NEUMÁTICOS Y NIEVE II : Consejos para conducir sobre la nieve

24173
NEUMÁTICOS Y NIEVE II : Consejos para conducir sobre la nieve

conducir con nieve

Autor

Vie, 26/09/2014 - 09:09
Ya estamos en pleno otoño y eso quiere decir que falta poco para que comience la temporada de esquí. Debemos ir preparando el material y también nuestro coche.

Revisado octubre 2016

Cuando llega el invierno aparte de preparar nuestro material de esquí, debemos prestar atención a nuestro vehículo, tanto en lo que hace referencia a sus cuidados como los equipamientos necesarios para circular por las nevadas carreteras.

LLEGA LA NUEVA TEMPORADA

Tanto para el material de esquí, como para preparar nuestro coche, el mes de Noviembre es la fecha máxima para tener todo preparado. Nuestro país no tiene una cultura de nieve fuerte en la carretera, puesto que todavía hoy existe la “falsa creencia” que para circular por la nieve sólo se precisa un 4X4, y muchos desconocen e incluso ponen en dudas o hasta te tachan de ignorante cuando alguien les reprocha que lo más importante son los neumáticos; que por mucha tracción que tengas sin control, no sirve de nada.

Ya que el elemento que nos mantiene unidos a la carretera son los neumáticos, es importante ponerse ya manos a la obra, puesto que con tiempo podemos encontrar verdaderas ofertas. Si esperamos al mes de diciembre nos encontraremos que se nos han adelantado y tendremos que pagar más por menos.

páquing estación de esquí con mucha nieve
Párking de una estación de esquí

Aunque España no sea, en líneas generales, un país de frío extremo, su orografía, combinado con las inclemencias del invierno, hacen que estos desplazamientos no estén nunca exentos de riesgos. En cualquier curva o andanada, puede aparecer el hielo o la humedad extrema y perder el control.

Es importante extremar la precaución a la hora de conducir durante el invierno y nunca desatender a los consejos básicos de seguridad para este tipo de situaciones. De todos modos, antes de iniciar tu viaje consulta el estado de las carreteras y la previsión meteorológica. Si se prevé una meteorología muy adversa, lo más recomendable, por drástico que pueda parecer, es que pospongas tu viaje para cuando las condiciones sean más favorables, como se dice “es mejor perder un minuto de tu vida, que perder la vida en un minuto”.
 

CUIDADOS DEL VEHÍCULO

En esta época del año hay una serie de precauciones de debemos tomar, y de forma resumida estos son los consejos básicos;

Parabrisas vehículo helado

Una correcta visión es primordial para conducir
 

  • Cuidado con el parabrisas y las lunas del coche. Las escobillas deben estar en perfecto estado. Cuidado con el hielo, hay que tener un raspador o utilizar agua templada, nunca caliente ya que podría provocar daños en el parabrisas,  también existen productos con base de alcohol para deshacer el hielo. A ser posible dejaremos el coche en un lugar cubierto así evitamos la formación de hielo y las bajas temperaturas.
  • Revisar la batería, en invierno es cuando éste elemento sufre más, así que si da algún señal de fatiga, cambiarla rápidamente. Mirar su antigüedad y a partir del tercer año, prestarle atención.
  • Comprobar los niveles, tanto la batería, como el líquido anticongelante como el nivel de aceite y su viscosidad, con el frío se suele hacer más denso.
  • Mantener el depósito de combustible lo más lleno posible, por si existe alguna retención o avería y precisamos la calefacción. Aunque ocurre en pocas ocasiones, si dejamos el depósito con poco combustible puede llegar a helarse, en países de la Europa Central, los combustibles llevan un anticongelante cosa que no ocurre en nuestro país. También es aconsejable llevar prendas de abrigo para el supuesto que la avería sea de motor y no tengamos posibilidad de encender la calefacción.
  • Revisar el estado de los neumáticos y llevar equipos para circular por la nieve, cadenas, etc. (ya lo detallaremos más adelante).
  • Revisar el funcionamiento de las luces y límpialas antes de arrancar para mejorar su visibilidad.
  • Pequeño Kit; Móvil con la batería llena y encendido, linterna, agua, guantes, manta y un pequeño botiquín.

NUESTRA CONDUCCIÓN

Hay una serie de consejos también a tener en cuenta cuando nos pongamos al volante, al cambiar las condiciones de la carretera deberemos adaptar en cada momento nuestra conducción a las características de la carretera y sobre todo extremar la prudencia.

calle nevada
Extremar la prudencia y la atención en la conducción.

· A la hora de conducir es importante ir cómodo y no llevar ropa demasiado aparatosa como abrigos de plumas o guantes que dificulten nuestra movilidad. Conecta la calefacción con el motor en marcha a una temperatura confortable.

· Al arrancar el coche hazlo muy suavemente y, preferiblemente, en segunda.

· Emplea la luz de posición y de cruce y la luz antiniebla delantera; la trasera solo se emplea en caso de fuerte tormenta o niebla espesa.

· Conducir de forma suave. No cambies bruscamente de marcha, acelera de forma suave y reduce la frecuencia del cambio al máximo. 

· Pisa el freno lo menos posible y cuando lo hagas, hazlo siempre en línea recta. Es recomendable utilizar el freno motor, en lugar del pedal del freno, es preferible reducir la marcha y no tener que accionar el pedal del freno.

· Incrementa la distancia de seguridad, de la misma manera que la incrementamos cuando llueve cuando hay nieve la distancia de frenado crece y con ello la distancia de seguridad.

· Evita las rodaduras de otros vehículos a no ser que veas claramente que son generadas por el vehículo delantero, es el lugar donde se forman las placas de hielo. Aunque parezca contradictorio, podemos encontrar más tracción en la nieve sin pisar.

· Extrema la precaución en zonas sombrías, salidas de túneles, badenes y puentes de paso elevados, pues es allí donde antes se forman las placas de hielo y donde más tardan en deshacerse.
 

TIPOS DE VEHÍCULOS PARA LA NIEVE

 Aquí nos encontraremos con la discusión 4X4 o NEUMÁTICOS. ¿Es importante el tipo de vehículo o lo son los neumáticos que éste monte?

Hay quien defiende que los mejores vehículos para este tipo de trayectos son los SUV o los de tracción integral. Sin embargo, más allá del tipo de vehículo del que se trate, parece evidente que un coche con neumáticos de invierno es por lo general más seguro que un coche con tracción a las cuatro ruedas con neumáticos de verano.

En España no es frecuente el uso de neumáticos de invierno, según la empresa de compraventa de vehículos compramostucoche.es, pues solo un 16% de los conductores en España emplean este tipo de ruedas, mientras que en algunos países europeos como Alemania  o Suecia, donde el frío es más extremo, existe una obligatoriedad de llevar neumáticos de invierno. En España, por el contrario, podemos escoger entre llevar cadenas o neumáticos de temporada.

rodera nevada

La pérdida de adherencia, el principal problema de circular sobre la nieve.

Los neumáticos tienen una importancia vital, ya que son el único elemento que nos mantiene en contacto con la carretera. Podemos tener el mejor equipo de música, la mayor potencia posible, pero si el elemento que nos une a la carretera falla, nos falla todo. Puede que cuando vamos a esquiar nos centremos sólo en la parte final de trayecto por si hay nieve o hielo, pero hay que tener atención en todo el recorrido.

Aunque en nuestro país no exista la costumbre de muchos países donde, al llegar el invierno se cambian las ruedas por unas de invierno; ya que el neumático “normal” está diseñado para altas temperaturas y así evitar el desgaste, pero éste neumático a bajas temperaturas pierde sus características y se vuelve duro, para ello el neumático de invierno está construido con un compuesto más blando y diseñado para darnos las máximas prestaciones en temperaturas bajas.
 

GADGETS PARA LA NIEVE

Cambio de Vehículo. Continuando lo que decíamos anteriormente, podemos tener un coche con tracción total o integral, para los días que vamos a esquiar, aunque ello es del todo innecesario y antieconómico. Podemos adquirir un vehículo con tracción a las cuatro ruedas e incluso con reductora, pero todo ello no nos servirá de gran cosa sin el neumático adecuado.

Un todo-terreno con neumáticos de carretera o verano, no nos servirá de nada. Aquí tenemos tema para un nuevo reportaje  (quizás el próximo año) puesto que hay pruebas realizadas sobre la nieve y con distintos neumáticos de estos vehículos, puesto que aparte de neumáticos puros de nieve, estos vehículos en ocasiones van equipados con neumáticos mixtos, verano-invierno,  o ruedas of-road, que también se ha demostrado tienen un aguante “aceptable”.

Está claro que lo mejor es tracción a las cuatro ruedas y neumáticos de nieve, no cabe duda. 

Cadenas de nieve liquidas o en spray. Este sería el método más económico, pero el menos fiable. En primer lugar porque los propios fabricantes nos indican ya que sólo sirven para sacarnos de un apuro puntual. Se aplican en el neumático (ruedas motrices), se dejan actuar unos minutos y ya podemos circular. Mientras el líquido aplicado se mantiene en el neumático funcionan correctamente pero a los escasos kilómetros dicho producto desaparece de las ruedas y volvemos al inicio. Por lo tanto es una solución barata pero que sólo nos puede sacar de un apuro puntual.

cadenas textiles autoequip.com

Unas cadenas textiles son rápidas de colocar. Crédito imagen: Eutoequip.com

Cadenas de tela.  Este tipo de cadenas son relativamente nuevas. Se colocan en las ruedas motrices, se puede circular con cierta normalidad a baja velocidad no más de 50 km/h. Ocupan poco espacio, son fáciles de colocar y quitar,  la rodadura es constante, sin el traqueteo típico de las cadenas de eslabones en caso de poca nieve.

En contra tienen que hay que ir con cuidado y no circular cuando ya no hay nieve, al ser de tela podemos dañar fácilmente la tela y llegar a romperse. Una vez usadas hay que tener la precaución de lavarlas, para quitarles la suciedad y la sal que hayan cogido mientras rodaban. 

Debemos usar la talla exacta ya que no permiten holguras o tensores. Son menos seguras que las convencionales y menos duraderas.

Cadenas Fijas o Skiper Spider.  Las más conocidas son las Spikes Spider, pero existen otras marcas con sistemas similares como la marca Thule (K-Summit) u otras marcas. Se trata de unas cadenas de fácil montaje, que precisan de un previo montaje de una base en las ruedas que quedará fijo, y cuando las precisemos colocaremos la cadena montada en una estructura (araña) que se ajusta a la base con un simple “clic” de ahí su facilidad.

Tienen la gran ventaja de su montaje. Su desventaja es doble, por un lado el precio, la base la podemos utilizar para varios neumáticos, puesto que llevan accesorios (tornillos-alargos) para adaptarlo a cualquier llanta, pero la parte que está en contacto con el neumático varía en función del radio del neumático. Una gran desventaja es el lugar que ocupan, ya que la parte de la “araña” que es fija ocupa un espacio que en coches con un maletero no muy grande es un gran hándicap. Al igual que el resto de cadenas no se debe de circular por encima de los 50 Km/h.

Cadenas  Metálicas.  Son las de “toda la vida”, aunque ha existido alguna variación, actualmente la mayoría son de eslabones de cadena (existen unas con la parte exterior rígida en forma de neumático para facilitar su colocación),  con una parte interior fija, y por la parte exterior se tensan y fijan. ¡Montadas siempre en las ruedas motrices! 

Se debería practicar a colocarlas en seco, para cuando tengamos que usarlas sepamos como hacerlo. Una vez colocadas, hay que avanzar unos metros para acabar de tensarlas. Ofrecen la máxima seguridad y son muy duraderas. Una vez utilizadas es recomendable, hacerles una limpieza con agua para sacarles la suciedad y la sal, y dejarlas secar para evitar que se oxiden. Al poderse tensar nos permiten cierta holgura dentro de un margen razonable.

En hielo nos ofrecen una mejor sujeción que las de tela. Se debe de circular con precaución y al igual que las de tela evitar superar los 50 km/h. Hay que tensarlas bien ya que un mal tensado o dejar alguna parte libre, al rodar puede dañar el neumático, la plancha o elementos mecánicos.

La parte negativa es el montaje, pero con práctica y ayudados de unos guantes nos darán una seguridad que no ofrece otro tipo de cadenas.

Neumáticos de nieve – invierno - contacto.  Quizás sea la solución más radical o aparentemente la más cara, pero no lo es. Es la más segura y la más económica a la larga.

Es la mejor solución por cuanto no hay que pararse a realizar ningún montaje, nos permiten circular a cualquier velocidad (con la precaución necesaria en caso de nieve o hielo), no daña al vehículo, no ocupan espacio. Una cuestión a tener en cuenta es que las cadenas descritas anteriormente, se colocan sólo en las ruedas motrices, con lo cual tenemos otras dos ruedas sin sistema de protección, y si no conducimos con cuidado, estas ruedas “desprotegidas” pueden patinar; en cambio con las ruedas de nieve eso no ocurre ya que tenemos “cadenas” en las cuatro ruedas del vehículo, ya no digo nada si las cuatro ruedas son motrices. 

Cuando adquirimos un vehículo nuevo, podemos hacernos con estas ruedas, en invierno las colocamos y en verano las quitamos. Como las ruedas tienen un desgaste acabaremos usándolas y gastándolas, usaremos menos las de verano y en caso de cambiar de vehículo y tener necesidad las podemos utilizar en verano. En verano se gastarán mucho más rápido, y en curvas rápidas quizás no serán tan precisas como las de verano. Hay que llevar el coche al límite para notar la diferencia.

Estos neumáticos no tan sólo están indicados en caso de nieve, sino que son más eficientes que los habituales, ya que nos dan un mayor rendimiento ante temperaturas bajas, lluvia, hielo y nieve. Por lo tanto en invierno aunque no nieve nos darán mayor seguridad. 
 

RECOMENDACIONES DE LOS NEUMÁTICOS DE INVIERNO

El empleo de los neumáticos de invierno implica la necesidad de cambiarlos una vez acabada la temporada mientras que las cadenas se han de colocar cada vez que tenemos que superar zonas complicadas de hielo y nieve.

Los neumáticos de invierno se pueden usar también fuera de temporada, dado que la calidad de los materiales empleados permite una mayor resistencia al desgaste. El hecho de tener que parar el vehículo para colocar las cadenas aumenta sensiblemente el riesgo de sufrir un accidente.

Existen vehículos en los que directamente no es posible instalar las cadenas porque tienen poco espacio (muy pocos, pero los hay). Sin embargo los neumáticos de invierno son aptos para cualquier tipo de coche. A este respecto cabe también destacar que la incorrecta instalación de las cadenas puede dañar el coche, riesgo que no existe al instalar neumáticos, por ejemplo.

Con neumáticos de invierno en las cuatro ruedas se consigue el máximo agarre. Las cadenas, por su parte, solo se pueden montar en el eje motriz trasero y las sensaciones no son plenas en comparación con el comportamiento habitual del coche.

Los neumáticos de invierno tienen un precio considerablemente alto en comparación con las cadenas, las cuales las podemos encontrar a partir de 30 euros, mientras que el neumático de invierno más barato puede rondar los 60 euros.

Sea cual sea la opción que elijas, no debes olvidar nunca que la mejor precaución es la prevención. Conduce siempre seguro, con cuidado y usando siempre el sentido común.

Mi recomendación es clara, si acudimos con cierta asiduidad a la nieve, queremos tranquilidad y que la carretera no nos coarte la libertad a la hora de escoger nuestro destino, la solución es clara; “ruedas de nieve”. Si por el contrario es algo más esporádico, cadenas de tela o metálicas.

 

5
Total: 5 (4 votos)
Su voto: Ninguno

Ubicación del reportaje

¿Te ha parecido interesante?  Recibe las últimas noticias y reportajes Recibir

Comentarios

Páginas

Comenta este reportaje

Inicie sesión o regístrese para comentar