La sombra de la muerte se cierne sobre el primer ascenso invernal al K2

La sombra de la muerte se cierne sobre el primer ascenso invernal al K2

Campo base del K2. (Foto: Seven Summit Treks Pvt. Ltd.)

Mié, 10/02/2021 - 10:24
Suspendida la búsqueda de los 3 últimos desaparecidos. Cinco alpinistas han fallecido en la campaña que pasará a la historia por haber conquistado la "montaña salvaje" por primera vez en invierno.
Nadie dijo que el primer ascenso al K2 en invierno, la segunda cima más alta del planeta y la más peligrosa, sería fácil. Si en toda la historia del alpinismo no se había hollado, hasta ahora, por algo debía ser.
 
Tristemente, la montaña asesina incluso es más peligrosa en invierno que en verano y sigue sumando víctimas.
 
Casi en el mismo momento que un grupo de diez sherpas nepalíes conquistaba por primera vez los 8.611 metros del K2 en invierno (16 de enero), la montaña se cobró su primera víctima mortal de la temporada, el alpinista español Sergi Mingote.
 
Este trágico desenlace se ha ido repitiendo en los días y semanas posteriores y a día de hoy suman ya cinco fallecidos.
 
Será, con toda probabilidad, el macabro saldo final de una campaña que en el futuro se recordará por el hecho histórico de haber llegado por vez primera a la cima, después que todos los escaladores extranjeros en el campamento base K2 han decidido poner fin a las expediciones de invierno 2020-21 considerando las duras condiciones climáticas.
 
Foto: Foto: Seven Summit Treks Pvt. Ltd.
 
Además de Sergi Mingote, las otras víctimas son John Snorri, Muhammad Ali Sadpara y Juan Pablo Mohr, cuyos cuerpos permanecen desaparecidos y no han podido ser recuperados por la operación de rescate lanzada el pasado fin de semana. Muhammad Ali Sadpara, 45, de Pakistán, John Snorri, 47, de Islandia, y Juan Pablo Mohr, 33, de Chile, fueron vistos por última vez el viernes alrededor del mediodía en lo que se considera la parte más difícil de la escalada: el cuello de botella, un empinado y un barranco estrecho a solo 300 metros de la cima del K2.
 
El último vuelo de reconocimiento fue el lunes 8, cuando dos helicópteros del 5º Escuadrón de Aviación del Ejército pakistaní sobrevolaron por tercera vez la zona de búsqueda alcanzando los 7.000 metros de altura, pero no detectaron ninguna señal de los desaparecidos señales.
 
Con el paso de las horas, las posibilidades de que los tres desaparecidos hubieran podido sobrevivir se elaboraban y las malas previsiones meteorológicas no han permitido reanudar los vuelos, con lo cual se dan por fallecidos.
 
El quinto escalador muerto en el K2 este invierno es el búlgaro Stanas Skatov, que sufrió una caída mortal durante el descenso desde el campo 3, donde había dormido junto a otros diez alpinistas. La falta de previsión –que aún no ha sido explicada– hizo que todos tuvieran que dormir en apenas dos tiendas y que la mayoría no pudieran descansar la noche antes de intentar hacer cumbre.
 
Las condiciones invernales del K2 son extremadamente duras: los vientos pueden soplar a más de 200 kilómetros por hora y las temperaturas pueden bajar a menos 60 grados Celsius.
 
A diferencia del Monte Everest, que ha sido escalado por miles de escaladores jóvenes y mayores, K2 es mucho menos transitado debido a sus duras condiciones. En 2008, 11 escaladores murieron en K2 en el transcurso de dos días.
 
5
Total: 5 (1 voto)
Su voto: Ninguno

Ubicación de la noticia

¿Te ha parecido interesante?  Recibe las últimas noticias y reportajes Recibir

Comenta esta noticia

Inicie sesión o regístrese para comentar