El caso Púnica se come el pastel y deja casi sin bocata ni café a los esquiadores de San Isidro

El caso Púnica se come el pastel y deja sin bocata a los esquiadores de San Isidro

El Bar Rebeco de San isidro sigue cerrado tras la remodelación

Vie, 30/01/2015 - 14:02
Tomar un café o comer un bocata es tarea casi imposible en la estación de esquí de San Isidro. La corrupción política destapada por la Operación Púnica y la investigación de la Audiencia Nacional mantienen cerradas dos de las cafeterías y el hostal de la estación leonesa
Que el esquí está condenado a entenderse con la política es algo que tenemos asumido. En muchos casos la relación es normal, y aunque mejorable, todos se dan por satisfechos.
 
Lo malo viene cuando los bandidos quieren quedarse con el botín que con tanto esfuerzo se saca de la nieve y que si bien ha de repartirse entre todos: estaciones de esquí, comarcas, usuarios o trabajadores, unos cuantos corruptos deciden esquilmar los recursos y quedarse con la pasta.
 
Cualquier tiempo pasado fue mejor para la terraza del rebeco en San Isidro. A día de hoy sigue cerrada
 
En la estación de esquí de San Isidro, por desgracia, están sufriendo uno de estos desmanes a causa del caso Púnica que aún colea y lo que te rondaré morena, en perjuicio de la propia estación y de todos aquellos que quieren disfrutar de sus pistas.
 
La investigación que la Audiencia Nacional mantiene sobre este caso de corrupción ocurrido desde las mismas entrañas de la Diputación de León y que tiene en la cárcel a su ex-presidente Marcos Martínez Barazón por su relación con la llamada Operación Púnica, tiene sus consecuencias negativas para los usuarios de la estación invernal leonesa ya que siguen cerradas dos de sus cafeterías y el hostal a pie de pista en las zonas de Requejines y Salencias.
 
El nuevo edificio de la cafetería del Rebeco sigue cerrado
 
Entre el vendaval que a finales de noviembre se llevó por delante el tejado de zinc de la nueva cafetería El Rebeco de San Isidro y la investigación del proceso de adjudicación de ésta en el que están implicadas distintas empresas y a pesar de que los nuevos responsables de la Diputación leonesa abrieran una nueva convocatoria urgente para la licitación del restaurante-cafetería Salencias, Hostal Pico Agujas y el del Bar El Rebeco, la larga tramitación no ha finalizado, así que las cafeterías y el hostal siguen sin ser adjudicados mientras estamos en plena temporada de nieve.
Entre los vendavales meteorológicos y políticos los bares y el hostal siguen cerrados 
Las consecuencias son que la falta de estos establecimientos reducen a la mitad la oferta hostelera en San Isidro, en la que tomarse un caldo o un café están siendo tarea casi imposible teniendo que recorrer una buena distancia por las pistas en caso de tener ganas de tomar algo.
 
Efectivos de la Guardia Civil durante la Operación Púnica. (Archivo)
 
La zona de desembarque de la silla cuatriplaza de Cebolledo se ha quedado sin el bar el Rebeco a la espera de que alguien se lo adjudique, tarea que parece ya difícil por lo avanzado de la temporada, así que no queda otra que bajar a la base en Requejines mientras que los que se paseen en Salencias deben desplazarse hasta el edificio Toneo o traerse el bocata de casa.
La inversión en el Rebeco fue de casi medio millón de euros ¿se los llevará el viento?
 
La Mesa de Contratación ha admitido una propuesta para la adjudicación del Rebeco y dos para la cafetería Salencias y Hostal Pico Agujas de aquí a final de temporada. Otras propuestas han sido descartadas o bien por falta de documentación o por estar hechas por empresas bajo la sombra de la sospecha de Púnica.
 
Y es que hay cosas que tienen muy mal café...
5
Total: 5 (1 voto)
Su voto: Ninguno

Ubicación de la noticia

¿Te ha parecido interesante?  Recibe las últimas noticias y reportajes Recibir

Comenta esta noticia

Inicie sesión o regístrese para comentar