay que llevar la boca y la nariz tapadas en todo momento excepto durante la bajada.
 
 
5 - Bebe más agua y protégete del sol
 
Bebe agua porque estás sudando, bebe agua porque el sol da calor, bebe agua porque ya no quedan cervezas. Solo bebe agua. El mal de altura se ve agravado por la deshidratación, al igual que la resaca. Sírvete y mantente hidratado.
 
Lo mismo para la piel. Esquiar y sol es sinónimo de moreno, pero hay que prestar especial atención a la protección de los ojos y evitar quemaduras en la piel. La incidencia de rayos UV es ahora más perpendicular que no en diciembre o enero. Además, el día gana horas de sol y nuestros ojos están más expuestos que en el resto de las estaciones del año.
 
En la alta montaña además hay que añadir el reflejo del sol sobre la nieve y por lo tanto, mientras haya nieve, debemos proteger los ojos con gafas de protección número 4 y la parte de la piel que queda expuesta (principalmente la cara) con protección 50.
 
No dejes que la Covid-19 te estropee esquiar en primavera.
 
 
                                                                   
 
Relacionado:
Guía básica para iniciarse en el esquí de montaña, antes conocido como esquí de primavera. Más info
5
Total: 5 (1 voto)
Su voto: Ninguno

¿Te ha parecido interesante?  Recibe las últimas noticias y reportajes Recibir

Comenta esta noticia

Inicie sesión o regístrese para comentar