Xabier Ajona: "Por el momento, no está en mis planes ampliar Arcalís"

5383
Imagen de Xabier Ajona

Autor

Mié, 08/10/2014 - 19:09
El nuevo director del sector de Arcalís de Vallnord, Xabier Ajona, explica los cambios que ha empezado a implementar para enderezar la situación financiera de la estación y se fija como objetivo pasar de los 170.000 a los 200.000 esquiadores
El nuevo director de Vallnord Arcalís, Xavier Ajona, ha tenido ya unas semanas para analizar la situación financiera y estructural del sector esquiable del valle del Norte andorrano, y en esta entrevista a un periódico local se fija como objetivo pasar de los 170.000 a los 200.000 esquiadores, un hito que daría opción a girar los resultados negativos de los últimos ejercicios.
 
 
¿Cómo has encontrado la estación?
Por un lado, en cuanto a infraestructuras, a pesar de lo que pueda parecer y por lo que es la dimensión de Arcalís, la estación está muy bien si se compara con los remontes que hay en el resto del Pirineo. 
 
También estamos bien en cuanto a restaurantes, y sorprendentemente bien en toda la infraestructura interna. Pero es verdad que, en la generación del servicio a partir de esta infraestructura, tenemos que mejorar muchísimo, y todo el equipo tenemos un gran papel que jugar.
 
Nos estamos replanteando todos los procesos de trabajo para ir mejorándolos, aunque, evidentemente, esto no será de un día para otro ya que se llevan muchos años con una misma dinámica.
 
 
¿Qué mejoras se podrán ver ya esta temporada?
Estamos trabajando para crear un nuevo punto de alquiler de material en el sector de Els Planells, para mejorar el servicio teniendo en cuenta que la escuela de esquí y la zona de debutantes se encuentran allí.
 
En este mismo sector queremos instalar una zona de consigna para guardar el material y cambiar el servicio y el producto de la cafetería de Els Planells, que es el restaurante que actualmente gestionamos directamente.
 
También estamos estudiando nuevas soluciones en el transporte interno de la estación, para poderlo hacer más personalizado. Y a partir de ahí, priorizaremos todo lo que sean modificaciones de los procesos de trabajo para dar un mejor servicio sin tener que hacer una inversión directa, porque actualmente la tenemos muy limitada.
 
 
¿Os habéis marcado un objetivo de incremento de esquiadores?
En Arcalís, el número de esquiadores depende mucho del clima. Si es un año de mucha nieve, nosotros sufrimos porque los aludes obligan a cortar la carretera, y cada día de cierre supone un porcentaje importante de la facturación anual y un descenso del volumen de esquiadores. Por el contrario, si la temporada es de poca nieve, por tener una situación envidiable respecto al resto, recibimos más gente.
 
Partiendo de que durante la temporada pasada el número de esquiadores estuvo alrededor de los 170.000, si tuviera que ponerme un objetivo, teniendo en cuenta las limitaciones que tenemos, si pudiéramos llegar a estar cerca de los 200.000 sería un muy buen objetivo para este año. Sin embargo, por mucho que nosotros mejoramos todos estos servicios, el impacto no se producirá hasta la siguiente temporada, que es cuando se verá mucha más gente que vuelva y cuando conseguiremos fidelizar a los clientes.
 
¿Qué opinas de las soluciones que se han planteado para evitar los problemas de la carretera, tales como construir un remonte desde El Serrat o Llorts?
Yo creo que ahora mismo no es el momento de evaluar grandes inversiones, al menos en cuanto a los remontes, ya que primero tenemos que mejorar nuestro servicio.
 
Sí creo que una mejora en la carretera nos ayudaría muchísimo, y a partir de aquí podríamos evaluar cuáles son los siguientes pasos, pero antes de plantearse si hace falta un telecabina y desde dónde, creo que hay muchísimas cosas a hacer, ya que, por ejemplo, la misma base de la estación necesita una mejora importante.
 
Además, actualmente no tenemos zonas comunes cubiertas, no tenemos un aparcamiento cubierto, el cliente hace las colas en la calle, etc. Además, con las experiencias que hay en el país de inversiones de este tipo, creo que no hay que pensar sólo en el dinero que se necesita para instalarlo, sino que después tiene que ser sostenible medioambientamente.
 
 
¿La posibilidad de ampliar el dominio esquiable está sobre la mesa?
Tampoco es algo que esté en mis planes, porque hay tantos aspectos básicos con los que tenemos que trabajar y mejorar que es complicado pensar en esta opción. Evidentemente iremos planificando el futuro para no ir poniendo parches a las cosas según vayan apareciendo, pero en este momento aún es muy temprano para analizar esta opción.
 
Hace un mes que llegué, y nos hemos centrado en solucionar los problemas que se dan en el día a día y analizar bien toda la situación financiera de la empresa, ya que no es la que a todos nos gustaría. Lo que me estoy encontrando en Arcalís es que el personal en general está con muchas ganas de ver y de generar cambios, porque son muy conscientes de la situación que tenemos.
 
Yo ya he dicho que veo futuro en la estación, sino no estaría aquí. Evidentemente, la situación es delicada, hay cosas que están peor de lo que podría parecer, pero también hay cosas que están bastante mejor de lo que yo pensaba, porque la base importante de inversiones está hecha, y ahora lo que tenemos que hacer es aprovecharla.
 
 
¿La solución pasa por encontrar capital privado?
Los inversores privados son inversores privados, y esperarán a ver cómo se desarrolla todo antes de mostrar ningún tipo de interés.
 
Si ellos ven que las cosas van bien, llegarán, pero de momento somos nosotros los que tenemos que sacar todo esto adelante, primero se debe ordenar la casa y, una vez ordenada, ya veremos qué es lo que se va planteando.
 
 
¿Crees que la estructura de Vallnord actual debería cambiar?
Yo creo que Vallnord es una marca muy fuerte, muy potente, con un reconocimiento del mercado que es innegable, y a partir de aquí evidentemente es posible que, viendo los resultados, nos tengamos que plantear de hacer algunos cambios en relación a la comunicación y el resto, pero es algo que tendremos que decidir los dos directores en su momento, junto con el director general, para intentar captar los mercados más adecuados para cada uno de los sectores del dominio.
 
 
¿Habrías hecho una política de precios diferente?
Es complicado. Sí que probablemente habría querido aportar mi visión a la hora de cerrar los tarifarios, aportando algunas diferencias. No sé si subiendo o bajando el precio, lo que yo creo es que Vallnord, como marca global, tiene dentro dos dominios esquiables geográficamente separados y con características extremadamente diferentes, y que, por tanto, se pueden enfocar a mercados diferentes. A partir de aquí, debemos ver lo que más se ajusta en beneficio de todos.
 
 
¿A qué tipo de mercado debe centrar los esfuerzos Arcalís?
Creo que uno de los puntos fuertes que tenemos en Vallnord es la complementariedad de nuestros dominios, porque son muy interesantes para mercados diferentes.
 
Pero esto no quiere decir que Arcalís sea sólo 'freeride' o deportes de adrenalina, porque no deja de ser una estación con un paisaje probablemente los más alpinos del Pirineo, con zonas de bosque, zonas más abiertas con muchísima nieve y, al mismo tiempo, laderas con diferentes orientaciones que hacen que siempre haya sol en algún punto.
 
Aunque pueda parecer una estación pequeña, tenemos más hectáreas de dominio esquiable que muchas otras estaciones con más pistas y más remontes, y por eso tenemos esta fortaleza hacia el freeride. Además, también tenemos un producto infantil muy bueno, la pista verde más larga del Pirineo, una zona de esquí intermedio con mucha nieve en el sector de la Coma, y acceso rodado hasta 2.200 metros, lo que nos puede permitir desarrollar nuevos productos de cara al futuro. Por lo tanto, hay recorrido.
 
 
¿El objetivo es ir más allá de ser una estación de referencia en el ámbito del fuera pista?
El freeride no dejará de ser la marca de Arcalís, nuestra imagen más importante, más allá de que trabajamos otros ejes y otros servicios, porque no podemos vivir sólo de esta disciplina. Pero sí es verdad que estamos trabajando para darle a todo el producto freeride una homogeneidad y una integridad que quizás hasta ahora no tenía.
 
Tenemos cuatro vertientes de dos valles que realmente tienen terreno para todos para practicar el freeride, y a partir de ahí debemos encontrar la manera de dar una cohesión a las diferentes partes del producto, que ayuden a poder explotarlo como se merece.
 
Además, este año tenemos el Freeride World Tour, la Copa del Mundo de esta disciplina que, por primera vez, celebrará una prueba en los Pirineos, y concretamente en Arcalís. Las otras paradas de este evento son Chamonix, Kitzbuhel, Alaska y Verbier. Por lo tanto, esto significa que estaremos en los ojos del mundo en una modalidad tan importante como es el freeride.
 
 
¿Qué cambios se harán a nivel del personal?
Si yo hubiera entrado diciendo que sobra gente, para empezar me estaría equivocando, me estaría precipitando. Primero tengo que conocer cuáles son las necesidades de la estación y lo estamos analizando, pero antes de reducir la plantilla de fijos debemos saber si esto es factible sin afectar el nivel de servicio de la estación.
 
Actualmente, también estamos analizando si las inversiones que estaban previstas eran las más adecuadas para la estación, y ya he frenado una de 110.000 euros para la renovación de unos armarios de una sala de bombas porque hubieran quedado obsoletos en poco tiempo.
 
Por tanto, lo que se está estudiando es el mejor aprovechamiento de los recursos existentes, tanto económicos como de equipo. Lo que sí estamos viendo es que hay algunos equipos en los que se puede aplicar una mayor polivalencia, pero eso no quiere decir reducir la plantilla de personal fijo, sino que entre algún temporero menos. Por otra parte, también estamos pensando en volver a asumir algunas tareas que se habían externalizado, porque tal vez ya tenemos un equipo bastante grande para asumirlas nosotros mismos.
 
 
¿Se mantendrá la externalización de los restaurantes?
No. Esta temporada seguiremos como estamos porque los contratos están firmados, pero a partir de finales de temporada iremos analizando cuáles son los siguientes pasos a dar para que los resultados de la sociedad puedan ir mejorando, trabajando en los ejes que para nosotros son estratégicos más allá de los forfaits, que son la escuela, el alquiler y la restauración.
 
Estos son nuestros negocios estratégicos y en los que tendremos que poner el ojo más profundamente, y por eso ya de cara a este año se han tomado decisiones para que el alquiler de material tenga un mejor resultado.
 
 
¿Cómo ves el sector de la nieve después de 10 años alejado del país?
Aún no he podido ver demasiado cosa, pero he estado siguiendo la evolución que ha habido desde fuera, y más que en comunicación, que quizá desde Argentina es difícil percibirlo porque allí no llega, sí he constatado la apuesta de las estaciones por los eventos, cada vez más internacionales y con más eco tanto en los mercados cercanos como los lejanos.
 
Se están buscando nuevos mercados que tradicionalmente habrían estado fuera de nuestro alcance, y yo considero que se está haciendo un buen trabajo, y la prueba está en que a pesar de las dificultades económicas que han tenido nuestros mercados más cercanos, sobre todo el español, las estaciones han podido seguir tirando adelante y creo que con unos resultados que de cara al futuro deberíamos ir mejorando.
 
 
Entrevista original de: Ara Andorra
 
 
5
Total: 5 (1 voto)
Su voto: Ninguno

Ubicación del reportaje

¿Te ha parecido interesante?  Recibe las últimas noticias y reportajes Recibir

Comentarios

Páginas

Comenta este reportaje

Inicie sesión o regístrese para comentar