Primera luna llena

7478

El pasado domingo 19 de diciembre, fue la última luna llena del año, la primera de la temporada de invierno y la decidí celebrar por todo lo alto…

La actividad empezó a las 16:30h de la tarde en el parking de Sorteny en Andorra donde empecé a caminar con los esquís y una mochila bien cargada con material de alpinismo. A los pocos metros caminando por el camino plano ya pude ver lo que tenía en mente…trepar y bajar esquiando por la cara NO (noroeste) del Pic del Estanyó. Esta montaña que mide 2915m es la tercera más alta de Andorra y forma parte de las únicas 6 montañas andorranas que superan los 2900m de altura.

Desde este año, en el Parque Natural de Sorteny hay marcados unos circuitos de esquí de montaña y raquetas y me aproveché de uno de ellos para poder llegar hasta el Lago del Estanyó. Una vez en el lago y ya oscuro totalmente solo faltaban unos pocos metros para entrar en faena…

Todo ese tramo desde el coche hasta el pie de la subida lo hice sin música y en silencio pudiendo disfrutar de un magnífico atardecer de conexión con la montaña y el medio natural. El único ruido que perturbaba esa paz era el de las pieles de los esquís deslizándose encima de la nieve.

Los primeros metros de la canal los pude subir con los esquís encontrándome dos tipos de nieve: dura y polvo. ¿Un poco raro, no? Yo pensé eso, pero más arriba me di cuenta de por qué…días atrás una avalancha había barrido la canal dejando al descubierto muchas piedras.

Ayudándome de una de esas piedras pude hacer el cambio de esquís a crampones. Aún no soy tan pro como los que se sacan las pieles con los esquís puestos, por eso me tuve que hacer una buena base.

Viendo que la canal tenía nieve dura y que iba a ser más fácil de subir, la parte de abajo (que tiene una pendiente no superior a los 40º) la pude superar con los bastones, pero arriba los piolets ya fueron necesarios.

En menos de una hora me planté arriba a 2900m de altura con ayuda del frontal, pues la luna hasta que no llegué arriba no la pude ver. Era una noche estrellada y hacía un frío del carajo. Cada vez que tenía que sacar el móvil para hacer una foto o un vídeo se me congelaban los dedos, por eso no tengo mucho material de ese día.

Como mi idea era esquiar, no llegué a la cumbre de la montaña, ya que no tenía nieve. Así que el descenso en esquís empezó desde un poco más abajo…

Dado que a la parte de arriba de la bajada le da el sol durante el día, a esas horas eso estaba tan duro que parecía una pista de copa del mundo. Siendo sincero, os tengo que confesar que algunos metros del principio los bajé derrapando. Luego la bajada consistió en giros cortos esquivando piedras hasta llegar a la parte baja donde la luna se dejó ver y apagué el frontal para esquiar esa nieve más polvo o ligera.

¡Fue tal la alegría de haber estado en la montaña en ese momento que bajé cantando a pleno pulmón!

 

5
Total: 5 (1 voto)
Su voto: Ninguno

Ubicación entrada

Ubicación entrada: 

Sobre este blog

Blog creado por Alex Blasco
Ascensiones, esquiadas poco convencionales, locuras variadas y todo como si lo estuvierais viviendo conmigo!

Enviar mensaje al autor

Archivo de blogs