Enric Barbier (Grandvalira): "el transporte por cable es el más seguro del mundo"

Enric Barbier: "el transporte por cable es el más seguro del mundo"
Lun, 07/06/2021 - 20:52
Para saber más sobre la seguridad de los diferentes tipos de remontes, entrevistamos al director técnico de Grandvalira Ensisa, que participa en la elaboración, revisión y evolución de la normativa de transporte por cable a nivel europeo.
El pasado 23 de mayo, se vivió una jornada negra tras caer al vacío una cabina de un teleférico en Mottarone (Italia) causando la muerte de 14 de sus ocupantes. Se trataba de un remonte antiguo, aunque había pasado todas las revisiones. Finalmente, un accidente combinado con una negligencia provocó el desastre.
 
La posibilidad que se precipite una cabina al vacío es prácticamente imposible. Así lo aseguran los principales operadores europeos del transporte por cable, que aseguran que con un correcto mantenimiento y revisiones periódicas los teleféricos son un medio de transporte más fiable que existe.
 
Para conocer más sobre el transporte por cable en las estaciones de esquí y como se realiza el mantenimiento de telesillas, telecabinas y teleféricos, entrevistamos a Enric Barbier, director técnico de Grandvalira Ensisa -antes tuvo el mismo cargo en Arinsal- y una persona referente de Andorra a instancias internacionales en materia de transporte por cable.
 
Un gran profesional con una dilatada trayectoria -más de 40 años en el mundo de la nieve y los remontes mecánicos- participa en la elaboración, revisión y evolución de la normativa vigente sobre transporte por cable a nivel europeo, la EN 1709:2006.
 
Foto: Grandvalira
 
 Lugares de Nieve: ¿El accidente de Mottarone influirá en la regulación del transporte por cable? ¿Habrá un antes y un después de esta tragedia?
Enric Barbier: Por lo que sabemos hasta ahora no lo creo, pero falta conocer los motivos por los que se rompió el cable. En este tipo de teleféricos más viejos la cabina va fijada sobre el cable tractor, con un culotte en cada punta del cable interrumpido a diferencia de los actuales, que van sobre un bucle continuo. Como el de Mottarone quedan pocos, en los nuevos la cabina lleva una pinza que se abre y permite desplazarla sobre el cable continuo para que el mismo punto no siempre reciba toda la presión y los esfuerzos.
 
Aún no sabemos exactamente que pasó en el teleférico de Mottarone, pero es probable que se rompiera por ese punto y la cabina no quedó inmovilizada sobre el cable rail. También seguimos sin saber por qué se rompió el cable tractor.
 
 LdN: ¿Se hubiera evitado la tragedia si hubiera funcionado el freno?
EB: Sin duda, porque el teleférico tiene dos cabinas -de subida de bajada- y la otra se quedó sobre el cable porque se activaron los frenos y no sucedió nada.
 
"Sobre el accidente de Mottarone, no se puede hablar de mala suerte si hay una negligencia. Si juegas con la negligencia te arriesgas mucho"
 
 LdN: ¿Mala suerte o negligencia?
EB: La mala suerte es cuando se suman una negligencia con un accidente. No se puede hablar de mala suerte si hay una negligencia. Si juegas con la negligencia te arriesgas mucho: si bloqueas un freno de emergencia abierto sabes que si ocurre algún accidente el freno no actuará.
 
Sabe mal, pero es que está en juego toda la credibilidad de la profesión y del sistema de transporte por cable, estadísticamente el más seguro del mundo si se compara el número de personas transportadas con el número de accidentes. Un accidente como el ocurrido en Italia puede poner en duda la credibilidad de todo el sector.
 
Foto: Grandvalira.
 
 LdN: Las estaciones de esquí utilizan diferentes tipos de remontes por cable: telesquís, telesillas, telecabinas, teleféricos, trenes cremallera. ¿Es posible que suceda la caída de un teleférico como ocurrió el pasado 23 de mayo en Italia? ¿Por qué?
EB: Todos trabajamos para que no suceda nunca y ha habido accidentes a lo largo de la historia de rotura de cables o caída de cabina, pero fueron por otros motivos, ajenos a la propia instalación, como los casos en los que un avión cortó el cable. Entonces no hay nada que podamos hacer, pero por si solo el cable no se puede romper.
 
"La mayoría de los constructores de teleféricos ya no prevén el freno de emergencia de la cabina, porque los controles continuos del cable son tan importantes que garantizan que nunca se rompa"
 
 LdN: La evolución en el transporte por cable es constante. ¿Con un teleférico más moderno este accidente no hubiera ocurrido?
EB: El riesgo cero no existe, pero podemos imaginar que ocurra. La mayoría de los constructores de teleféricos ya no prevén el freno de emergencia de la cabina, porque los controles continuos del cable son tan importantes que garantizan que nunca se rompa. Se considera que el freno, en general, tiene más riesgos que beneficios en la mayoría de las situaciones.
 
Reparación de la guía de un telesilla. Foto: Grandvalira.
 
● LdN: ¿Cómo se certifica que las instalaciones están en un estado óptimo?
EB: Existe una reglamentación europea que cada país adapta en función de sus propias normativas. Se trata de una directriz europea muy estricta y que los estados deben adaptar a sus propias reglamentaciones, que prevé reglas específicas para los cables y controles anuales de frenada, de procedimiento, de comportamiento de la instalación en una parada brutal en plena carga… Estas pruebas se realizan con una periodicidad anual y están certificadas por una empresa homologada por la Administración.
 
Los explotadores (estaciones de esquí, centros turísticos…) realizan sus propias revisiones de mantenimiento, que mayoritariamente tienen una función preventiva -aunque a veces hay de sustituir piezas-. Además, y antes de empezar la temporada, las instalaciones deben pasar la inspección de una empresa externa homologada que realiza toda una serie de pruebas y certifica que todo está conforme a la normativa vigente y a todas las medidas que exige el constructor.
 
"Antes del inicio de cada temporada, todas las instalaciones deben pasar la inspección de una empresa externa homologada que realiza una serie de pruebas y certifica que todo está conforme a la normativa vigente y a todas las medidas que exige el constructor"
 
LdN: ¿Cómo se verifica el cable de un remonte, teleférico o telecabina?
EB: La normativa exige un control periódico que varía en función de la antigüedad del cable. Un cable de nueva colocación se controla una vez instalado y al cabo de un año y luego cada tres y, en función de los resultados de cada control, sigue la misma periodicidad o recomienda más inspecciones. Incluso se puede llegar a determinar que hay que cambiar el cable.
 
Enric Barbier. Foto: Grandvalira.
 
● LdN: ¿Las medidas de seguridad en transporte por cable son las mismas en todos los países?
EB: La reglamentación europea es la misma para todos los países de la Unión, pero cada país la adapta a sus propias normativas y pueden existir pequeñas diferencias.
 
Por ejemplo, Suiza marca una vida máxima para los cables (30 años) e incluso los remontes, mientras que otros países como Francia, Andorra o España no establecen una fecha de caducidad siempre y cuando se sigan superando todas las inspecciones, por lo que podemos ver instalaciones con más de 50 años de vida.
 
"Aunque la normativa de seguridad de transporte es la misma en toda la Unión Europea, cada país adapta sus propias normativas. Por ejemplo, Suiza da una vida máxima a los cables de 30 años, pero ptros países como Francia, Andorra o España no"
 
● LdN: ¿Qué cuesta mantener una instalación como un telecabina o teleférico?
EB: Depende de múltiples factores, como el tipo de instalación o su ubicación. No es lo mismo poder acceder a todo el trazado de un remonte a pie o que se precise de un helicóptero. También depende de la edad del remonte, porque cuando más viejo es más costosa es la reparación debido a la frecuente sustitución de componentes por su edad.
 
La empresa explotadora debe valorar si merece la pena ir sustituyendo piezas o cambiar el remonte por uno nuevo. Además del coste del mantenimiento, cuando se trata de mantener o sustituir una instalación, también se tiene en cuenta si sigue cumpliendo la demanda o factores de imagen más difíciles de valorar.
 
Desmontaje de un balancín para su revisión periódica. Foto: Grandvalira.
 
● LdN: ¿Hay una edad tope para los remontes?
EB: La historia nos demuestra que siguen funcionando y muy bien telesquís y telesillas muy viejos en toda Europa y que muchos, si se han jubilado, no es porque ya no funcionen, sino porque se han quedado obsoletos para satisfacer la demanda. El esquiador quiere un remonte rápido, donde no se hagan colas…
 
● LdN: ¿Es igual mantener un teleférico en una estación de esquí expuesto a nieve y temperaturas extremas que en otros lugares, por ejemplo, cómo Montserrat?
EB: Cuando peor son las condiciones más costoso es el mantenimiento de una instalación. No tiene nada que ver arreglar una pieza a 3.800 metros en la Aiguille du Midi de Chamonix que hacerlo en Montserrat.
 
Y cuando más duras las condiciones climatológicas también más sufre el material por lo que hay que ser más rigurosos.
 
Balancín desmontado y revisado. Foto: Grandvalira.
 
● LdN: ¿Qué mensaje de tranquilidad transmitiría a quienes dudan de la seguridad del transporte por cable?
EB: No se puede decir que lo que ha ocurrido en Italia no ocurrirá nunca aquí, porque hay imprevistos que pueden darse situaciones que no has imaginado nunca, pero sí puedo asegurar que el transporte por cable es el transporte más fiable y que todas las empresas que explotamos este tipo de instalaciones trabajamos minuciosamente para que no haya accidentes y la seguridad de las personas es lo primero.
 
Foto: Grandvalira.

 

4.5
Total: 4.5 (2 votos)
Su voto: Ninguno

Ubicación del reportaje

¿Te ha parecido interesante?  Recibe las últimas noticias y reportajes Recibir

Comenta este reportaje

Inicie sesión o regístrese para comentar