Primer fin de semana con el 90% menos de esquiadores en las pistas del Pirineo de Girona

Primer fin de semana con el 90% menos de esquiadores en las pistas del Pirineo de Girona

Esquiadores con mascarilla preparados accediendo al telesilla en Vallter 2000 este fin de semana. (Foto: Oriol Torrellas)

Lun, 21/12/2020 - 09:45
La Molina, Masella, Vallter 2.000 y Vall de Núria están satisfechas de haber podido abrir.
Este sábado y domingo era el primer fin de semana con las estaciones de esquí alpino del Pirineo de Girona -y del resto de Catalunya- abiertas al público. La primera conclusión que sacamos es que no tenía nada que ver con el fin de semana previo a las navidades de temporadas anteriores.
 
En las pistas de Vallter 2.000 y Vall de Núria, en la comarca del Ripollès, muy poca gente en pistas: los esquiadores de algunos clubes, algún turista y, cosa extraña, algunos propietarios y empleados de negocios turísticos de la Vall de Camprodón que, de estar en situación normal, deberían estar atendiendo sus negocios. Pero esta era otra anormalidad: la mayoría de los restaurantes, tiendas y bares de zonas de montaña estaban cerrados.
 
Acceso al telecabina de La Molina este fin de semana. (Foto: Oriol Torrellas)
 
Tres cuartos de lo mismo en las dos estaciones de la Cerdanya, La Molina y Masella, donde además se podían encontrar algunos esquiadores franceses, que tenían abiertas las fronteras desde el 15 de diciembre, pero las pistas de su país estaban cerradas.
 
Parkings con pocos vehículos, ninguna cola en taquillas -los forfaits debían comprarse con anticipación-, ni tampoco en los remontes y todo el mundo con mascarilla. Era el primer fin de semana de esquí Covid-19 en Catalunya y se ha notado.
 
Los números no engañan y el confinamiento comarcal ha hecho que las pistas hayan registrado cifras muy por debajo de la media del año pasado. En concreto, Vallter y la Molina han tenido cerca de un 90% menos de afluencia respecto a un fin de semana habitual del 2019, según la Agencia Catalana de Notícies (ACN).
 
En las pistas de La Molina, este fin de semana la media de esquiadores apenas ha llegado a 800 cada día, cuando el año pasado era de 8.000 diarios. Una caída del 90% que hay que poner en contexto, ya que se prevé que la cifra se equilibre, especialmente cuando haya menos restricciones de movilidad.
 
Vallter 2000. (Foto: Oriol Torrellas).
 
Por su parte, Vallter ha registrado 210 esquiadores de media al día durante el fin de semana, muy lejos de los 2.500 que tenía hace un año. La Vall de Núria ha pasado de un millar en el año 2019 a 121.
 
La baja ocupación contrasta con la "satisfacción" de haber podido abrir a pesar de la pandemia y ahora las esperanzas que hay puestas en las fiestas navideñas.
 
El director de Vallter 2000, Enric Serra, explicaba que buena parte de los esquiadores han sido vecinos de la comarca del Ripollès o bien personas con segundas residencias en la zona. Serra también ha destacado que tienen la estación "en perfecto estado" y reconocía que con la pandemia van "día a día".
 
Serra asegura que a partir del día 28 se han animado las reservas y la hostelería confía en recuperarse del golpe de la pandemia. "Hay demanda después de Navidad y veremos cómo se acaba moviendo, pero tenemos que ir día a día y cuidar que no haya problemas".
 
Aparte de la satisfacción por haber abierto - un hecho trascendental para el territorio - las pistas de esquí tienen otro motivo de satisfacción, la cantidad de nieve. Aunque los últimos días ha subido un poco la temperatura, este domingo ha nevado un poco y, en general, el estado de las pistas es "muy bueno".
 
5
Total: 5 (1 voto)
Su voto: Ninguno

Ubicación de la noticia

¿Te ha parecido interesante?  Recibe las últimas noticias y reportajes Recibir

Comenta esta noticia

Inicie sesión o regístrese para comentar