Piedras por el sur, nieve por el norte: amenazas en los accesos por carretera a los valles de Àneu

1355
Piedras por el sur, nieve por el norte: amenazas en los accesos por carretera a los valles de Àneu

Los desprendimientos en la C-13 y la nieve en la C-28 recuerdan de nuevo los frágiles accesos a los valles de Àneu (Foto: IST)

Jue, 02/01/2020 - 14:09
Los desprendimientos en la C-13 ponen al descubierto los frágiles accesos a los valles de Àneu

Los desprendimientos en la C-13 ponen al descubierto los frágiles accesos a los valles de Àneu. La situación de las comunicaciones preocupa en el norte del Pallars Sobirà por el aislamiento con el que podían haber quedado con un puerto de la Bonaigua también cerrado por nieve.


Piedras sobre la carretera C-13 a su paso por "les valls d’Àneu" la semana pasada (Foto: ACN).

La coyuntura en la que se produjo el corte de la C-13 la semana pasada ha sido de suerte. De suerte relativa. No hubo daños personales ni heridos, pero si un corte de carretera. A la vez, las nevadas de este año no han sido lo suficientemente generosas para cerrar la carretera del port de la Bonaigua, en otros inviernos habitual a causa de las avalanchas. Pero ¿Qué habría pasado con los accesos a poblaciones como Allins, Espot o Lladorre, y sus respectivas estaciones de esquí de Espot y Tavascan, con sus accesos norte y sur totalmente cortados?

El valle de Aneo o Aneu (catalán: Vall d'Àneu) con una extensión de 408,18 km² es una subcomarca natural situada al noroeste del Pallars Sobirá. Está formado por la cuenca alta del río Noguera Pallaresa y se encaja entre los valles contiguos de Bohí, Arán y Cardós. Realmente se trata de más de un valle, por esa razón antiguamente se le conocía como los valles de Aneo ("les valls d'Àneu"). Fuente Wikipedia

El Consorcio de Turismo de Los Valles de Àneu pidió la semana pasada un "compromiso firme" para garantizar las infraestructuras de comunicación en el territorio. El ente denuncia que parte del Pallars Sobirá podría haber quedado incomunicados por carretera si el puerto de la Bonaigua también hubiera estado cerrado. Por suerte, relativa claro, las nevadas en el citado puerto todavía no han provocado su cierre total o parcial, una realidad que se repite con cierta frecuencia durante varios días durante el largo invierno de esa zona de los Pirineos. Cabe recordar, en ese sentido, que también es cierto que cada año los cortes van a menos, tanto en frecuencia como en duración. A ello han contribuido la instalación de pantallas antialudes que progresivamente, verano tras verano, lleva a cabo la Conselleria de Territori de la Generalitat de Catalunya, titular de la carretera C-13.


Barreras antialudes en la carretera C-28, en el "port de la Bonaigua" (Foto: Ivan Sanz).

En cualquier caso el Consorcio de Turismo de los Valles de Àneu pidió la semana pasada que la Administración se comprometa en garantizar la creación y mantenimiento de las infraestructuras, telecomunicaciones y servicios básicos en los valles de Àneu. Según el consorcio en esta época del año no sería extraño que el Puerto de la Bonaigua hubiera estado cerrado por nieve o riesgo de aludes. En esa coyuntura, los accesos al valle cerrados total o parcialmente por el sur, y los accesos norte cerrados por nieve, los valles de Àneu hubieran quedado incomunicados. Para el consorcio es vital no perder el acceso fácil y rápido a servicios básicos como hospitales o centrales de bomberos.

Desde el Consorcio de Turismo de Los Valles de Àneu también se lamentan que el desprendimiento de rocas que ha mantenido cortada la C-13 desde el pasado viernes por la noche y hasta el domingo al mediodía ha impactado de forma importante en el sector turístico de la zona, en uno de los fines de semana de la campaña de Navidad y de esquí en las estaciones de esquí de Espot y Tavascan con más afluencia de visitantes.

Para garantizar mejor los accesos al norte del Pallars Sobirá el comunicado pide recuperar la reivindicación histórica de la construcción del túnel de la Bonaigua. De momento, y para evitar la repetición de futuros desprendimientos y cortes en la carretera C-13 en la misma zona que se produjeron la semana pasada, el conseller de Territori i Sostenibilitat, Damià Calvet, ya insinuó que la construcción de una visera podría ser una de las soluciones.

Así pues Calvet ha querido remarcar que la C-13 es una "buena carretera" donde desde hace décadas se ha invertido, por lo que ha recordado el tramo nuevo que se hizo hace años entre Tremp y la Pobla de segur o la variante de Esterri d'Àneu y que prueba de su buen mantenimiento ha sido la resolución del corte del pasado fin de semana.

Según el titular de Territori, este 2019 se han invertido 2,1 millones de euros en la C-13 y la previsión es que en 2020, con los nuevos presupuestos, esta cantidad ascienda hasta los 2,7 millones de euros. Calvet también ha querido desvincular del corte en la C-13 las retenciones que se han registrado estos días en la C-28 entre Baqueira y Vielha, y señaló que en esta hora del día, siempre hay en temporada de esquí y además en periodo vacacional y aseguró que se estudiará la reivindicación histórica del túnel de la Bonaigua, que evitaría el nivoso puerto de la Bonaigua de la C-28.


Visera en la carretera de acceso a Arcalís, construcción que se insinúa como posible solución en tramos de la carretera C-13 entre Rialp y Llavorsí (Foto: Ivan Sanz).
 

5
Total: 5 (1 voto)
Su voto: Ninguno

¿Te ha parecido interesante?  Recibe las últimas noticias y reportajes Recibir

Comenta esta noticia

Inicie sesión o regístrese para comentar