Las escuelas de esquí exigen un plan de rescate para el sector de la nieve en la Cerdanya y Ripollès

Las escuelas de esquí exigen un plan de rescate para el sector de la nieve en la Cerdanya y Ripollès

Escuela de snowboard SB Area de La Molina.

Lun, 28/12/2020 - 21:55
Más de 900 profesores y entrenadores de esquí y snowboard -250 de ellos en La Molina- se encuentran sin poder trabajar este invierno.
Las escuelas de esquí deberían estar trabajando a destajo durante estas vacaciones de Navidad que representan, junto con las semanas blancas escolares, el grueso de los ingresos de la temporada de invierno. En La Molina, por ejemplo, las fechas de Navidad, Año Nuevo y Reyes, entre el 50 y el 60% de la producción de toda la temporada.
 
A pesar de ello, algunas no escuelas han facturado todavía casi ninguna clase ni han podido contratar ningún instructor, en gran parte eventuales.
 
Los monitores de esquí, agrupados bajo la A.E.P.E.D.I. (Asociación Española de Profesores y entrenadores de Deportes de Invierno), cuenta con más de 900 profesores asociados en España y Catalunya representa un 60% de los asociados.
 
Masella este lunes. Foto: Ivan Sanz.
 
La situación, ya de por sí grave en todas las estaciones, lo es más en la Cerdanya y el Ripollès, dónde las pistas están abiertas, pero no hay esquiadores a causa del cierre perimetral decretado por la Generalitat hasta el próximo 6 de enero.
 
El sector no entra a valorar si la medida adoptada es buena o mala, pero sí, incide en que “una medida de estas magnitudes tiene que venir de la mano de un paquete de ayudas económicas para el sector y no abandonarnos a nuestra suerte”, indica la A.E.P.E.D.I. en un comunicado.
 
La nota señala que “no nos pueden cerrar la puerta de la Cerdanya de un día para el otro con todo lo que esto implica para nuestro sector, todas las planificaciones de un año, anulaciones de reservas particulares, de cursillos, cancelación de altas de trabajadores en la seguridad social, pago de alquileres, autónomos, y otros gastos. Pero les recordamos que estamos cerrados desde el 14 de marzo del 2020. No acabamos la temporada y ahora no lo hemos empezado. Nuestras escuelas están cerradas sin poder facturar nada y nuestro sector es el motor económico de la zona y uno de los que generan riqueza en el territorio y pago de impuestos para las arcas públicas”.
 
La Molina, ayer lunes 28 de diciembre.
 
Ante esta situación, los profesores de esquí reclaman que se ejecute inmediatamente un plan de rescate para el sector de la nieve en la Cerdanya y Ripollès y específicamente para los profesores y las Escuelas de Esquí y Snowboard y establecimientos de material de deportes de invierno.
 
También quieren que se establezcan medidas económicas, en forma de ayudas directas, destinadas a todos los profesionales de las escuelas de esquí y que se cree una mesa de negociación con el territorio para poder gestionar la situación actual. Instrumento que permitirá que todas las partes implicadas, Generalitat, políticos del territorio y todos los sectores empresariales conozcamos todos los puntos de vista.
 
La A.E.P.E.D.I. recuerda que las escuelas han tomado las precauciones debidas y que las empresas de la Cerdanya han trabajado durante meses para estar preparados para esta temporada turística.
 
El resultado de este trabajo es el Plan Director “la Cerdanya un invierno seguro” donde se explica ante cada escenario como tiene que actuar cada sector empresarial. Este plan director, que permitía abrir la temporada de invierno y en él han participado las autoridades sanitarias de la comarca, Consejo Comarcal, Ayuntamientos de Puigcerdà y Alp, Mossos d’Esquadra y Empresariado de Cerdanya. Este plan, en su momento, se entregó al Procicat.
 
En la misma línea que la A.E.P.E.D.I., la Asociación de Escuelas de Esquí y Snowboard de La Molina (AEESLM), estación donde trabajan más de 250 instructores de deportes de invierno, han dirigido una carta al vicepresidente del Gobierno catalán, Pere Aragonés, y a los consellers Ramon Tremosa, Alba Vergés y Damià Calvet en la que aseguran que “la situación generada en marzo pasado tras el primer estado de alarma, no ha hecho más que empeorar a todos los efectos” y que “la respuesta de las administraciones a la crisis, tanto de la central, como de la autonómica como de lo estrictamente local, ha sido insuficiente y ha puesto de manifiesto el nivel de desconocimiento más absoluto del sector”.
 
Las escuelas de esquí y snowboard dice textualmente la AEESLM “nos sentimos despreciadas, y nos tememos, que sin ninguna ayuda efectiva y realista, y ya en una situación límite, veremos comprometida nuestra continuidad”.
 
Las escuelas de La Molina constatan que a partir del cierre perimetral “anunciado a través de medios de comunicación, con tan solo 3 horas de antelación antes de hacerse efectivo, las escuelas de esquí y snowboard, teníamos la mayor parte de las plantillas contratadas y activadas, a punto de ponerse a trabajar, habiendo perdido, ya de entrada, tres cuartas partes del mes de diciembre, por las medidas derivadas de una política, a nuestro criterio, errática hacia los valles de montaña”.
 
El panorama que prevén es catastrófico y creen que “afectará a ámbitos diversos (contrataciones, alquileres, pagos a la administración, impuestos, etc.)” y que lo “improvisado y repentino de la medida, sumada a la falta de ayudas realistas a las empresas y sus trabajadores conducirá irremisiblemente al endeudamiento en muchos casos y al cierre definitivo con muchos otros”.
 
Masella este lunes. Foto: Ivan Sanz.
 
Para poder afrontar la presente temporada, todas las escuelas han tenido que hacer frente a las pertinentes inversiones, a fondo perdido, para adquirir elementos de protección y seguridad para con la Covidien 19 (mamparas, geles hidroalcohólicos, elementos de desinfección, mascarillas, etc .), además de establecer protocolos de funcionamiento, adecuación de espacios, etc.
 
Por todo ello y como la A.E.P.E.D.I. reclaman un plan de rescate que incluya “ayudas económicas directas y no contributivos, en las escuelas de esquí y snowboard y el personal que las integra, durante el período sin actividad económica, o reducción de actividad, destinado a paliar y minimizar al máximo las consecuencias económicas derivadas de las medidas tomadas por la contención de la Covid-19”.
 
También piden que este plan incluya “medidas que conduzcan a garantizar la reanudación de actividad para la temporada 21-22” que vayan destinadas “a acercarnos a un coste de cierre cero de la actividad: es imprescindible detener el endeudamiento de las empresas y autónomos, con el fin de poder aguantar el máximo tiempo posible hasta la llegada de la recuperación de la actividad”.
 
En el mismo texto demandan “una mayor anticipación en la toma de decisiones de estas características que afectan muy negativamente al sector, y que vayan acompañadas de medidas paralelas y concretas de rescate”. 
  
5
Total: 5 (1 voto)
Su voto: Ninguno

Ubicación de la noticia

¿Te ha parecido interesante?  Recibe las últimas noticias y reportajes Recibir

Comenta esta noticia

Inicie sesión o regístrese para comentar