Entrevista con Núria Tarré, directora comercial de Grandvalira

Entrevista con Núria Tarré, directora comercial de Grandvalira

Nuria Tarré durante un momento de la conversación con el Diari d'Andorra

Lun, 09/12/2013 - 09:40
Núria Tarré pasa balance del momento actual de Grandvalira, en una interesante entrevista publicada por el Diari d'Andorra
El periódico andorrano Diari d'Andorra he publicado una entrevista efectuada a Núria Tarré, directora comercial de Grandvalira. Lo reproducimos traducido al castellano por su interesante contenido.
 
Con un inicio de temporada excepcionalmente blanco, el mejor de los últimos veinte años, el dominio andorrano encara la temporada con una sonrisa de oreja a oreja.
 
¿Qué perspectivas tienen con los mercados extranjeros?
El cliente español sigue siendo muy importante (el año pasado fue el 51%), pero está en un contexto de crisis. Por otra parte, hemos notado resultados positivos de la apuesta por desarrollar otros mercados: el francés está creciendo, pero todavía tiene camino por recorrer, el ruso, que por primera vez ha pasado por encima del mercado inglés, y el británico, que hacía cinco años que bajaba, vemos una pequeña mejora. Después, una suma de otros pequeños, como puede ser Israel, el norte de Europa, ...
 
El ruso es la gran esperanza?
La gran esperanza ... no me gustaría verlo así, pero sí como un mercado con potencial. Es el mercado que más está creciendo y lo tenemos que cuidar, pero seguimos hablando del cliente ruso como un bloque y tenemos que entender que hay segmentos diferentes. Y sobre todo no tener la idea de que ya tenemos bastante con lo que tenemos.
 
Temen perder cliente francés por los cortes en la frontera del Pas? 
No sólo le preocupa a Grandvalira sino el Gobierno y el país. Claro que nos preocupa, porque nos pueden afectar. El año pasado hubo un punto de frustración. Y me consta que el Gobierno ha dado un empujón muy fuerte para dejar maquinaria al país vecino. Es cierto que las obras que debían hacer, no están hechas y sigue habiendo un riesgo. Sólo podemos continuar haciendo presión y encontrando una solución.
 
Hay quien insinúa que al gobierno galo no le interesa excesivamente facilitar el acceso porque Francia también tiene pistas...
Entiendo que se pueda pensar, pero no nos favorece entrar en la polémica. Con estas condiciones de nieve tampoco es fácil acceder a Font-Romeu y me consta que cuando hay cierres de los accesos, los comerciantes del Ariege están preocupados. Sí, reconozco que quizás alguna vez lo he dicho y lo he pensado, pero para la región del sur de Francia es importante que la carretera esté abierta.
 
¿Como ven que las estaciones catalanas hayan abaratado precios y la presión que ejercen?
Es una presión seguramente legítima desde su punto de vista. Creo que nosotros competimos con otro registro. Algunas estaciones han bajado precios, pero aquí tenemos un producto muy diferente y la oferta de país, que es única en la región. Y si creemos en el producto debemos hacer valer y debemos tener el posicionamiento de precio, de calidad y de excelencia que creemos que se merece. Hay que preocuparse por la competencia pero seguir con nuestra línea y el cliente sabe valorar, y no sólo decide por el precio.  
 
Pero el esfuerzo para mantener el precio del forfait no siempre va acompañado de tarifas hoteleras adecuadas con la categoría que les corresponde...
Es cierto que, con productos empaquetados, cuando veo que hay fines de semana que prácticamente hotel y forfait cuesta el mismo que un forfait de fin de semana... ostras. Hay un riesgo: si digo que queremos posicionar el producto con la calidad y luego ves esto... sí puedo entender que pueda sorprender. Por otra parte, no nos engañemos, uno de los puntos positivos de Andorra es la capacidad hotelera y que es un destino accesible en precio. El debate puede estar en cuánto a lo accesible que debe ser. Es un debate más de país donde hay demasiados actores implicados, demasiados intereses hoteleros, y es difícil que lleguen a un acuerdo. También hay una cosa: un hotel de cuatro estrellas que venda por cincuenta euros la habitación... el cliente lo puede encontrar sospechoso. Y no interesa esta desconfianza que puede generar.
 
¿Qué piensa de que no haya una clasificación hotelera?
Este es otro debate. Si se quiere ser serio a escala internacional claramente se debería revisar, porque no encaja con los estándares internacionales. Es por el interés de todos que hay que mantener una dinámica y no estar por debajo de un nivel de precio de una categoría. ¿Qué pasa? La reflexión es legítima, pero hacerla en contexto de crisis es muy difícil, porque al final la realidad es que la anticipación de compra es cada vez menor y es muy duro no saber cómo irá el fin de semana.
 
¿Ven una oportunidad en el aeropuerto de la Seu?
Se deben acabar de entender mejor los detalles del proyecto, que tal vez puede captar clientes de estancia más corta, como Madrid o Baleares. Lo fundamental será saber el punto de salida de los aviones.
 
Desde que está en Grandvalira, ha tenido que mediar con las tensiones que pueda haber habido entre Ensisa y Saetde?
En el año que llevo no me puedo quejar porque me han facilitado mucho el trabajo. Y al final el mejor indicador son los resultados y han sido buenos. No negaré que soy consciente de que había tensiones. Al final, con el modo de funcionamiento, hay Grandvalira de cara al cliente pero operativamente somos tres empresas para dar el servicio. Y el mayor reto, seguramente, es hacer funcionar este triunvirato. Ahora estamos en un momento de tranquilidad. Obviamente a veces hay tensiones y son sanas porque al final el mismo funcionamiento hace que haya cierta competencia interna. Tenemos muy claro cuáles son las prioridades y son compartidas.
 
Pero en verano no se va a la una y parte de la estación decide no operar...
Antes de que yo llegara se decidió que Grandvalira se focalizaba en las actividades de invierno y no en las de verano. Por lo tanto, en verano hay una situación que visto desde el cliente es difícil de explicar. Seguramente es legítimo plantearse que quizá todos podríamos salir beneficiados de que se hiciera como en invierno. Creo que todos vemos el interés de poder utilizar Grandvalira en verano y no descarto que podamos llegar a ello. Pero de momento, no nos engañemos, el grueso de la facturación está en invierno.   
 
Si siempre se habla de la necesidad de desestacionalizar y no hay unión para operar en verano...
Sí que es un tema que se habla. Somos conscientes de que en Andorra desestacionalizar a es prioridad, pero para Grandvalira ahora no es una prioridad.
 
¿Cómo ve las acciones de Andorra Turisme, como el Cirque du Soleil y la promoción con Disney?
Personalmente me cuesta entender que se sea crítico. Primero, porque decidir incrementar el gasto en promoción en un contexto de crisis es una apuesta fuerte y totalmente necesaria. Pensamos que competimos con otros mercados que también invierten. La otra apuesta es hacerlo de manera concertada, y ya hay sinergias. Y si algo se debe valorar es la creatividad de las acciones.
 
 
Fuente original: 
Autor: Cinta Audí
 
0
Sin votos (todavía)
Su voto: Ninguno

¿Te ha parecido interesante?  Recibe las últimas noticias y reportajes Recibir

Comenta este reportaje

Inicie sesión o regístrese para comentar