El 'nuevo' telecabina Cadí-Moixeró dispara la afluencia y posibilidades del dominio La Molina + Masella

4809
El 'nuevo' telecabina Cadí-Moixeró dispara la afluencia y posibilidades del dominio La Molina + Masella

Vista llegada del telecabina Cadí-Moixeró al Niu de l'Àliga. Foto Oriol Molas

Mar, 18/02/2020 - 07:07
Los espectaculares resultados de uso de este primer invierno del nuevo telecabina de La Molina lo convierten en instalación estratégica para La Molina y también para Masella, con el domino conjunto La Molina + Masella, que sale reforzado.
Ascender entre espectaculares vistas panorámicas superando un desnivel vertical de casi 900 m.; esquiar desde el punto más alto de la estación (La Tosa, 2.537m.) hasta la base; o conectar desde la cima de la Tosa con la estación vecina, Masella, son ventajas 19-2020, sobre las que ya se constata una alta aportación de valor, tanto cualitativo como cuantitativo, en el dominio esquiable conjunto de La Molina + Masella.
 
Entrada al telecabina desde 1.700. Foto Gemma Larrègola
 
Una apuesta de alianza iniciada en 2012, que avanza cada vez con mayor decisión.
 
El "nuevo" Telecabina Cadi-Moixeró (con su prolongación estrenada este invierno ha cambiado su antiguo nombre de Alp 2500), se ha convertido en el remonte mecánico de referencia de la estación de montaña de La Molina, ya que da acceso al punto más alto de la estación: el refugio Niu de l'Áliga en La Tosa.
 
Pero también es un buen aliciente para adquirir el forfait La Molina + Masella porque mejora la conexión con la estación vecina, Masella, y disfrutar de un gran dominio esquiable, uno de los mayores de los Pirineos.
 
Vista del telecabina y de la zona de Torrent Negre desde pista Isards. Foto Carles Rusiñol
 
Datos:
El conjunto lo componen 132 pistas (29 verdes, 42 azules, 44 rojas y 17 negras) y una red de 33 remontes, que tienen capacidad para transportar 43.590 esquiadores / hora.
 
Gracias al Telecabina Cadí-Moixeró que cubre los casi tres kilómetros que separan el aparcamiento de Cap de Comella de La Molina de la cota 2.380 a la Tosa d'Alp, en solo 8 minutos, se llega a la zona intermedia del recorrido de este remonte y desde allí se conecta con Masella, también se ha creado una pista (68 azul) para acceder a Masella desde la llegada del telecabina en el Niu de l'Àliga.
 
La llegada del telecabina hasta la cima de la Tosa ha sido un estímulo para el público, que permite la afirmación de Xavier Perpinyà, director de La Molina: “Hasta ahora, todo indica que es muy probable que en La Molina este año superemos el índice de afluencia del año pasado, que ya fue de récord”
Plano dominio conjunto La Molina + Masella. Modificado con inclusión del nuevo tramo del telecabina por parte de Lugares de Nieve.
 
La Molina – Masella, una alianza que progresa cada vez más
 
El modelo de relación que une estas dos estaciones se inició hace tiempo y, tal como sus representantes manifiestan, la unión es cada vez más sólida como lo es la voluntad compartida de alcanzar retos conjuntos.
 
La conexión entre las dos estaciones se abrió hace ya másde 20 años, fue en 1999  con 135 km de pistas y 34 remontes en aquel momento. Así nació Alp 2500 (antigua denominación del dominio conjunto La Molina + Masella). En ese momento, la unión se tradujo en un aumento de pistas accesibles bajo un mismo forfait. Pasado ese tiempo, la voluntad de seguir colaborando y diseñando estrategias conjuntas es muy evidente y crece abriéndose cada vez a más ámbitos.
 
Ricard Font (presidente de Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya): “La voluntad clara es seguir progresando juntos y, además en muchos sentidos. Un ejemplo puede ser avanzar en una tecnología única. Este tipo de colaboraciones solo pueden aportarnos beneficios a todos”. El presidente de FGC pone énfasis en lo importante que es, sin embargo y en paralelo, mantener la personalidad de las estaciones. “Cada una tiene su historia y cada uno tiene que poder mantenerla, seguir creándola y contarla. Masella tiene una historia, un paisaje, una nieve… y esto es positivo”, dice R. Font.
 
Vísta pistas La Molina y Masella, dominio conjunto. Foto Carles Rusiñol
 
Vista de la Cerdanya francesa y el macizo del Puigmal desde la Tosa. Foto Carles Rusiñol
 
La apuesta de FGC respecto a sus propias estaciones también va en este sentido y, por eso añade: “cada estación es una marca y cada una tiene que trabajarla de acuerdo con su idiosincrasia, su modelo de oferta, lo que representa, lo que persigue…”. “El volumen de venta de forfaits, en los últimos 3 años ha aumentado. Sumamos esfuerzos, por ejemplo, en la promoción y el efecto se nota en aumento de público”.
Aumenta este invierno la venta de forfaits conjuntos -tanto de día como de temporada- del dominio conjunto La Molina + Masella
Maite Martí (directora comercial de Masella). “Y también aporta beneficios a usuarios como los Clubs. La mayor extensión incrementa la posibilidad de que aquellos que tienen que entrenar encuentren siempre pistas que se adecúen a sus necesidades. Es evidente, la oferta es mayor y las posibilidades también”.
 
Telecabina Cadí-Moixeró llegada al Niu de l'Àliga. Foto Oriol Molas.

Próximos pasos: Más pistas pero primando la calidad versus cantidad

La suma de estas dos estaciones, La Molina y Masella, da como resultado uno de los dominios esquiables más grandes de los Pirineos, con 145 km de pistas. “En el que aún necesitamos incluir nuevas pistas de conexión de nivel ‘fácil’”, indica Ricard Font, director de FGC, y añade: “Este es uno de nuestros próximos objetivos para que, sea cuál sea el nivel de esquí, el acceso sea posible“.

“Sí, pistas azules que conecten”, matiza el director de La Molina -sobre todo para descender desde la Tosa a La Molina 1700- y expone: “Pero no nos planteamos crecer. Nuestra prioridad es aumentar la calidad de lo que ofrecemos. Queremos centrarnos en el aumento de zona innivada y seguir innivando de forma responsable, reduciendo cada vez más el gasto de energía, apostando por la sostenibilidad…”. Maite Martí, añade: "Ahora estamos entre el 85-90% de superficie innivada. ¿Por qué no aspirar a una innivación del 100%? Hacia ahí es hacia dónde queremos avanzar:  oferta de calidad en todos los sentidos”.
 

Foto autor Oriol Molas
 
La desestacionalización, un reto también compartido
 
“El Cadí-Moixeró es un telecabina para todo el año”, Ricard Font. La prolongación de este remonte se inscribe en la estrategia de FGC de invertir en una perspectiva de rentabilidad distribuida en las cuatro estaciones del año. Por tanto, proyectos 365 días, un mismo lugar y -como mínimo- cuatro paisajes distintos.
 
Foto desde el Niu de l'Àliga, un mirador espectacular todo el año. Foto Gemma Larrègola
 
El telecabina Cadí-Moixeró es un claro ejemplo de plasmación de esta estrategia. Además de los esquiadores, atraerá a aquellos visitantes que, desde un punto de alta montaña, quieren observar una panorámica de 360º sobre las comarcas de la Cerdanya, el Ripollès y el Berguedà; así como todo el Pirineo catalán y oriental francés. Si el cielo está claro, se pueden avistar incluso la sierra de Montserrat, el Montseny, la Torre de Collserola y el Tibidabo; que se encuentran a unos 100 km en línea recta.
El Refugi ha multiplicado su afluencia estos primeros meses de invierno, está proyectada una reforma de este para modernizarlo y renovarlo interiormente. Sobre todo, teniendo presente que será accesible todo el año gracias al telecabina Cadí- Moixeró y se convertirá en un nuevo polo turístico de la Cerdanya.
Y atrae también al turismo internacional que descubre en el Pirineo catalán la propuesta de distintas experiencias de invierno. La proximidad a Barcelona es algo que lo hace altamente factible. Alrededor de un 10% del turismo que llega a Barcelona es repetidor y busca nuevas experiencias.
 
Además, el telecabina Cadí-Moixeró es puerta de entrada del Parque Natural del que toma el nombre y, desde ahí, las posibilidades de actividad se multiplican.
 
Vista desde el Niu de l'Àliga, Serra del Cadí en primer plano y a la derecha el Pedraforca. Foto Lugares de Nieve
 
Entre otros, el Refugio Niu de l'Àliga forma parte de la ruta Cavalls del Vent, travesía que une ocho refugios del Parque Natural del Cadí-Moixeró, situados en las comarcas del Berguedà y la Baixa Cerdanya. Pero también es aliciente para propuestas de otras actividades deportivas y lúdicas, que van desde el senderismo hasta la observación de flora y fauna, la escalada, el montañismo y un largo etcétera.
 
Crestas de Montserrat desde el Niu de l'Àliga que sobresalen del mar de nubes bajas. Foto Carles Rusiñol
 
Actualmente, el horario de servicio del Telecabina Cadí-Moixeró va de 09:00 a 16:00 h, en que tiene lugar la ultima subida desde la estación inferior. La última bajada desde el Niu de l'Àliga se realiza a las 16.30 h.
 

Galería de imágenes

4.8
Total: 4.8 (5 votos)
Su voto: Ninguno

¿Te ha parecido interesante?  Recibe las últimas noticias y reportajes Recibir

Comenta esta noticia

Inicie sesión o regístrese para comentar