La nieve: consecuencias climáticas

25115
La nieve: consecuencias climáticas

Imagen de satélite de Inglaterra bajo la nieve 11 enero 2010

Autor

Mar, 19/08/2014 - 22:50
En este último capítulo de la serie intentaremos englobar todo lo aprendido, para ver la importancia de la nieve, como afecta al planeta y a su clima en general

Capítulo sexto, La nieve: consecuencias climáticas

Enlace al capítulo anterior

La nieve es un factor importantísimo en el clima terrestre. La aparición o desaparición de ésta en una parte de globo modifica el clima no sólo de esa región, si no del globo entero. Esto hace que el estudio de la evolución de la nieve sea extremadamente necesario para predecir el comportamiento del clima en el futuro próximo y no tan próximo.

En invierno (noviembre-marzo) hay tanta nieve sobre el hemisferio norte que su peso modifica incluso la rotación de la tierra

bola del mundo con nieve

Imagen del polo Norte cubierto de nieve (http://www.muyinteresante.es/)

Pulse en las siguientes fotos para ampliar

Por otro lado el manto de nieve cubre la tierra dándole un color blanco que reflejará entre el 80% y el 90% de la luz solar que recibe. Esta misma tierra sin nieve reflejará apenas un 20% de esta radiación. Esto convierte a la nieve en un factor clave en el clima del planeta.

Se calcula que si todas las precipitaciones a nivel mundial fuesen en forma de agua (es decir no precipitase la nieve), aumentaría entre 5º y 10ºC la temperatura media de las latitudes polares. Otra consecuencia de la ausencia de nieve es el aumento del permafrost (capa del suelo permanentemente congelada en las regiones polares), debido a la ausencia de la capa de nieve que pueda mantener su temperatura en niveles elevados (cómo ya dijimos, una capa de nieve de más de 60 cm. Mantiene el suelo subyacente a una temperatura constante en torno a los 0ºC). Este aumento del permafrost puede tener consecuencias muy negativas ya que un suelo congelado no absorbe las precipitaciones dando lugar así a grandes inundaciones. Flora y fauna se verían también afectadas al no poderse alimentar sobre un suelo congelado.

tierra congelada

Representación de la tierra cubierta completamente de nieve (http://www.abc.es)

Glaciares

La nieve generalmente cae durante el invierno y se derrite durante la primavera y el verano. En zonas altas de montaña sin embargo puede ser que se mantenga todo el año. Los ventisqueros son ejemplos de lugares alpinos en los que se acumulan grandes cantidades de nieve que pueden permanecer todo el año. Al año siguiente este ventisquero (o cúmulo de nieve) recibe más nieve y se compacta más. Poco a poco va cogiendo tamaño y congelándose hasta convertirse en un glaciar.

aletschgletscher

Glaciar Aletsch en Valais, Suiza

Este cúmulo de hielo se desplaza por efecto de la gravedad hacia el valle como si se tratara de un río helado. La caída de más nieve sigue aumentando el peso y por tanto la velocidad del glaciar.

Aunque lento, este movimiento es tan fuerte que es el principal factor de formación de los picos que te deleitan cuando subes a los Alpes, Pirineos u otra cordillera.

Glaciar briksdal

Glaciar Briksdal en Noruega

Los glaciares sirven como reservas de agua dulce pero también como pistas de esquí de verano. Algunas conocidas estaciones como Zermatt o Alpe d'Huez abren también en la temporada estival sus puertas (como puedes ver en éste reportaje de lugaresdenieve). Esto se está viendo dificultado sin embargo por el proceso de calentamiento global.

La nieve constituye un importante recurso en forma de agua. Cuando el hielo del glaciar se derrite o la nieve caída en invierno se descongela al llegar la primavera, los ríos se llenan y aportan agua en estado líquido que puede ser utilizada para diversos fines. Es importante por tanto saber qué cantidad de nieve se ha acumulado para poder predecir con cuanta agua se contará en primavera.

Presa en Grimselpass

Detalle de una presa en el puerto Grimsel, Suiza

Para esto se pesa la nieve, lo que se puede realizar entre otros métodos pesando muestras y extrapolándolo a regiones enteras. Últimamente se están instalando sensores en el suelo que miden el peso de la capa de nieve sobre ellos en invierno. Estas mediciones son en cualquier caso extremadamente complejas debido a la variabilidad del manto níveo. Por esto cada vez se utiliza más la medición por satélite y/o simulaciones por ordenador con datos meteorológicos reales.

La nieve como hábitat

El vivir en la nieve no sólo significa frío sino también aridez, ya que el agua está congelada y por tanto fuera de la disposición de las plantas. Aunque algunos animales se la puedan comer para hidratarse, prefieren poner dirección sur en invierno y volver en verano. Otros animales como la marmota o los murciélagos hibernan en madrigueras o cuevas hasta que llega el buen tiempo. Otros animales sin embargo necesitan sobrevivir al invierno de alguna manera. Nosotros lo hacemos regulando nuestra temperatura por medio de acciones fisiológicas como el tiritar o el quemar grasa, pero otros animales de sangre caliente o plantas no poseen estos mecanismos. Éstos permiten que parte de su cuerpo se congele de forma temporal sin que eso afecte a su funcionamiento global.

Un caso curioso es el de las algas de nieve (conocidas en inglés como “Watermelon snow”). Si en primavera ves que la nieve tiene un tono rojizo. No se trata de sangre o arena del Sáhara si no de estas algas que son capaces de sobrevivir hasta 25 años congeladas y soportan temperaturas de -196ºC

watermelon snow

El llamado efecto watermelon snow (http://www-personal.umich.edu)

Algunas flores empiezan a desarrollarse antes de que la nieve se descongele por completo. Cuando el manto tiene un espesor de un metro, estas flores empiezan a recibir luz solar y entienden entonces que la primavera se aproxima y empiezan a florecer. Otras flores como la Corydalis son capaces de entremeter sus raíces por la nieve y sacar los nutrientes directamente de ésta.

Las plantas que se encuentren cubiertas por una capa de nieve de al menos 60 centímetros se aseguraran una temperatura casi constante de 0ºC durante el invierno por lo que no les será complicado sobrevivir. Otras plantas situadas en terrenos elevados donde se acumule poca nieve (por ejemplo en un pico) tendrán que ser capaces de soportar temperaturas muy inferiores cuando soplen vientos gélidos y muy superiores cuando luzca el sol. Así, por medio de las plantas que nos encontramos en verano, podríamos saber si se trata de una zona con grandes cúmulos de nieve o no.

 

Basado en el libro:  "Schnee" del WSL Institut für Schnee und Lawinenforschung SLF  en Davos (Suiza) ISBN-10: 386312054X

En el próximo y último capítulo/apéndice hablaremos de récords de nieve

Capítulos de la serie:

  1. La nieve: ese mágico elemento
  2. La nieve: del copo al manto
  3. La nieve: el manto níveo
  4. La nieve: el lado oscuro
  5. La nieve: ¿y si se acaba?
  6. La nieve: consecuencias climáticas
  7. La nieve: récords de nieve (Apéndice)

 

5
Total: 5 (2 votos)
Su voto: Ninguno

¿Te ha parecido interesante?  Recibe las últimas noticias y reportajes Recibir

Comentarios

Páginas

Comenta este reportaje

Inicie sesión o regístrese para comentar