Sand Skiing: Esquí en las dunas de arena de Namibia

23630
Sand Skiing: Esquí en las dunas de arena de Namibia

Henrik May a todo gas bajando una duna, Foto Ski Namibia.

Mié, 01/06/2016 - 12:23
¿Quién dijo que si la nieve desaparecía se terminaba el esquí? Ya podemos estar tranquilos si algún día deja de nevar, pues siempre tendremos el desierto de Namib en Namibia para ir a esquiar o a practicar el snowboard
Nos vamos al desierto a esquiar, pensaréis que nos hemos vuelto locos... pues no es así, os vamos a hablar del Sandskiing, o el esquí en las dunas de arena en Namibia, en particular, de un aventurero alemán llamado Henrik May, un antiguo corredor de esquí de fondo que ha encontrado su razón de ser en Namibia, país donde vive Henrik desde 1998, y donde tiene una escuela de sandskiing, sandboarding y telemark en las dunas. Bienvenidos a Ski Namibia.
 
Las maravillosas y especiales dunas del desierto de Namib, algunas llegan a superar los 300 metros de altura
 
Sylvian Saudan, el padre del esquí extremo, dijo una vez: "Los esquiadores que sepan esquiar en las piedras pueden esquiar en cualquier tipo de nieve". Seguro que Henrik no pudo oír esa cita por su edad, pero lo cierto es que el alemán ha dado su vida al esquí en las piedras, bueno realmente son piedras muchísimo más pequeñas...
 
Durante más de una década, Henrik ha sido pionero en el deporte del esquí en la arena en el pintoresco desierto de Namib en Namibia, un paraíso de dunas gigantes, donde ciertamente se encuentran allí, algunas de las dunas más grandes del mundo con hasta 380 metros de altura. Su compañía, Ski Namibia, es una de las pocas empresas de esquí específicas de dunas en el mundo.
"Es similar a esquiar en la nieve profunda, pero sin que los esquís se hundan tanto", explica Henrik May
"El esquí sobre arena se encuentra todavía en las primeras etapas de desarrollo, pero creo que con el tiempo se podría convertir en un atractivo turístico de esquí en el desierto fantástico." Añadió May.
 
Henrik May está  considerado el esquiador arena más rápido del mundo. Foto: Ski Namibia
 
May comenzó su aventura con su empresa turística en el 2003 después de descubrir que las dunas cerca de donde sus padres viven en las afueras de Swakopmund, Namibia, estaban listas para descenderse con esquís. Desde entonces, May ha registrado más de 5.000 descensos de esquí. En el año 2010 batió el récord Guinness de velocidad de esquí en arena, y en muchos aspectos, introdujo el esquí de dunas en la gran red de Internet y al mundo entero.
Hoy en día el expatriado alemán atrae a clientes de todo el mundo que buscan pasar unas vacaciones de verano en una de las zonas de esquí más exóticas del planeta.
El color de las dunas es debido a las arenas del Kalahari, que tienen un alto contenido en hierro, y que dan nombre al río Orange también, que es quien las deposita en la costa para que luego el viento las lleve hasta el interior del Namib. Las dunas están formadas básicamente de cuarzo, pero basta con acercar un imán a la arena para separar las limaduras de hierro que abundan como muchos otros minerales en esta región.
"Me encanta probar cosas nuevas ... y fui con ganas de tratar de esquiar sobre arena", dice Thilo Wilhelm, un ingeniero alemán que vive en Reno, Nevada, que conoció recientemente a Henrik May gracias al correo electrónico y le convenció para probar el esquí en las dunas. "Es obvio que [May] es un entusiasta total del esquí de arena. La parte comercial de lo que está haciendo ocupa el segundo lugar en sus prioridades".
 
Anna Fenninger bajando a toda pastilla por la duna. Foto: Thomas Kettner
 
Henrik May es sobre todo un esquiador.Tiene hoy 37 años, y cabe recordar que nació en una Alemania dividida, creció en el bosque de Turingia en Alemania del Este, y empezó con el esquí a los cuatro años. Junto con su hermano Christian, May compitió en combinada nórdica con el equipo de esquí de su zona durante diez años, antes empezar a trabajar como oficial de policía.
 
Cuando el Muro cayó en 1989, la familia May fue una de las muchas familias de Alemania del Este que aprovecharon la oportunidad que se les presentaba de tener una nueva vida. Pero después de 5 años de dificultades y lucha, apenas llegaban a fin de mes, la familia se estaba quedando sin dinero ni opciones. El padre de May, Dieter, había visto un reportaje de televisión sobre las familias alemanas que viven en África y decidió dar un salto al vacío. Después de un viaje de reconocimiento, Dieter envió a su hijo mayor a Namibia con 6.000 marcos alemanes (unos 3.000 dólares) y las esperanzas de empezar de nuevo.
 
Henrik probando nuevos esquís de 180 cm y botas especiales para mejorar la práctica del telemark, sobre todo en el descenso. Crédito imagen Ski-Namibia
 
May y su familia se establecieron a unas 7 millas de Swakopmund, una ciudad a 170 millas al Oeste de Windhoek, capital de Namibia. La ciudad de Swakopmund se la conoce como la "joya del desierto del Namib." Los May abrieron un "Bed and Breakfast" para turistas europeos completo, con bungalows africanos, camping, y un barra de para cenar y la vida de la familia comenzó a asentarse en su nuevo país.
Todo empezó con unos viejos Head de una pareja que se hospedaba en el hostal de May y que el alemán probó en unas dunas...
El intrépido alemán comenta que el inicio de su relación de amor con el esquí en las dunas fue por casualidad con un par de turistas que se alojaron en su hostal, la pareja le prestó un par de viejos esquís Head para que los probara en las formaciones de arena cercanas a la finca, funcionó mejor de lo previsto y May comenzó a deslizarse por la arena cada vez que podía. Poco después, una pareja holandesa le preguntó si podía sacar los esquís para que ellos bajaran unas dunas y el joven Henrik se dio cuenta que tenía en sus manos algo más que una afición, tenía una oportunidad de negocio.
 
Mapa de Namibia, pulsar en la imagen para ampliar. Fuente fao.org
 
 
Los rumores locales sobre la existencia de material de esquí en la ciudad cercana a su propiedad, acabaron siendo realidad cuando May tropezó con un viejo depósito de material de esquí en Swakopmund. Según él, un aventurero francés había querido promover el esquí de dunas (un deporte que se remonta a la década de 1920), pero nunca había encontrado una base firme para desarrollarlo comercialmente.
 
Nuestro intrépido alemán compró todo el equipo oxidado de esquís y complementos a un coste que él lo describe como "un precio muy alto" y, después de una ardua restauración de los esquís, con el arreglo de suelas y ajuste de fijaciones, habilidades que adquirió como atleta de esquí nórdico en su Alemania natal, consiguió sus primeros clientes, una pareja austriaca -en el desierto de Namib-. Ski Namibia había nacido.
 
Telemark, esquí de fondo, snowboard o esquí alpino, todo es posible en Namib
 
Hoy, Henrik May acompaña a esquiadores de descenso, practicantes de telemark, y a los esquiadores de esquí de fondo de América del Norte, Europa y Australia en las visitas guiadas del desierto costero. Se efectúan por lo general, entre 200 y 400 metros verticales con subidas de alrededor de 20 minutos (transporte del equipo a petición).
 
El paisaje de Esquí Namibia es un verdadera anomalía, pues el desierto de Namib se mantiene fresco y agradable debido a un vacío de aire que aspira el aire frío de la corriente del Océano Antártico conocida como la corriente de Benguela. El desierto también tiene una estructura de dunas dinámica que cambia con la fluctuación de los vientos del océano, por lo que los paisajes de las pistas varían periódicamente. Ese mismo viento suave acaricia las dunas durante la noche, por lo que al día siguiente se han borrado las trazas de las esquiadas antiguas. ¡Prácticamente se disfruta de arena virgen cada día!
Más allá del viaje, un paquete de Namibia Ski incluye equipos de esquí, clínic, refrescos (léase cerveza), y el transporte a las dunas del desierto en el jeep de May por 100 euros por día de finales de junio a noviembre
Portada del facebook de Ski Namibia
 
May batió el récord del mundo de esquí de arena (57,2 millas por hora en dunas de más de 100 metros), en 2010, lo que ayudó a dar a conocer su original empresa, al igual que también tuvo una visita en el 2011 por parte de la NBC que le reportó una buena publicidad.  Aún así, Ski Namibia sigue siendo relativamente desconocido en el mapa mundial de esquí.
 
El esquiador de dunas de Namib incluso ha publicado un libro (una versión en Inglés está en proceso) y ha competido en carreras de esquí como la Inferno-Rennen Mueren en los Alpes suizos durante el invierno pasado, con la esperanza de atraer la atención de las empresas de deportes de invierno que pueden estar dispuestos a crear -material de esquí especifico para la arena- el siguiente paso en el desarrollo de este deporte de acuerdo con las ideas del  fundador de Ski Namibia.
 
Henrik May ya ha desarrollado prototipos que utilizan una tecnología especifica para deslizar los esquís en la arena más rápidamente, simplemente no ha encontrado los medios económicos para llevarlo al mercado sin un patrocinador.
 
Henrik May posando con el certificado Record Guinness del 2010, por batir el récord de velocidad de descenso en una duna. Foto: Facebook Ski-Namibia
 
Pero mientras que May continúa batallando con la industria, el sigue feliz de promocionar su deporte, como atleta de esquí de fondo recorre más de 15 kilómetros al día a través de las dunas móviles de su hogar de acogida. 
 
Esquiar en Namibia es una mezcla de aventura africana, de desafío de lo desconocido, de avivar ese fuego aventurero que todos tenemos escondido en nuestro interior... ¿quién no quiere hacer un viaje al Sur de África y descender esas maravillosas dunas con esquís?
 
Imagínate en una tarde soleada con una pequeña brisa del Atlántico que llega en la distancia. Delante tuyo solo las pistas de arena virgen. De repente siento que estoy de vuelta en mi país, y vuelo bajo en el desierto. Henrik May
 
 

 

4.6
Total: 4.6 (5 votos)
Su voto: Ninguno

Ubicación del reportaje

¿Te ha parecido interesante?  Recibe las últimas noticias y reportajes Recibir

Comentarios

Comenta este reportaje

Inicie sesión o regístrese para comentar