Llega el Skimo con perro en pistas ¿Se puede? ¿Se debe? ¿En una estación abierta?

1547
Llega el Skimo con perro en pistas ¿Se puede? ¿Se debe? ¿En una estación abierta?

Un practicante de skimo en descenso por una pista de Masella (Imagen de archivo).

Dom, 01/12/2019 - 15:40
Las recomendaciones impulsadas por la FEEC desaconsejan llevar animales, atados o sueltos, mientras se practica el esquí de montaña en el Ámbito de las estaciones de esquí.

La temporada de esquí alpino ha comenzado este año a mediados de noviembre, pero también lo ha hecho la del esquí de travesía dentro de los dominios tradicionales del alpino.

Ambas conviven en el mismo espacio gracias al sentido común, pero existe un incipiente número de practicantes del esquí de montaña (también llamado skimo) que lo practican acompañados de su animal de compañía.


Esquiadores de travesía en una pista de esquí alpino (Foto: IST).

Cada vez son más los esquiadores de montaña que optan por foquear y esquiar dentro de las estaciones de esquí alpino. Posiblemente estas dos modalidades de esquí han estado compartiendo el espacio desde hace muchos más años y sin ningún problema. Ahora bien, la tendencia a practicar el esquí de montaña, o esquí de travesía, en pistas de alpino es una práctica al alza. Y los datos como las ventas de material de esquí de montaña así lo certifican: el esquí de montaña es una modalidad en expansión. No se necesitan cifras auditadas para descubrir que su práctica es creciente, año tras año y en todos los rincones de los Pirineos, de este a oeste del Pirineo y de norte a sur.

Hace cuatro años desde la FEEC (Federació Catalana d’Entitats Excursionista), federada a la FEDME, y conjuntamente con las estaciones de esquí alpino del Grup FGC publicaron una normativa conjunta para regular la práctica del skimo dentro las estaciones y a la vez favorecer una convivencia que, cada vez más, empieza a ponerse en cuestión.

Algunas estaciones procuran reconducir a los esquiadores de montaña hacia itinerarios ya establecidos. Son itinerarios que generan un conflicto mínimo con las pistas de alpino, bien porque se trazan en zonas de poca afluencia o bien porque prácticamente no tienen ninguna interferencia con las pistas y quienes las deslizan.

Pero no todas las estaciones de esquí alpino pueden, o ven recomendable, integrar su práctica en su dominio. Y lo cierto es que algunos esquiadores de alpino, los clientes de las estaciones tampoco entienden ni creen conveniente compartir el espacio con esos "otros esquiadores". Los argumentos pueden ser diversos. Los más escuchados: porque "no esquían en la misma dirección", porque "no han pagado un forfait", porque "la posibilidad de un accidente es cuestión de tiempo", porque "suben en grupo y no en fila india" o porque "atraviesan la pista sin tener presente los que bajamos deprisa".

Lo cierto es que todas las partes tienen sus derechos y obligaciones, y a menudo la normativa aún no es lo suficientemente clara en algunas situaciones concretas. La propiedad de los terrenos, a veces municipal en concesión o totalmente privada, no es determinante ni garantiza la exclusión del problema.

La normativa creada por la FEEC tenía un objetivo muy claro, que no era otro que intentar hacer compatible dos modalidades hermanas en un espacio reducido. Pero la convivencia se hace más difícil en los inicios de la temporada de esquí, justo cuando las montañas, en general, no acumulan tanta nieve como las estaciones de esquí, donde la nieve producida sirve de refuerzo a la nieve natural dentro de los trazados. Pero, ¿cuál es el resultado hasta el momento?


Esquiadores de travesía domingo pasado en Masella (Foto: IST).

La situación en este inicio de temporada

Decenas de esquiadores de montaña practican estos días el Skimo en estaciones como Masella, donde la nieve temprana garantiza buenos recorridos, un buen desnivel, seguridad, y diferentes itinerarios para subir hasta la cima de la Tosa (2.535 m), una cumbre siempre atractiva por las panorámicas que ofrece y por la presencia del refugio del Niu de l’Àliga.

De hecho, ya circulan algunos vídeos por las redes sociales donde se pueden ver una veintena de esquiadores remontando por una pista azul en escasos 200 metros de distancia de pista. Y lo que antes era un goteo, ahora ya es casi un pequeño hilo de agua que acaba siendo prácticamente continuo.

Además, la normativa de la FEEC no es obligatoria, sino más bien una recopilación de recomendaciones y buenas conductas, o hábitos, que si bien en la práctica los cumplen la mayoría de los practicantes, siempre hay una minoría que no quiere seguir ni quiere cumplir. También es cierto que en su mayoría se impone el sentido común y todos acaban practicando su modalidad de esquí sin perjuicio de la otra modalidad. La convivencia está, en general, bien presente.

Sin embargo, este año, al empezar la temporada, aparece un nuevo actor, que podría complicar la convivencia. La práctica del esquí de montaña con animal de compañía (perro) es un condicionante añadido que en estos días de inicio de temporada ya hemos podido ver en Masella. Como mínimo, y sin hacer ningún esfuerzo, en un par de ocasiones.


Esquiador de travesía domingo pasado en Masella (Foto: IST).

La posición de la ACEM

El vídeo que publicamos hoy en Lugaresdenieve.com ha sido valorado por Joaquim Alsina, director y gerente de la ACEM (Asociació Catalana de Estacions de Muntanya). Para el responsable de esta asociación la situación es de resignación: "no sabemos qué hacer".

Alsina destaca que no hay duda de que la posibilidad de practicar el esquí de montaña con perro es "negativa, claro. Un animal sin atar puede provocar un accidente, ya que su reacción en según qué circunstancias puede ser imprevisible".


Skimo con perro por pistas.

Pero el director de la ACEM también admite que "las estaciones de esquí no tienen autoridad sancionadora, la ley no se lo permite y en la práctica sólo pueden avisar, advertir y disuadir"Nota; no es el caso de Andorra o Francia donde las estaciones, regularlo, sancionarlo o prohibirlo.

Según Alsina la incipiente práctica del esquí de montaña con perro dentro de una estación es, sin lugar a dudas "una actitud incomprensible y fuera del sentido común" y ha augurado que si esta práctica va a más, habrá que pensar en una legislación sobre la cuestión que supere la actual normativa que "intenta regular pero que no es de obligado cumplimiento ". Finalmente, también ha querido dejar claro que "a las estaciones de esquí tampoco les corresponde, ni quieren ni pueden ser entidades sancionadoras". Seguramente serían los gobiernos pertinentes quienes deberían regular de forma clara.


Esquiadores de travesía (Foto: Archivo).

5
Total: 5 (1 voto)
Su voto: Ninguno

¿Te ha parecido interesante?  Recibe las últimas noticias y reportajes Recibir

Comenta este reportaje

Inicie sesión o regístrese para comentar