Pepe Arias una vida de pasión por la nieve y el esquí

4239
Pepe Arias una vida de pasión por la nieve y el esquí

Pepe Arias

Sáb, 10/01/2015 - 20:26
Nos ha dejado Pepe Arias, una de las figuras históricas y más emblemática del esquí alpino de nuestro país. LdN quiere rendir sincero homenaje a este gran hombre de la nieve que dedicó con pasión su vida a este deporte de invierno
Uno de las grandes figuras y pionero del esquí en España nos ha dejado durante la madrugada del 8 de enero de 2015 a la edad de 89 años. Se trata nada menos que del mítico Pepe Arias.
 
Este gran esquiador para la historia del esquí alpino español, formó parte de una de las familias que desarrollaron este deporte de invierno en nuestro país. Tras la Guerra Civil, formó parte del primer equipo olímpico que representó a España en unos Juegos Olímpicos de invierno, los de Saint Moritz en 1948. Varias veces campeón de España en las diversas modalidades de los entonces recién nacidos deportes de invierno que despuntaban en varias montañas de nuestra geografía como Candanchú, la Molina o en la Sierra de Madrid, el Puerto de Navacerrada.
 
 
Tras la llegada del ferrocarril en 1928 a la Sierra madrileña y con él, su padre D. Eleuterio Arias como conserje del albergue de la Sociedad Alpina Peñalara, Pepe se aficionó junto a sus hermanos Luis y Miguel a la práctica del esquí en pistas como el Telégrafo o Guarramillas. La tenacidad de esta emblemática familia hicieron que los recién llegados deportes de invierno se instalaran rápidamente entre los aficionados a la montaña en esta zona y se empezara a construir una de las primeras estaciones de esquí de España, el Puerto de Navacerrada.
 
Pepe Arias se instaló en Cercedilla y regentó la conocida Venta Arias, uno de los más célebres lugares del Puerto de la Sierra de Guadarrama donde cientos de miles de madrileños han podido durante muchos años tomar un caldo caliente después una buena jornada de esquí.
Toda una vida dedicada al esquí 
Sin embargo, la figura de este hombre excepcional fue más conocida por la actividad que realizó a favor del esquí en la Sierra Madrileña donde se forjaron campeones de la talla de Paquito Fernández Ochoa.
 
Además, se encargó de organizar las operaciones de socorro y rescate de los alpinistas y esquiadores; dirigió la Escuela Nacional de Esquí y  el Centro de Enseñanza de Navacerrada. Toda una vida de pasión por la nieve y dedicada al esquí.
 
 
Descanse en Paz.
 
Fuente y fotos: museo del esquí Paquito Fernández Ochoa
 
 
5
Total: 5 (1 voto)
Su voto: Ninguno

Ubicación de la noticia

¿Te ha parecido interesante?  Recibe las últimas noticias y reportajes Recibir

Comenta esta noticia

Inicie sesión o regístrese para comentar