Llegan los exoesqueletos al esquí ¿esquiar sin parar y sin dolor?

24536
Los exoesqueletos en el mundo del esquí han llegado para quedarse ¿esquiar sin parar y sin dolor?
Lun, 27/05/2019 - 07:49
Parece que el sueño de adaptar la tecnología al cuerpo humano está cada vez más cerca de ser una realidad. La empresa estadounidense Roam Robotics sigue evolucionando su producto, el The Roam Elevate y aunque ha retrasado la entrega de las unidades vendidas en prereserva, ya es posible alquilarlo en algunas estaciones de EE.UU.
Hace poco más de un año ya informamos de una empresa estadounidense que estaba poniendo a punto un exoesqueleto robótico de la parte inferior del cuerpo dirigido específicamente a los esquiadores y los practicantes de snowboard.
 
El producto de Roam Robotics ha seguido madurando y gracias a una exitosa ronda de financiación se han estado produciendo y mejorando las unidades de preserie. Y en este periodo de tiempo, ha pasado de concepto a una realidad muy funcional.
 
 
Un invento nacido de las necesidades de la industria militar
 
Los exoesqueletos están de plena actualidad. Partiendo de un invento de origen militar para optimizar la capacidad de los soldados durante su actividad física, esta tecnología está empezando a llegar con fuerza a muchos otros sectores tales como el sanitario, por ejemplo, con personas con discapacidad física. Una revolución en toda regla que ayuda a mejorar la vida de muchas personas y de la que estamos seguros solo es el principio. Ahora, le toca el turno a los deportes invernales.
 
Este exoesqueleto para esquiadores consiste esencialmente en un par de aparatos ortopédicos que se colocan en los muslos del esquiador, conectándolo con las botas de esquí en un lado y una mochila pequeña donde se encuentran las baterías en el otro. Las abrazaderas absorben el impacto, brindan soporte y generalmente te hacen ver como un loco ciborg enviado desde el futuro para deslizar por la nieve.
 
 
Una combinación de sensores incorporados y software ajustan los componentes de tela y aire del sistema, proporcionando un soporte adicional para los cuádriceps. El exoesqueleto funciona automáticamente, aunque el esquiador también puede optar por controlarlo manualmente.
 
El objetivo de este invento es ampliar los límites de tu cuerpo para que puedas esquiar sin parar. Seguro que causará recelo y críticas al principio, pero… ¿Quién no se imagina una jornada de subidas y bajadas infinitas sin cansancio o dolor? 
 ¿El precio? Aunque en su momento se anunció que estaría disponible para comprar en enero de 2019 por un precio entre los 2.000 y 2.500 dólares, de momento, sigue en modo prereserva y con la posibilidad de alquilarlo -desde este mes de marzo- por mucho menos dinero en las estaciones de esquí de Tahoe en California y Park City e Utah. 
 
El periodista y esquiador norteamericano Sean McCoy lo ha probado en la estación de Eldora y las primeras impresiones fueron relativamente positivas "este sistema realmente funciona. Parece mejorar los movimientos naturales de tu cuerpo. Dobla tus rodillas, y te hundes hacia el suelo de forma natural. Extiende tus extremidades inferiores, y la máquina percibe tus intenciones. Ayuda a tus piernas, eliminando algunas de las cargas de tus músculos. Así que sí, funciona. Pero eso no quiere decir que me haya encantado la sensación", en este enlace tienes sus impresiones en un artículo de Gearjunkie.com.
 
Un vídeo con su opinión:
 
 
Aunque ya es una realidad, el futuro de este exoesqueleto permite soñar
 
Posiblemente que, con el suficiente tiempo y dinero, el equipo de Roam Robotics podría desarrollar un producto que hará posible lo impensable. Saltos más grandes, giros más radicales e inclinados, es decir, dar al esquiador dotes casi sobrehumanas. Y parece que esta tecnología puede estar a la vuelta de la esquina. ¿Cuándo pides el tuyo?
 
 
4.333335
Total: 4.3 (3 votos)
Su voto: Ninguno

¿Te ha parecido interesante?  Recibe las últimas noticias y reportajes Recibir

Comenta esta noticia

Inicie sesión o regístrese para comentar