Corinne Suter es la primera suiza campeona del Mundo de descenso en tres décadas

Corinne Suter es la primera suiza campeona del Mundo de descenso en tres décadas

La esquiadora suiza eufórica tras su primer oro en el Campeonato del Mundo de Cortina.

Sáb, 13/02/2021 - 12:52
La esquiadora suiza consigue su primer oro tras la plata en el Super G por delante de la alemana Kira Weidle y su compañera de equipo Lara Gut-Behrami.
Corinne Suter se convirtió hoy en la primera esquiadora suiza en ganar el título del Campeonato del Mundo de Esquí Alpino FIS de descenso femenino en los últimos 32 años con la victoria en Cortina d'Ampezzo, Italia.
 
La última campeona del mundo suiza en descenso femenino fue Maria Walliser en 1989, antes de su retirada en 1990.
 
Suter, que obtuvo la plata en el Super-G del miércoles, dominó la pista de descenso Olympia delle Tofane, construida con motivo de los Juegos Olímpicos de Invierno de 1956, para ganar su segunda medalla del Mundial de 2021 en condiciones frías y con un tiempo despejado.
 
 
Ese triunfo le convirtió en la segunda mujer en ganar una medalla tanto en descenso como en Super-G en dos Campeonatos Mundiales separados, habiendo logrado también la hazaña en 2019.
 
La única esquiadora que lo había logrado antes es la estadounidense Lindsey Vonn (2007, 2009).
 
Suter, de 26 años y con el dorsal número siete, registró 1 minuto 34,27 segundos, terminando 0,20 segundos por delante de la alemana Kira Weidle, que se llevó la plata mientras que la compañera de equipo de Suter y favorita antes de la carrera, Lara Gut-Behrami, ganadora del Super-G del miércoles y que cosechó su séptima medalla en el campeonato mundial, se tuvo que conformar con el bronce (+0,37).
 
Corinne Suter, actual poseedora del Globo de la Copa del Mundo de descenso, había ganado la plata en los mundiales de Åre, Suecia, en 2019 por detrás de Ilka Stuhec (Eslovenia), dos veces campeona del mundo y que en Cortina solo pudo terminar 14º.
 
La ganadora alcanzó velocidades de crucero en los 2,7 kilómetros de trazado de la Olympia delle Tofane de hasta 120 km/h y realizó una carrera casi impecable, mientras que una gran cantidad de rivales pagaron un precio muy alto por el más mínimo error.
 
Gut-Behrami lideraba los tiempos parciales hasta el final de la pista, pero inexplicablemente perdió valiosas décimas de segundo en el tramo final.
 
"Mi carrera fue realmente buena, esquie como quería, lo que necesitaba para darme espacio y llevarme el título de velocidad", dijo Suter a la FIS. La suiza reconoció que su medalla de plata en Super-G le dio confianza: "Más de lo que pensé al principio, siempre supe que en el descenso tenía más oportunidades, pero comencé con una medalla de plata en Super-G”.
0
Sin votos (todavía)
Su voto: Ninguno

Ubicación de la noticia

¿Te ha parecido interesante?  Recibe las últimas noticias y reportajes Recibir

Comenta esta noticia

Inicie sesión o regístrese para comentar