La Mongie, historia de una moderna estación de esquí que nació en la Edad Media

16600
La Mongie, historia de una moderna estación de esquí que nació en la Edad Media
Jue, 21/01/2016 - 02:33
Hay historias que empiezan mucho antes de que nadie sea capaz ni siquiera de imaginarlas. La Mongie es uno de esos casos. Mucho se ha escrito sobre esta estación pero no lo han dicho todo...
Cuando llegué por primera vez a la Mongie los años 80 estaban aún en pañales; algunos "2 caballos" matrícula francesa se mezclaban en el aparcamiento que sigue habiendo en la entrada con los nuevos R-5 y Ford Fiesta con los que llegábamos. Recuerdo que me pareció una estación moderna pero a la que aires de otros tiempos no querían abandonar. 
 
He vuelto al Tourmalet varias veces desde entonces, la última hace apenas unos días, y aunque mi viaje era para disfrutar del esquí, también quería escribir un reportaje para Lugares de Nieve de la estación francesa. Sobre La Mongie hay ríos de tinta y no os descubriré aquí ni los kilómetros de pistas que tiene ni tendrá, ni sobre nada que podáis ver con vuestros propios ojos. Quizá sea cosa de los años, no sé, pero según corren, más me gusta echar la vista atrás
 
La Mongie en los años 60. Foto archivo
La Mongie en los años 60. Foto archivo. Click para ampliar
 
Historia de la Mongie
 
De los monjes de la Edad Media al "Pays de Juguete"
 
En la Edad Media, unos monjes Cistercienses se instalaban en el Valle de Campán, en los Hautes Pyrénées y fundaban la ya desaparecida Abadía de Escaladieu, paso obligado del Chemin du Piedmont por el que entraban desde Toulouse y Carcassonne los peregrinos a Santiago de Compostela
 
De aquellos monjes derivó el término Mongie para designar los pastos de altura en los que se fueron situando algunas cabañas para que los pastores se refugiaran junto a su ganado y que más tarde daría nombre a que la sería una de las primeras estaciones de esquí del sur de Europa.
 
Cantine du Tourmalet en la Route Thermale
Cantine du Col du Tourmalet. Foto archivo.Clic para ampliar
 
Con el paso de los siglos, el Col del Tourmalet fue utilizado para realizar intercambios comerciales entre el Valle de Campán y el de Bagnères, a uno y otro lado de las montañas, No fue hasta que en 1675, en tiempos del Pays de Toy (País del Hombre Pequeño o de Juguete) nombre con el que se llamaba esta región, cuando Madame de Maintenon y el Duque de Maine promovieron la construcción de un camino por el que trasladar su corte de Luchon a Biarritz.
 
Napoleón III, el Observatorio y la Edad Moderna
 
Unos 200 años más tarde, Napoleón III mandaba construir una verdadera carretera que, atravesando el Tourmalet, uniría para siempre los destinos de Barèges y La Mongie, muy a pesar de los vecinos por la desconfianza que se tenían entre sí. Esta vía se llama desde entonces la Route Thermale.
 
Con eso, la Edad Moderna daba sus primeros pasos, y en el último tercio del siglo XIX se iniciaba una gran obra para la época que sería determinante para el futuro de la región de los Altos Pirineos. Impulsada por el General Nansouty y un ingeniero llamado Vaussenat, se iniciaba la construcción del Observatorio Astronómico del Pic du Midi de Bigorre a nada menos que 2876 m de altitud.
 
Observatorio del Pic du Midi de Bigorre
Observatorio del Pic du Midi de Bigorre. Foto archivo. Clic para ampliar
 
Llegan las bicicletas y con ellas los primeros esquiadores
 
En los albores del pasado siglo, otro acontecimiento, esta vez deportivo, marcaría el rumbo definitivo que daría a conocer a La Mongie al mundo entero. En 1903, nacía la primera competición ciclista por etapas de la historia, el Tour de France. Siete años más tarde, gracias a la locura y el coraje de los organizadores, esta prueba llegó hasta el Tourmalet, un puerto de montaña mítico por su dureza y por las páginas que ha escrito en la historia del ciclismo y que llegan hasta nuestros días.
 
Unida al deporte desde entonces, a principios de los años veinte, llegaban tímidamente los primeros esquiadores a La Mongie. Pronto, el esquí en el Pirineo empezó a desarrollarse y en 1921, con la creación del Ski Club l´Avalanche en Barèges, comenzaron las primeras competiciones de ski de fondo y saltos en las que destacó François Vignole, campeón de  Francia en varias ocasiones y vecino de la comarca.
 
Estación de tranvía de Campan
Estación de tranvía de Campan. Click para ampliar. Foto archivo
 
La construcción de un tranvía por la Compagnie des Chemins de Fer du Midi acercó este incipiente deporte a los ávidos aventureros que eran entonces los esquiadores a las montañas del Tourmalet, si bien en pocos años eran sustituidos por autobuses a causa de varios accidentes que acabaron con el cierre definitivo de esta línea férrea. Corría por aquel entonces el año 1934. Tres años más tarde llegaba el Funicular a Barèges, una cirscuntancia que los amantes del deporte blanco aprovecharon para llegar a la nieve.
 
Se construye hasta que llega la destrucción: La II Guerra Mundial y los Nazis
 
En aquella época, apenas sí existían algunas cabañas de pastores llamadas Cabanes de Berger en el lugar y no fue hasta 1933 que llegó la primera hospedería de la mano de Yvonne Arène apodada "la Cabra" y su padre, completando así la pequeña aldea que constituían aquellas construcciones rústicas que algunos esquiadores alquilaban. Por fin, ya se pudo dormir cómodamente en La Mongie
 
Esquiadores en La Mongie en los años 60. Folto Alix. Clic para ampliar
Esquiadores en La Mongie en los años 60. Folto Alix. Clic para ampliar
 
A partir de entonces, aparecieron nombres ilustres casi enterrados hoy por el olvido como el del que sería una figura clave en el desarrollo de la incipiente estación de esquí, el ingeniero de minas Pierre Lamy de la Chapelle. Aventurero, visionario y amante de los deportes junto a sus amigos Joseph Bayle Emile Calas, alquilaron las primeras cabañas y trajeron con ellos a las primeras estrellas del esquí alpino de la época como Emile Allais, varias veces Campeón del Mundo de Esquí Alpino. Casi al mismo tiempo, la II Guerra Mundial llamaba a la puerta.
 
Poco tiempo antes del conflicto que habría de hacer temblar los cimientos de toda la tierra, La Chapelle y miembros del Círculo de Deportes de Bigorre iniciaban la construcción del primer remonte mecánico de La Mongie, un Poma que se llamaría «Pain de Sucre» pero las hostilidades que oscurecieron el mundo no permitieron que se terminara hasta 1945. Un año antes, el ingeniero francés era asesinado por los nazis. Su hermano Bernard sería en encargado de acabar su obra.
 
El Hotel la Mongie en 1941. Foto Alix. Clic para ampliar
El Hotel la Mongie en 1941. Foto Alix. Clic para ampliar
 
Durante los años de la contienda, aparecieron las primeras secciones de Nieve y Montaña del Ejército, pero los Pirineos fueron declarados "Zona Prohibida". La práctica del esquí quedó reservada tan solo a usos militares. No fue hasta la liberación de Francia y el término de la guerra en 1945 que se retomaron las obras que acabaría poniendo en marcha el telesquí «Pain de Sucre» por la SELAM (Société dʼÉquipement de La Mongie), empresa fundada para la explotación del remonte al tiempo que se creaba una escuela de esquí. Ahora sí, La Mongie comenzaba a ser un verdadero Centro Invernal.
 
La Mongie deja de ser un proyecto para ser una realidad
 
En ese momento, comenzaba otro ambicioso proyecto que se alargaría hasta el año 1953. Bernard Lamy de la Chapelle, siguiendo el legado que le dejó su hermano Pierre, iniciaba la construcción del primer tramo del Teleférico que desde la base de la estación a 1800 m habría de unir La Mongie con el Observatorio del Pic du Midi a 2876 m de altitud.
 
Clases de esqui en el Plateau de la Cantine. Foto Alix. Clic para ampliar
Clases de esqui en el Plateau de la Cantine. Foto Alix. Clic para ampliar
 
La estación intermedia se construiría en Le Taoulet (2341 m) desde donde los esquiadores empezaron a hacer sus descensos. El segundo tramo hasta el Pic era reservado únicamente al Observatorio. Mientras, otros remontes como La Carriere, el Péne-Blanque o Petits Sapins iban apareciendo y ya desde entonces la ampliación y la mejora de la equipación de la estación fueron constantes.
 
En 1973 se daba otra fecha histórica. La Mongie se unía a Barèges. Nacía La Mongie/Tourmalet/Baréges, el dominio de esquí más grande del Pirineo francés hasta la fecha. En 1999 se reconstruía el tramo desde el Teleférico del Pic du Midi de Bigorre abriéndose al público por primera vez y desde donde disfrutar de las extraordinarias vistas que se extienden a lo largo de 300 km de cumbres del Pirineo. No sería hasta 2013 que se convertiría en un espacio freeride único entrando a formar parte del dominio esquiable del Grand Tourmalet/Pic du Midi.
 
La Mongie años 50
La Mongie enlos años 50. Clic para ampliar
 
Pleno desarrollo de la Mongie: Edad Contemporánea
 
En el año 2000 se creaba el Syndicat Intercommunal constituido por Barèges, Sers, Campan y Bagnères-de-Bigorre, los municipios que conforman el dominio esquiable que, convertido en la Régie Intercommunale du Tourmalet, es la encargada única de la gestión de los Centros Invernales que lo componen. 
 
Tres años después, llega un nuevo e importantísimo socio a la estación,  el Grupo  N´PY Nouvelles Pyrénées que, junto a las estaciones de Cauterets, Luz-Ardiden, Peyragudes, Piau-Engaly, Gourette y La Pierre-Saint-Martin habrá de constituirse en una de las mejores y más modernas ofertas de esquí a uno y otro lado de los Pirineos gracias a las inversiones y la política de gestión que desarrollan desde entonces.
 
La Mongie en la actualidad
Imagen contemporánea de La Mongie. Clic para ampliar
 
Desde 2010, Barèges-La Mongie pasó a llamarse el dominio Grand Tourmalet con 100 km de pistas y cerca de 40 remontes a los que en 2013 se unió el espacio freeride del Pic du Midi.
 
Una gran historia que no ha hecho más que empezar.
 
 
Agradecimientos
 
5
Total: 5 (3 votos)
Su voto: Ninguno

Ubicación del reportaje

¿Te ha parecido interesante?  Recibe las últimas noticias y reportajes Recibir

Comenta este reportaje

Inicie sesión o regístrese para comentar