A la caza de Auroras Boreales en Noruega, una experiencia realmente mágica

19459
A la caza de Auroras Boreales en Noruega, una experiencia realmente mágica
Mié, 20/09/2017 - 13:23
Viajar para ver una aurora boreal es como comprar lotería, te puede tocar o no, pero la ilusión nunca se pierde. Pocos lugares en la Tierra ofrecen tantas posibilidades para ser testimonio de este fenómeno como Noruega.
Contemplar una aurora boreal es una de aquellas experiencias que se guardan para siempre en la memoria. Un espectáculo que deja sin habla y que hay que ver al menos una vez en la vida. Por eso, si eres de los que nunca ha visto una, en cierto modo te envidio, esto significa que tu primera vez está por llegar y ese instante es mágico.
 
¿Qué es una aurora boreal?
 
A un nivel elemental las auroras boreales son bastante fáciles de explicar: son como un ballet de luces bailando a través del cielo, con una paleta de colores (verde, rosa, violeta...) que parece obtenida de una pasarela de moda de los años 80. En realidad, se trata fenómeno físico que se produce cuando la actividad solar es más fuerte de lo normal, dando lugar a grandes descargas que lanzan partículas cargadas de electricidad a la tierra. Dichas partículas se iluminan al chocar con la magnetosfera terrestre, produciendo así un espectáculo natural que se manifiesta como una luz fluctuante que varía de forma e intensidad, pasando por una amalgama de variados colores.
 
 
¿Por qué Noruega?
 
No hay duda de que las auroras boreales son esquivas y caprichosas, pero pocos lugares en la Tierra ofrecen tantas posibilidades para ser testimonio de este fenómeno como Noruega. En teoría se puede ver la aurora boreal en todo el país y los mejores lugares están por encima del Círculo Polar Ártico. El cinturón de auroras boreales entra en el norte de Noruega por las islas Lofoten y sigue la costa hasta el Cabo Norte. Tromsø, Målselv, Skibotn, Karasjok, Kautokeino, Alta, Lakselv (Stabbursdalen) y Kirkenes son sitios que pueden brindar más de 100 noches cada año con auroras fantásticas. Toda esta área es propicia para observarlas.
 
Si nos decidimos por quedarnos tierra adentro, tenemos más probabilidades de que el clima sea seco. Pero la costa también tiene sus ventajas, porque los vientos frecuentes dejan el cielo despejado y mayor visibilidad. En Lofoten o en Tromsø podremos ver las mismas luces desde ángulos distintos. También podemos optar por verlas desde el mar, en barcos que salen desde la zona.
 
¿Sólo hay auroras en Noruega?
 
La línea imaginaria para visionar auroras boreales pasa por:
 
Mapa de Google con la zona más propicia para observar auroras. Fuente www.responsibletravel.com
 
Alaska
La mitad norte es uno de las zonas más privilegiados en el mundo donde la actividad de los destellos danzantes de energía solar se pueden apreciar. Se organizan excursiones desde Fairbanks y Anchorage para observarlas. Lo primero que tenéis que tener en cuenta es que cuando mejor se ven es durante los inviernos glaciares, que tienen lugar en los meses de noviembre y enero.
 
Canadá
En las provincias de Nunavut, Northwest Territories y Yukón. Yellowknife es conocida como la capital mundial de la aurora boreal, además de la frecuencia con la que aparecen las «luces» en este punto del planeta, se puede obtener gran cantidad de información sobre las mismas en el centro http://astronomynorth.com/
 
Groenlandia
Sur de Groenlandia (Kangerlussuaq, una población en la costa oeste de la isla, es uno de los lugares del mundo donde mayor probabilidad hay de verlas). En la cultura de los esquimales del este de Groenlandia, las luces que llenan el cielo son las almas de los bebés que han muerto por causas naturales o no.
 
Finlandia
Rovaniemi, Ivalo y Sodankylä, en Finlandia; Este país es especialista en hacer fácil lo casi imposible. Para ver las auroras boreales existen en la Laponia finlandesa instalaciones como iglús de cristal en Saariselkä (Inari) o en Levi (Kittilä); y en el pueblo de Nellim. En el lago Inari, proponen suites instaladas en medio de la nieve con el techo acristalado para observar cómodamente las «luces».
 
Suecia
Lulea y Kiruna, en Suecia, son lugares con altas probabilidades. También el parque nacional de Abisko, un lugar que reúne las condiciones óptimas para ver las auroras boreales, pues es el lugar más seco y menos nublado de Suecia.
 
Islandia
Es uno de los lugares donde las auroras aparecen más cerca de una ciudad, así que si eliges Reikiavik para verlas, igual puedes hacerlo con toda comodidad desde tu propio hotel. No obstante, lo más recomendable es hacerlo a las afueras, lejos de la contaminación lumínica. El Parque de Vatnajokull es el parque más extenso de Europa. Su principal característica es que cuenta con ríos y glaciares que hacen variar el paisaje.
 
Siberia
Hay que echarle muchas ganas y paciencia para llegar. Siberia es uno de los destinos más fresquitos que vamos a encontrar, pero también es un lugar donde podrás disfrutar de una de las visiones más sorprendentes. Aquellos que han visto una aurora boreal desde este lugar lo definen como una experiencia casi sobrenatural.
 
Escocia
Aunque pueda sorprender, el norte de Escocia se encuentra en la misma latitud que Stavanger, en Noruega, y la isla de Nunivak, en Alaska, lo que significa que tiene bastantes posibilidades de ver este fenómeno. Aunque las zonas septentrionales de Escocia ofrecen más posibilidades, la aurora boreal puede verse en cualquier parte del país si se dan las condiciones apropiadas y si la contaminación lumínica está al mínimo.
 
Skamtinden(Noruega). Crédito Gaute Bruvik-Visitnorway.com  
 
Auroras australes
El fenómeno también es visible en el hemisferio sur: son las auroras australes. Pero como en esa zona del globo terráqueo la tierra no llega tan cerca del Polo como en el norte, es más difícil su observación. Hay que irse a la Antártida o navegar por el sur del océano Antártico.
 
¿Cuándo puedo ver una aurora?
 
Si ves una aurora, estás pasando frío, es de noche, estás en una latitud septentrional y el cielo está sin nubes.
 
La aurora boreal no va a estar esperándonos en unas fechas y horarios determinados. Las posibilidades de ver una aurora son mayores entre el equinoccio de otoño y el de primavera (21 de septiembre al 21 de marzo). Las "luces del norte" son más frecuentes a finales de otoño e invierno, y los mejores meses para verlas son octubre, febrero y marzo, cuando las largas noches polares dejan paso a días más largos.
 
A pesar de que se trata de un fenómeno impredecible y caprichoso, en la actualidad se pueden predecir las auroras con tres días de antelación y un margen de error aceptable gracias a los satélites que estudian el sol. Cuando estos detectan explosiones inusuales en la superficie solar es de esperar que tres días después la Tierra sea bombardeada con una sobredosis de polvo solar, el combustible que enciende la mecha de estas luces del Norte que tanto fascinan a los humanos.
 
El mejor momento del día para observarlas es unas dos horas antes y después de la medianoche. La aurora puede durar desde treinta segundos a varias horas. Aun así, las condiciones meteorológicas pueden hacer que las auroras nos sean esquivas, por lo que hay que ir con una buena dosis de paciencia, las «luces del norte» son esquivas y caprichosas, por ello deleitarse con una de estos momentos mágicos se convierte en un hito más codiciado.
 
Otervika, Kvaløya(Noruega). Crédito Gaute Bruvik-Visitnorway.com  
 
El origen de la aurora boreal
 
Para los lugareños del Norte de Noruega las auroras boreales son parte de su vida. En esta zona la aurora ha sido y es todavía una rica fuente de inspiración para el arte, la mitología y las leyendas. Para otros, como el célebre científico Neil deGrasse Tyson, el fenómeno de las auroras boreales es un ejemplo más de cómo de hermosa puede ser la ciencia. “Es una cosa curiosa sobre el universo”, asegura, “detrás de las más hermosas vistas se encuentra uno de los mayores problemas de la física”.
 
Hasta su nombre es hermoso. Los científicos y las veleidades poéticas suelen hacer mal maridaje pero en esta ocasión hubo suerte. Fue el mismísimo Galileo Galilei quien las bautizó en 1619 como aurora borealis, tomando prestado el nombre de la diosa griega del amanecer, Aurora, y el de su hijo Bóreas, el viento del norte, para definir un prodigio que asustó a nuestros antepasados y que fascinó a los primeros navegantes europeos que empezaron a surcar el Ártico allá por el siglo XVI en busca del Paso del Noroeste.
 
 Svalbard(Noruega). Crédito Gaute Bruvik-Visitnorway.com  
 
¿Y ahora qué?
 
Es de suponer que ya se te ha hecho la boca agua y estás buscando la manera de ir a cazar una aurora boreal lo antes posible. Todos los destinos para ver las auroras boreales han establecido excursiones y paquetes para experimentar la aurora boreal desde cerca y de una forma especial. Así que es el momento que entres en este enlace
 
 
O si lo prefieres instala la app Norway Lights para Android e iPhone, y estar a la última para saber cuándo y dónde ver las auroras boreales.
iPhone:Descarga Norway Lights para iOS
​Android:Descarga Norway Lights para Android
Windows:Descarga Norway Lights para Windows
 
Artículos relacionados:
 
4.75
Total: 4.8 (4 votos)
Su voto: Ninguno

¿Te ha parecido interesante?  Recibe las últimas noticias y reportajes Recibir

Comenta este reportaje

Inicie sesión o regístrese para comentar