Los esquís artesanos de madera de un carpintero de Sort "atrapan" a todo aquel que los esquía

14314
Los esquís artesanos de madera de un carpintero de Sort “atrapan” a todo aquel que los esquía

Esquís artesanos para todos los gustos, condiciones y nieves. Foto: Josep Arisa.

Dom, 16/02/2020 - 20:57
Josep Arisa se plantea, junto a su hija y yerno, convertir su afición en un negocio dada la buena aceptación que tienen sus modelos personalizados.
Josep Arisa es un carpintero jubilado de Sort (Pallars Sobirá - Lleida) que ha convertido su gran pasión, el esquí, primero en arte y, en un futuro no muy lejano, quizás en negocio.
 
Lo que empezó como un regalo a su primer nieto -unos esquís hechos totalmente a mano-, siguiendo con la tradición familiar que le marcó a él mismo de pequeño, lo ha llevado hoy a convertirse en un referente en la construcción de esquís artesanales.
 
Cuando se cumplen ocho años de aquellos primeros esquís, y aún sin un nombre profesional, Handmade Arisa Skis, lleva ya construidos 25 pares -uno más uno menos-, primero para familiares, luego para amigos y quizás a partir de 2021 bajo demanda.
 
Josep Arisa prepara el vacío junto a su hija. (foto: Josep Arisa).
 
La afición a construir esquís la heredó de su padre, también carpintero, que en la década de los 40-50 quería esquiar, pero no disponía de medios suficientes: solución tallarse sus propios esquís. “Yo siempre he esquiado con esquís hechos por mi padre o por mi mismo” presume Arisa.
 
Los esquís que salen del taller de Josep Arisa son totalmente artesanales y están hechos con núcleos de maderas nobles llegadas desde los bosques de todos los rincones del mundo. Dichas maderas -bambú, abeto, abedul, haya, fresno, arce o paulonia- se combinan con fibras de vidrio para conseguir mayor elasticidad y carbono para lograr más reactividad.
 
Probando esquís y tablas de snowboard salidos del taller. (Foto: Josep Arisa).
 
Arisa mima hasta el último detalle de sus creaciones y se adapta al gusto -en la forma de esquiar y en decoración- de quien esquiará con sus esquís. “Cuando alguien quiere unos esquís me tiene que explicar muy bien cuál es su nivel de esquí, donde y como le gusta esquiar…”, explica. A partir de allí, se pone a tallar la madera y en cuatro semanas…"esquís listos para ir a pistas".
 
Arisa "customiza" el esquí al gusto del esquiador. (Foto: Josep Arisa).
 
Arisa es uno de los pocos artesanos del esquí de nuestro país y su éxito ha traspasado ya su Lleida natal y comienzan a llamar a la puerta encargos que es difícil rechazar.
 
Por ello, junto a su hija y su yerno -ambos profesionales del esquí y él ya inmiscuido en el proceso de fabricación- tienen previsto industrializarse y aceptar los primeros pedidos. El precio: entre 1.200 y 1.500 euros, en función de acabados y demás. Quien ha tenido la suerte de esquiar con unos Arisa no lo duda: “merece la pena”.
 
3.772725
Total: 3.8 (22 votos)
Su voto: Ninguno

Ubicación de la noticia

¿Te ha parecido interesante?  Recibe las últimas noticias y reportajes Recibir

Comenta esta noticia

Inicie sesión o regístrese para comentar