Cerro Chapelco: amor, selfies y nieve a primera vista

3544
Cerro Chapelco: amor, selfies y nieve a primera vista
Dom, 15/07/2018 - 18:23
En Chapelco, paisajes de paraíso, remontes modernos, pistas anchas y servicios a nivel europeo.

Bellos paisajes, remontes modernos, pistas anchas y servicios de nivel europeo. Así es Chapelco, un amor a primera vista. La estación se halla ubicada en un entorno paradisíaco de picos y valles cubiertos de nieve, bosques frondosos y con el imponente volcán Lanín (3.776 m) en el horizonte.

Todo ello es lo que la ha acabado por proyectarla como la mejor estación de esquí de Argentina. Un reconocimiento merecido durante dos años seguidos (2016 y 2017) que viene avalado por los prestigiosos World Ski Awards.


Así es Chapelco. Buena innivación y pistas anchas (Foto: Ivan Sanz).

La ciudad de San Martín de los Andes y la estación de esquí de Chapelco conforman hoy en día una de las mejores opciones de los Andes argentinos para esquiar. Si años atrás, sobre todo a finales del siglo pasado, en Europa existía la creencia de que las estaciones argentinas no estaban al mismo nivel que las estaciones europeas, la realidad de hoy en día deja cada vez con menos argumentos esta suposición. Cuando nos acercamos al cuarto del siglo XXI ya podemos afirmar que, como mínimo, las estaciones de esquí más importantes de Argentina se están acercando a los estándares de calidad de las estaciones de tamaño medio que tenemos en el Pirineo. Y uno de los máximos exponentes que avalan esta afirmación es Chapelco.


Chapelco tiene una orientación de la montaña más bien soleada (Foto: Ivan Sanz).

Llegar a Chapelco por la mítica Ruta 40

Para llegar a Chapelco la vía más fácil es hacerlo por vía aérea desde Buenos Aires hasta el aeropuerto Aviador Carlos Campos de San Martín de los Andes, la ciudad pie de pistas de esta estación. Y si bien la vía aérea es la más rápida para llegar a esta ciudad, una opción recomendable -si se dispone de tiempo- es hacerlo por vía aérea, pero llegando a San Carlos de Bariloche.

Desde este aeropuerto se puede tomar la mítica carretera Ruta 40 y llegar a San Martín disfrutando de los paisajes más espectaculares de la Patagonia. Necesitaremos, sin embargo, todo un día de trayecto, pero lo más aconsejable es hacerlo en dos pernoctando en Villa La Angostura, a medio camino entre Bariloche y San Martín.


Observando Chapelco en buena compañía (Foto: Ivan Sanz).

San Martín de los Andes, una ciudad de "selfie"

San Martín, a 20 kilómetros de la estación de esquí y edificada a orillas del lago siempre fotogénico de Lácar, es una ciudad pequeña, de sólo 30.000 habitantes, pero con aeropuerto con vuelos directos diarios a Buenos Aires y también, desde este 2018, con vuelos de conexión directa con Brasil.

San Martín es una ciudad claramente turística, y que esto no se entienda como definición despectiva, todo lo contrario. Es una ciudad cuidada, con estilo arquitectónico de montaña adaptado al clima de esta parte de los Andes. Tiene una calle comercial muy animada, con tiendas de venta y alquiler de material de montaña, comercio diversificado y varios establecimientos de restauración, hostelería y de productos típicos de la Patagonia. Una ciudad de selfie, sobre todo su calle comercial o en la orilla del lago Lácar.


Calle comercial de San Martín de los Andes (Foto: Ivan Sanz).

¿Como es Chapelco?

La estación de Chapelco se ubica en las faldas de las laderas noroeste de los picos de Cerro Teta, Mocho y Escalonado, que rozan los 2.000 m. de altura. Desde San Martín la carretera, de 19 kilómetros, bordea el lago Lácar, con los últimos 6 kilómetros sin pavimentar. Las pistas ya fueron proyectadas por Federico Graeff en 1946 pero no comenzaron a modernizarse hasta a partir de los años 90 del siglo pasado. En el 2016 se abrió un nuevo sector, conocido por El Mocho, con el que Chapelco volvió a dar un paso importante en su puesta al día.

Traducida a cifras Chapelco es una estación de tamaño medio, con 29 kilómetros de pistas y cotas situadas entre los 1.250 y los 1.980 m. Las pistas están encaradas a noroeste, con las bajas trazadas entre bosque de haya patagónico (lengas) y las altas descubiertas de vegetación y, por ello, muy soleadas.

También hay un snowpark bien cuidado en la zona del bosque y una zona fuera pista reconocida internacionalmente para competiciones (conocida por back bowls) situada en la cara sur del Cerro Teta, donde se celebran pruebas del Freeride World Qualifier.

En Chapelco, siguiendo el patrón de las estaciones argentinas, hay una amplia oferta de restaurantes y bares (paradores) repartidos por el dominio, con buena oferta de precios y calidad.


En descenso por la pista Basaltos, en un sector abierto recientemente con acceso por el telesilla del Mocho (Foto: Ivan Sanz).

Carácter argentino, alma patagónica

Visité la estación los días 30 y 31 de agosto de 2017, en un momento en que la estación estaba abierta al 100% y con calidad de nieve polvo a pesar de encontrarnos en el tramo final de la temporada. La clientela era mayoritariamente argentina, aunque, como dato curioso, en el trayecto del bus entre San Martín y Chapelco casi todos los pasajeros eran brasileños. Por supuesto, hablando más de fútbol que de nieve.

Y sí, imagino lo que estáis pensando: cuándo descubren que eres de cerca de Barcelona no pueden parar de hablar de fútbol, ​​aunque tu no entiendas ni te enteres de nada, y es que yo de futbol, sinceramente, estoy muy poco metido. Precisamente desde esta temporada 2018 hay un vuelo de conexión directa entre San Martín de los Andes y Brasil, por lo que una subida importante en porcentaje del cliente brasileño es cuestión de poco tiempo.

En Chapelco, como sucede las estaciones argentinas, la presencia de esquiadores europeos siempre despierta curiosidad, un rasgo característico de los argentinos. Así que las preguntas que seguro os harán en el trayecto del telesilla o compartiendo mesa en un restaurante serán quienes sois, de dónde venís, qué hacéis, cuando habéis llegado, cuando vais a partir, que habéis visitado, que os queda por visitar, como os han tratado, qué es lo que más os ha gustado... y así sin freno posible. En resumen, os sentiréis mejor que en casa.


En Chapelco todos los servicios están presentes y las infraestructuras son modernas (Foto: Ivan Sanz).

Panorámicas de los Andes

Las panorámicas desde la cota alta de Chapelco son espectaculares, en especial sobre el lago Lácar y el volcán Lanín en el horizonte de poniente. Aquí la cordillera de los Andes se presenta gigantesca.

Las pistas están bien diseñadas, muy bien señalizadas y es una de las pocas estaciones argentinas que disponen de telecabina. En pistas es fácil ver equipos de competición entrenando.

En esta estación es frecuente que parte de los trabajadores y profesores de esquí hagan la doble temporada entre los Andes y el Pirineo y, por ejemplo, su actual director, Agustín Neiman, estuvo trabajando en Andorra. El actual director de Arcalís, Xavier Ajona, había estado dirigiendo esta estación argentina. Eso hace que los sistemas de trabajo y protocolos y normas de funcionamiento sean muy parecidos.


Momentos para la observación (Foto: Ivan Sanz).

3 imprescindibles de Cerro Chapelco

De mi visita a Chapelco creo interesante recomendar tres cosas que no deben pasar por alto si algún día os animáis a visitar esta estación.

La primera: hacer el descenso integral de las pistas Del Filo y enlazar con Italianos y Pioneros, en el extremo de poniente del dominio. Un descenso largo y divertido, entre otras cuestiones porque son tres pistas poco frecuentadas porque quedan alejadas del eje central del dominio.

La segunda es comer en alguno de los restaurantes -paradores- de la estación. Muy recomendable el Refugio Graeff y pedir alguno de sus guisos. Por supuesto, con vinos locales de Argentina o cerveza local. Todo con calidad, servicio alegre y a muy buen precio, sin diferencias en el precio final, aunque seáis europeos.

Y finalmente no dudéis en hacer un descanso panorámico a conciencia a la llegada del telesquí Poma del Filo o, alternativamente, en él regreso del telesilla Silla del Mocho.
Desde el primero, cota alta de la estación, podréis contemplar los paisajes del entorno, con el lago Lácar y una cordillera inacabable a la vista con cientos de picos y valles cubiertos de nieve casi vírgenes. Sin duda que aquí encontrareis una de las mejores atalayas para haceros una selfie espectacular con el telón de fondo de la cordillera. Y desde el regreso del telesilla del Mocho podréis haceros una pequeña idea de los fuera pista de Chapelco, sede de pruebas del Freeride World Qualifier.

Pues bien, eso es todo lo que puedo decir de Chapelco sin dejarme nada importante y de la forma más sintetizada posible. Y un apunte final: Chapelco y San Martín de los Andes se encuentran en una de las zonas turísticas de paisajes más espectaculares de todo Sudamérica, así que no os vayáis de la zona sin dedicar algún día a visitar los entornos paradisíacos y espectaculares de la ciudad. Así que… ¿Os animáis a visitar Chapelco y la Patagonia argentina? Garantizado un amor a primera vista.
 

Otros enlaces de interés:


No podía faltar mi selfie en Chapelco (Foto: Ivan Sanz).

 

Galería de imágenes

0
Sin votos (todavía)
Su voto: Ninguno

¿Te ha parecido interesante?  Recibe las últimas noticias y reportajes Recibir

Comenta este reportaje

Inicie sesión o regístrese para comentar