Head revolucionó el esquí: de manos de artesanos de la madera a manos de ingenieros

3559
Head revolucionó el esquí: de manos de artesanos de la madera a manos de ingenieros

“Si hubiera sabido que tomaría 40 versiones antes de que el esquí fuera bueno, podría haberlo dejado..." Foto: Head

Lun, 03/02/2020 - 13:07
"Si la madera fuera el mejor material, todavía estarían haciendo aviones con madera".
Fue hace 68 años que el visionario americano Howard Head (que no ‘hit’), ingeniero aeronáutico y pionero, decidió hacer sus propios esquís porque no estaba contento con los que se vendían. Así, fabricó los primeros esquís de aluminio, de ahí el logo: la punta del esquí con el clavo.
 
Nacido el 31 de julio de 1914 en Filadelfia, este visionario se graduó de Harvard en 1936 con un título en ciencias de la ingeniería. Se mudó a Baltimore a principios de la década de 1940 y comenzó a trabajar como ingeniero de aeronaves para la Compañía Glenn L. Martin, que diseñó y construyó aviones durante la Segunda Guerra Mundial.
 
 
En el invierno de 1947, Howard Head estaba tomando un tren desde Stowe, Vermont, de regreso a su casa en Baltimore, Maryland, con algunos amigos. Acababa de intentar esquiar por primera vez. Le gustó la experiencia, pero se sintió "humillado y disgustado" por haber esquiado muy mal. Cada vez que intentaba hacer un giro, terminaba de bruces en la nieve.
A pesar de saberse torpe y desgarbado para el deporte, Howard Head, se dio cuenta de que algunos de sus torpes esfuerzos para esquiar se debieron quizás a los esquís mismos.
Los esquís estaban hechos de madera y eran largos, pesados y torpes. este soñador culpó a los esquís que usaba para algunos de sus problemas de esquí y decidió que necesitaba construir nuevos esquís con un material diferente.
 
Estaba convencido de que un mejor diseño, con materiales ligeros para aviones, transformaría los esquís y los haría más fáciles de maniobrar y una mejor experiencia para cualquier persona, desde aficionados como él hasta profesionales de esquí competitivos. "Si la madera fuera el mejor material, todavía estarían haciendo aviones con madera", dijo.
 
Fue en ese viaje en tren de regreso a Baltimore, que Howard Head comenzó a esbozar su idea aproximada en una servilleta. El ingeniero de 32 años pensó que podría diseñar mejores esquís construidos con aluminio y plástico para aviones.
 
 
Tomó los 6.000 dólares que había ganado jugando al póker y alquiló una pequeña sección de una tienda de electrodomésticos de Albert Gunther Inc, en un callejón de Biddle Street, en Baltimore. Renunció a su trabajo y comenzó a trabajar construyendo su primer prototipo de esquí laminado flexible. Convenció a tres mecánicos de Martin Aircraft para que trabajaran con él durante las tardes y los fines de semana.
 
Construyeron no solo los esquís, sino también el equipo para fabricarlos. Juntos, Head y su equipo de producción hicieron seis pares de esquís ese primer año. Los esquís eran esencialmente sandwiches de metal: dos capas de aluminio con paredes laterales de madera contrachapada alrededor de un núcleo de panel de plástico.
 
Como buen emprendedor se apresuró a regresar a Stowe, Vermont, durante la época de Navidad de 1948 para mostrar sus esquís a los instructores de esquí. Seis de los siete pares que llevó a la demostración, se rompieron justo cuando los instructores los flexionaron con sus manos. Head esquiaba con el último par, que también se rompió.
 
Uno de los instructores de Stowe, Neil Robinson, animó a Head y se ofreció a seguir probando sus nuevas creaciones de esquí. Ese refuerzo fue suficiente para mantener a Head en ello.
 
 
Howard siguió diseñando nuevos esquís y enviándolos a Robinson, quien los probaría y luego los devolvería cuando se rompieran. Head pudo ver todos los defectos en sus diseños y seguir mejorando.
 
Al final del primer invierno, pudo crear esquís que eran la mitad de pesados, pero igualmente fuertes que los pares de madera tradicionales en uso. Construyó 39 versiones más en los próximos dos años. Todos se rompieron.
 
A pesar de los repetidos fracasos, como buen hombre de negocios, se negó a rendirse. Se quedó sin dinero y recurrió a sus amigos en busca de ayuda, pidiendo prestado efectivo para continuar su aventura. Su persistencia convenció a su equipo de producción para quedarse incluso cuando no podía pagarles.
 
Después de tres años de fracasos, Head estaba casi listo para rendirse. Vivía en un sótano con 20 dólares al mes. Se dio cuenta de que tenía que hacerlo funcionar o dejarlo y conseguir otro trabajo.
 
Head persiste y en la primavera de 1950, se presentó en Tuckerman's Ravine en New Hampshire, y le pidió al veterano de la 10ª División de Montaña, Clif Taylor, que había probado versiones anteriores para Head, que probara algunos esquís nuevos. Taylor lo hizo y, para su entusiasmo mutuo, ¡los nuevos esquís funcionaron en todas las condiciones imaginables de nieve!
 
 
A este visionario le había costado tres años desde ese fatídico viaje a Stowe, Vermont, pero en 1950, por fin, diseñó y construyó el HEAD Standard, un esquí flexible de metal, plástico y madera contrachapada que era tres veces más flexible que los esquís de madera y podía girar fácilmente en cualquier condición de nieve.
 
Howard utilizó principios estructurales de la industria aeronáutica y nuevos materiales más livianos para construir mejores equipos de esquí. Sus esfuerzos revolucionaron la industria del esquí, sacándola de las manos de los artesanos de la madera y colocándola directamente en el dominio de científicos e ingenieros.
 
Head viajó por todo el país vendiendo sus nuevos esquís fuera de su camioneta en estaciones de esquí y estacionamientos. Los esquís se vendieron rápidamente. Al principio, la gente se mostró escéptica y los calificó de "tramposos", ya que hicieron que girar fuera mucho más fácil.
 
HEAD Skis se vendían como hotcakes en Colorado y Nueva Inglaterra, ¡y los instructores de esquí alentaban a los nuevos estudiantes a esquiar solo con el nuevo equipo!
El nuevo esquí de Head revolucionó el deporte. En 1966, la HEAD Ski Company empleaba a 500 personas, vendía 300.000 pares de esquís al año en 17 países y ganaba 25 millones de dólares anuales.
 
Muy pronto, los esquiadores olímpicos utilizaronsu material tanto en los Estados Unidos como en Europa, dominando la competencia en los Juegos Olímpicos de Invierno de 1964 y 1968. En los Juegos Olímpicos de 1964 en Innsbruck, Austria, Billy Kidd de Steamboat, Colorado, se convirtió en el primer hombre estadounidense en ganar una medalla de esquí alpino. Ganó una medalla de plata en el slalom con esquís Head.
 
Howard Head había logrado revolucionar la industria del esquí, alentando a nuevas personas a probar el deporte, facilitando el esquí en general y ayudando a las personas a convertirse en mejores esquiadores.
 
La empresa  ayudó a popularizar el esquí alpino en los Estados Unidos; El innovador equipo facilitó el giro. En un par de años, se convirtió en el principal proveedor de esquís alpinos en los EE.UU. E influyó en el diseño del esquí en todo el mundo.
 
HEAD tuvo tanto éxito que, los esquís de la compañía dominaron el creciente mercado de fabricación de esquís, contribuyendo con casi la mitad de todos los esquís en el conjunto del país durante los siguientes 20 años.
La compañía luego se diversificó en tenis y otros deportes de raqueta; su producto más notable fue la innovadora raqueta Arthur Ashe, construida en nido de abeja de aluminio.
 
En 1971, Head vendió su negocio a AMF por 16 millones de dólares, explicando que la compañía había crecido más allá de su capacidad para administrarlo. Comenzó a jugar al tenis a los 60 años y construyó una cancha subterránea en su casa.
 
Gastó mucho dinero y esfuerzo en aprender a jugar tenis. Sin embargo, no mejoró la forma en que había esperado. Head compró una máquina de bolas Prince para practicar tenis. Rediseñó la máquina e invirtió en la empresa, patentando las mejoras que había realizado. ¡Una vez más, su juego de tenis no mejoró!
 
Howard Head siguió jugando tenis y esquiando el resto de su vida. Head se casó con Martha Fritzler, quien compartió su amor por el esquí y se estableció en Vail.
 
Head lanzó el Centro de Medicina Deportiva Howard Head para ayudar a los atletas en 1987 y también apoyó numerosas otras causas. Fue incluido en el Salón de la Fama del Museo de Esquí y Snowboard de Colorado en 1990 a la edad de 75 años, un año antes de su fallecimiento (3 de marzo de 1991).
 
 
Head es recordado hasta el día de hoy con cariño en las pistas de esquí que frecuentaba en Aspen y Vail, Colorado. Sus dos inventos, el esquí de metal y la raqueta de tenis de gran tamaño, se exhiben permanentemente en el Instituto Smithsonian, con la inscripción alabando a Head como el "santo patrón de los atletas promedio".
 
Después de una serie de adquisiciones, la sede central de HEAD NV se encuentra actualmente en Kennelbach (Austria). En la acualidad, el director director ejecutivo de la fábrica de implementos deportivos HEAD es Johan Eliasch, empresario sueco, banquero y productor de cine, entre otros.
 
Un vídeo para finalizar:
4.333335
Total: 4.3 (3 votos)
Su voto: Ninguno

Ubicación del reportaje

¿Te ha parecido interesante?  Recibe las últimas noticias y reportajes Recibir

Comenta este reportaje

Inicie sesión o regístrese para comentar