Informe: 259 aludes en el Pirineo catalán durante el invierno 2019-2020

861
Informe: 259 aludes en el Pirineo catalán durante el invierno 2019-2020

Una avalancha o deslizamiento se produce cuando una masa importante de nieve acumulada pierde su equilibrio y rueda o desliza en cascada por la pendiente de una montaña.

Jue, 04/06/2020 - 17:52
El riesgo de aludes de este invierno en el Pirineo catalán se ha situado por debajo de la media. Se han registrado 259 aludes, un 4% menos que el invierno anterior, y un accidente mortal.
El grado de peligro por aludes en Catalunya durante la temporada invernal 2019-2020, finalizada en mayo, se ha situado en 1,7 sobre 5, por debajo de la media habitual, que es de 2,1 sobre 5, según datos de el Institut Cartográfic y Geológic de Catalunya (ICGC).
 
Sin embargo, este grado de peligro ha sido algo superior al de la temporada anterior (2018-2019), cuando fue de 1,4. Este hecho se debe, en parte, a dos situaciones muy nivosas concentradas en el Pirineo más oriental (Ter-Freser) durante diciembre de 2019 y al temporal Gloria del mes de enero de este año.
 
Por otra parte, durante la temporada invernal 2019-2020, Catalunya ha registrado 259 aludes, un 4% menos que los 270 de la temporada anterior (2018-2019). El ICGC recoge todos estos fenómenos, con el detalle de dónde se producen, en su Base de datos de aludes
 
Boletín Riesgo Aludes 22 de enero de 2020. Niveles muy altos de riesgo en la parte oriental debido a las precipitaciones del temporal Gloria.  Foto Institut Cartogràfic i Geològic de Catalunya
 
Catalunya tiene 1.300 km 2 de terreno con riesgo de avalancha y, aunque cada año es muy diferente, se registran entre 250 y 300 aludes por temporada. La actividad registrada esta última temporada entra, pues, dentro de la normalidad, así como también la accidentalidad (1 accidente mortal). El ICGC evalúa también la estabilidad del manto nivoso y los problemas típicos que pueden producir peligro de aludes, e informa diariamente de esta peligrosidad (de débil, 1, a muy fuerte, 5).
 
Existen cinco problemas típicos que pueden producir riesgo de aludes. Estos son una nevada reciente; acumulación de nieve transportada por el viento; capas de nieve débiles fruto de nevadas antiguas; nieve húmeda, y deslizamiento de la capa de nieve sobre el suelo. Los problemas típicos de aludes complementan el grado de peligro, que se predice en base a la escala europea de peligro de aludes, que de débil (1) a muy fuerte (5).
 
Temporal Gloria con acumulaciones de nieve de hasta 140 cm provocando riesgo de aludes en le Pirineo más Oriental. Foto Institut Cartogràfic i Geològic de Catalunya

Nieve húmeda y venteada, principales problemas esta temporada

El invierno de 2019-2020 se sintetiza en cuatro grandes episodios de precipitación que se han alternado con periodos de estabilidad y con la actividad de aludes naturales relacionada, sobre todo, con la nieve húmeda. En cambio, la accidentalidad por aludes en el Pirineo ha estado asociada especialmente a la nieve venteada y se ha concentrado en diciembre de 2019 y en marzo de 2020.

Así, las nevadas abundantes de noviembre de 2019, el frío y las capas débiles del manto avanzaron la emisión de los Boletines de peligro de aludes. En diciembre se producen los primeros accidentes por aludes causados ​​por las lluvias (hasta 2.400 m), el manto humedecido y los aludes muy grandes por fusión en el Ter-Freser.

En enero de 2020, el temporal Gloria provocó que en tres días se acumularan como máximo entre 120 y 140 centímetros de nieve consolidada con nieve granulada y costras marrones.

Febrero fue un mes seco y con bastante estabilidad, mientras que en marzo, varios episodios de nevadas abundantes generaron el segundo episodio de accidentes, con el único accidente mortal de la temporada. Finalmente, en abril y mayo el manto entró en fusión por la lluvia y las altas temperaturas, con aludes de nieve húmeda pequeñas y medianas.

 
Temporal Gloria con acumulaciones de nieve de hasta 140 cm provocando riesgo de aludes en le Pirineo más Oriental. Foto Institut Cartogràfic i Geològic de Catalunya

La temporada, en vídeo resumen

El ICGC ha elaborado un vídeo resumen de la temporada de aludes, de dos minutos de duración, donde se muestra, a partir de imágenes y gráficos, la actividad de aludes de esta temporada, la valoración de los espesores de nieve, información del temporal Gloria, los tests de estabilidad del manto nivoso e información sobre la accidentalidad por aludes.

Además, como es habitual, con la finalización de la temporada se emite el último Boletín de Peligro de Aludes, donde se incluyen las recomendaciones sobre nieve y aludes a tener en cuenta fuera de la temporada invernal.

Al inicio de cada temporada, el ICGC edita un díptico, que se puede descargar de la página web, con información sobre los elementos que influyen en la formación de aludes y consejos para las personas usuarias de la montaña en invierno.

 
Purga. Fuente Lauegi
 
Sisterma de predicción y vigilancia de aludes

El ICGC elabora ordinariamente diversos productos y colabora en diversos protocolos de seguridad relacionado con las avalanchas, dado que es el organismo encargado del sistema de predicción y vigilancia por aludes en Catalunya. Así, durante la temporada invernal elabora el Boletín de Peligro de Aludes (BPA), de lunes a sábado, consultable en su web y con la posibilidad de suscribirse para recibirlo diariamente.

En el caso de la temporada 2019-2020, se comenzó a elaborar el mes de noviembre y ha finalizado este pasado mes de mayo. El Boletín de la temporada 2020-2021 se empezará a elaborar el 1 de diciembre de este año o antes si las condiciones de innivación lo aconsejen. Los aludes que se producen cada año se cartografían y se incluyen en la base de datos de aludes de Catalunya.

 
Escala europea Riesgo Aludes. Foto Lauegi-Aran
 
Igualmente, el ICGC se encarga de la vigilancia los siete días y las 24 horas durante la temporada invernal para dar cumplimiento al plan Allaucat, informa de la posibilidad de fusión de la nieve dentro del plan Inuncat e informa de los espesores de nieve a través del servicio InfoGruixNeu en el marco del plan Neucat, todos de Protección Civil. En relación a los espesores de nieve, esta temporada destaca especialmente la baja innivación en la Val d'Aran, con una fusión muy prematura en abril.

Por otra parte, el Instituto realiza las predicciones locales para cuatro estaciones de esquí gestionadas por Ferrocarrils de la Generalitat (FGC) y, cuando es necesario, apoya en el desencadenamiento de aludes de forma artificial.

Para llevar a cabo estas tareas, los técnicos del ICGC realizan trabajo de campo y de laboratorio, además de disponer de una red de observadores que permite cubrir todo el terreno.

 
5
Total: 5 (1 voto)
Su voto: Ninguno

¿Te ha parecido interesante?  Recibe las últimas noticias y reportajes Recibir

Comenta este reportaje

Inicie sesión o regístrese para comentar