Sobrevive a una avalancha de nieve que la sepultó dentro de su casa mientras leía en la cama

1334
Una joven sobrevive a una avalancha de nieve que la sepultó dentro de su casa mientras leía
Lun, 06/05/2019 - 08:49
Ocurrió en la estación de esquí de Taos, Nuevo México, y la propia Meagan Hunt, narra cómo consiguió salvarse después de estar enterrada viva 40 minutos.

Meagan Hunt ha vuelto a la vida después de ser sepultada por una avalancha de grandes dimensiones. En esta ocasión no hay ni tan siguiera temeridad por parte de la víctima, que estaba leyendo en la cama cuando se vio engullida por la más inmensa oscuridad. Pero ¿qué ocurrió realmente? Ella misma lo narra en primera persona a través de las redes sociales.

Este es su testimonio:

Durante los últimos años, he estado viajando por el mundo, huyendo de la nieve y el frío. Después de un invierno en el norte de Maine en 2011 y despertar a mediados de primavera con tres pies de nieve (1 metro), compré un vuelo de ida al Caribe y no había pasado un invierno más al norte que Carolina del Sur desde entonces.

El otoño pasado, mientras vivía en Mongolia, decidí que estaba lista para intentar otro invierno y me presenté a trabajar en la estación de esquí de Taos, en Nuevo México, como cocinera. Nunca había aprendido a esquiar o hacer snowboard y pensé que serían nuevos deportes divertidos para agregar a mi repertorio. ¿Qué podría salir mal?

Me encantaba mi trabajo: la gente, un empleo fijo después de años de viajar por todo el mundo y trabajar ocasionalmente para ganar dinero suficiente para comprar un vuelo a mi próximo destino.... Encontré la oportunidad de aprender a esquiar y practicar snowboard y planeaba trabajar en el resort algunos años .

Todo cambió el 13 de marzo. La montaña había estado recibiendo nieve pesada y húmeda durante dos días y ese miércoles fue un día de menos nivoso, pero con vientos de 75 mph. A la una del mediodía, todos los remontes de la estación se habían cerrado debido a los fuertes vientos y no quedaba casi nadie.

Más tarde, supe que dos snowboarders estaban frustrados con el clima y la falta de acceso a la nieve fresca, por lo que entraron en terrenos privados situado por encima de donde se halla la casa donde me alojaba con la esperanza hacer algunas bajadas de freeride antes del anochecer.

A media milla debajo de ellos, acababa de salir de la ducha y estaba recostado en la cama, leyendo un libro, básicamente lo más seguro que alguien podría hacer en un valle de esquí.

De repente, escuché lo que sonaba como la nieve cayendo del techo, solo que más fuerte. Miré por la ventana y vi árboles y nieve que venían hacia mí.

Y entonces sólo hubo oscuridad.

Cuando recobré el conocimiento, estaba enterrada bajo ocho pies (2,5 metros) de nieve y no tenía idea de lo que había sucedido, dónde estaba o por qué me estaba congelando. Literalmente pensé que estaba muerta. Intenté mover mi cuerpo para quitarme la nieve, pero todo lo que podía mover era mi brazo izquierdo, desde el codo hacia abajo.

Cuando llegué al resort, aprendí mucho sobre nieve y avalanchas. Aprendí que cuando la nieve se asienta, se asienta como el cemento y es prácticamente imposible salir de debajo. También aprendí qué hacer si alguna vez me encontraba atrapada en una avalancha, pero no había mucho que pudiera hacer. No podía pensar en un escenario peor: estaba en ropa interior y no podía estar segura de si alguien sabía dónde me encontraba cuando me enterró la avalancha.

Grité, pero no podía respirar lo suficiente como para hacer mucho ruido debido a la falta de oxígeno, los pulmones magullados y el peso aplastante de la nieve. Sabía que uno de mis compañeros de cuarto también estaba en casa y esperaba que estuviera bien y pudiera ayudar a encontrarme. Tenía que creer que estaba bien porque no quería imaginarlo herido o muerto, o qué me pasaría si no podría salvarme. Me di cuenta de que era solo cuestión de tiempo antes que me quedara sin aire y me desmayara, así que tuve que hacer todo lo posible para que me escucharan.

Me asusté y grité más y luego traté de controlar mi respiración porque sabía que estaba usando demasiado aire. Comencé a marearme y dejé de gritar. Pensé en mi compañero de cuarto, sabiendo que haría cualquier cosa para sacarme. Pensé en todas las cosas que todavía quería hacer con mi vida, como mis planes para recorrer el sendero de los Apalaches el verano siguiente y mi próximo viaje a un santuario para perros en Bulgaria. Pensé en mi familia y en todos mis amigos. Sabía que estaba cerca de perder el conocimiento y si no reunía la fuerza para gritar una vez más, nunca podría volver a gritar. Grité y luego me sumergí en una oscuridad más profunda.

No lo sabía en ese momento, pero a ocho pies (2,5 metros) por encima de mí, mi compañero de cuarto y un vecino escucharon ese grito. Una habitación de doce por doce pies (unos 13 m2) no es muy grande, pero cuando está casi llena de nieve y árboles, tratar de encontrar un cuerpo es una tarea desalentadora. Antes de ese grito, ni siquiera estaban seguros de que yo estuviera allí.

Ambos comenzaron a excavar y llamarme y, después de 10 minutos, encontraron mi brazo izquierdo y cavaron más rápido. Cuando encontraron mi cabeza, no estaba respirando. Mientras debatían qué hacer, cómo salvarme, de repente conseguí respirar y comenzaron a cavar de nuevo. Tardaron otros 20 minutos en sacarme de debajo de la nieve y retirar los escombros y los árboles que yacían sobre mi cuerpo.

Cuando me desperté, me pareció extraño. Me sentía otra persona. No fue hasta que estuve en el hospital que me di cuenta de que era yo, que fue mi cuerpo el que se salvó y que no me morí en esa avalancha. Había permanecido enterrada 40 minutos y mi temperatura corporal había bajado a 34 grados, oficialmente en estado hipotérmico, cuando me llevaron a una ambulancia.

Tardé casi cinco horas para que la temperatura de mi cuerpo volviera a la normalidad, e incluso ahora, mientras escribo esto un mes después, todavía no tengo sensaciones en algunos de mis dedos. Tenía un ojo morado y cortes en la cara a causa de una pared que se me cayó encima, lo que afortunadamente creó una bolsa de aire donde podía respirar lo suficiente como para gritar. Tengo una fractura en la columna vertebral y ligamentos desgarrados que hacen que dos de mis vértebras se deslicen. Actualmente estoy usando collarín.

Los efectos mentales y emocionales tardarán más en curarse, pero eso también sucederá. El trauma de despertar en una oscuridad que no sabía que existía, la sensación de pensar que estás muerta, la angustia que mi mala fortuna causó a mis amigos y familiares, los ataques de pánico: esos sentimientos son el verdadero asesino mental para mí.

¿Y si la avalancha hubiera sacado más de nuestra casa? ¿Qué pasaría si alguien más resultara herido o enterrado y hubieran sido salvados primero? ¿Qué pasa si mi vecino no ha estado afuera o ha esperado solo un minuto adicional para llamar al 911? ¿Y si mi pared no se hubiera caído, creando el espacio aéreo? ¿Y si mi compañero de cuarto no hubiera estado en casa? ¿Y sí?

Si quiere leer la experiencia completa puedes hacerlo en este enlace a la fuente original de huffpost.com

5
Total: 5 (1 voto)
Su voto: Ninguno

Ubicación de la noticia

¿Te ha parecido interesante?  Recibe las últimas noticias y reportajes Recibir

Comenta esta noticia

Inicie sesión o regístrese para comentar