Pisando pistas en Le Mourtis con Emilio Caseny

952
Pisando pistas en Le Mourtis con Emilio Caseny

Emilio Caseny, conductor de pisanieves en Le Mourtis (Foto: IST).

Vie, 08/03/2019 - 21:01
En Le Mourtis permiten acompañar a los conductores de pisanieves a aquellos esquiadores que quieran saber más sobre el pisado de pistas.

Le Mourtis es una estación de esquí del Departamento del Alto Garona, en Occitania, sur de Francia, cerca de la Val d'Aran.


A punto de subir en la pisanieves de Le Mourtis (Foto: R. C.).

Estación de esquí de Le Mourtis: 23 kilómetros de pistas protegidas por bosques frondosos de abetos, 10 remontes y unas cotas que van de los 1.400 a los 1.900 m. ¿Y cómo se lo hace para atraer clientes una estación situada entre una gigante como Baqueira, por un lado, y una estación de acceso "hiper-fácil" y atractiva como Superbagneres, por el otro? Pues reinventándose como estación polivalente, es decir, una estación en la que podemos disfrutar de muchas otras actividades aparte de esquiar. Y una de estas es ofrecer a sus clientes la posibilidad de salir a pisar pistas con las pisanieves.

Posiblemente muchos de los lectores de Lugaresdenieve habían escuchado que en algunas estaciones del Pirineo o de los Alpes existe la posibilidad de acompañar a los conductores de las pisanieves mientras estos trabajan. O sea, mientras “arreglan y peinan” las pistas en alguna estación de esquí. Pero… ¿Alguno de vosotros sabíais donde poder realizar esta actividad que va mucho más allá de subirse a una pisanieves con cabina-bus en la parte posterior?


Emilio preparando el cable para trabajar en una pista de gran pendiente (Foto: R. C.)

En Le Mourtis esto es posible y muy accesible. Esta estación de esquí del Departamento del Alto Garona, en Occitania, sur de Francia, ofrece esta posibilidad, previa reserva con la dirección de la estación. Se trata de una actividad après-ski pensada y dirigida para los esquiadores más inquietos que quieren saber más sobre el pisado de pistas.

El pisado de la estación de Le Mortis, de 23 kilómetros de pistas, se hace con dos pisanieves: una Prinoth y una PistenBully, una de ellas preparada para trabajar con cable, lo que lo hace muy interesante poder ver cuándo y cómo se utiliza este dispositivo.

Pues eso es lo que hicimos el pasado viernes 1 de marzo. Después de cenar en el restaurante pie de pistas Le Tuc de l’Etang, por cierto, de ambiente familiar, acogedor y de gastronomía del territorio y una muy buena relación calidad-precio, fuimos a encontrarnos con los conductores de las pisanieves. Su centro de trabajo está situado frente al restaurante mencionado.


Cenando tartiflette y plat du berger en Le Tuc de L’Etang (Foto: IST).

El turno de trabajo comienza un poco más tarde de las 5 de la tarde y finaliza a las 2 de la madrugada. En nuestro caso nos subimos a una PistenBully del año 2009, sobre las 10 de la noche.

Estuvimos repasando durante un par de horas las pistas altas de la estación, la negra Le Tucde Pan y las rojas Narbout i De l'etang. De la parte baja de la estación fresamos la pista verde La Verte y la azul la Promenade, durante cerca de una hora. Tiempo suficiente para ver cuándo y cómo se utiliza el cable o para ver el trabajo preciso y delicado que se hace con la pala delantera de la pisanieves. ¿El objetivo? Convertir un escalón de nieve y hielo de 90 grados en un suave cuarto de tubo y evitar que los más pequeños se hagan daño.


Tablero de mandos de la pisanieves de Emilio Caseny (Foto: R. C.).

Emilio Caseny, un conductor de pisanieves cuatrilingüe

Emilio Caseny, de 57 años, es uno de los tres conductores de pisanieves en Le Mourtis. Si sois esquiadores con poca facilidad para los idiomas, Emilio Caseny es vuestro conductor. Con él os podréis entender en francés, catalán, aranés o castellano. Más fácil imposible.

Comenzó trabajando en Baqueira cuando tenía 21 años, primero como pistero, luego como profesor en la escuela de esquí y a partir de sus 27 comenzó a trabajar con las pisanieves. Lo hizo durante 14 años.

Después, a partir de 2002, vino a vivir en los valles de Saint Béat por diferentes cuestiones: una, su afición al vuelo, y la proximidad del aeródromo del valle fue un buen motivo. Y la otra, los sueldos y las facilidades de vivienda que no encontró en el Valle de Arán.


Recogiendo el cable de la pisanieves (Foto: R. C.).

Sobre él debo decir que, casualmente o porque el mundo cada día se hace más pequeño, es un conocido desde hace años de Agustí, el padre de Rosa, mi pareja. Emili y Agustí compartían el oficio de pisar pistas y coincidieron en los cursos de formación que anualmente se hacían en Baqueira. Estamos hablando de los años 90. También compartían, y todavía comparten, la afición por los vuelos aéreos, sea en avioneta, ultraligero o el vuelo a vela.

Con Emilio hablamos de la situación actual de la temporada, la escasez de nevadas de este invierno, de cómo y cuando suelen comenzar y finalizar las temporadas en Le Mourtis, del turno de trabajo para pisar pistas en Le Mourtis, de sus viajes a los Andes, de su afición a la alta montaña, los vivacs que realiza a más de 2.000 m a pesar de saber que hay una veintena de osos que se pasean en verano por las montañas del entorno, del porcentaje increscendo de esquiadores de la banda sur del Pirineo que visitan Le Mourtis o, como no, del cambio climático y el futuro de los deportes de nieve. Con él pudimos compartir 3 horas pisando las pistas de Le Mourtis que, sinceramente, se nos hicieron mucho más cortas de lo que hubiéramos querido.


!No podía faltar la selfie! De izquierda a derecha: Ivan, Rosa y Emilio Caseny

En todo caso, Emilio, buen trabajo.

Por cierto, la actividad es gratuita, sólo es necesario reservar en la oficina de turismo de Le Mourtis y llevar un pequeño obsequio para el conductor de la pisanieves.

Más información de la actividad o la zona de la Alta Garona en:


Mapa actual de pistas de Le Mourtis (Haute Garonne).

 

4
Total: 4 (1 voto)
Su voto: Ninguno

¿Te ha parecido interesante?  Recibe las últimas noticias y reportajes Recibir

Comenta este reportaje

Inicie sesión o regístrese para comentar