Y de repente, llega el coronavirus

1677

head.com

Y de repente, llega el coronavirus y se liquida la campaña de nieve 2019-20. Nadie, absolutamente nadie, se podía imaginar un cierre de temporada como el vivido este año, sobre todo cuando la amenaza de un cierre precipitado, si acaso, se hubiera vinculado a las altas temperaturas. El mundo de la nieve, cada vez más imprevisible.


Tormenta con polvo del Sáhara en los Pirineos a mediados del pasado diciembre. ¿Sería un mal augurio de lo que llegaría en marzo? (Foto: IST).

Hoy hace una semana que la temporada de nieve 2019-20 se acababa precipitadamente. Las autoridades sanitarias pertenecientes a los Gobiernos andorrano, aragonés, catalán y andaluz obligaron el pasado viernes a cerrar las estaciones de esquí de sus respectivos territorios. Eran medidas adoptadas para frenar la expansión del COVID-19. Las últimas en cerrar fueron el conjunto de las estaciones de esquí del Pirineo francés, donde el sábado aún se pudo esquiar con normalidad. Domingo día 15 ya no abrieron.

Este cierre precipitado y global a mediados de marzo de la temporada de nieve 2019-20, con prácticamente todas las estaciones de los Pirineos y Sierra Nevada aún luciendo nieve en pistas y con unos comunicados de nieve óptimos, no tiene precedentes en la historia del esquí en nuestro país. En el plazo de 24 horas, clientes y trabajadores de las estaciones de esquí se iban a casa.

Cabe decir que ningún otro sector económico se ha visto afectado de esta manera tan transversal. Detrás el cierre de las estaciones hay que añadir una serie de actividades económicas satélites: restaurantes, hoteles, tiendas de venta, reparación y alquiler, escuelas de esquí y agencias de viajes del sector. Para estas actividades el teletrabajo, sustituto del trabajo presencial para evitar contagios por el coronavirus, no tiene razón de ser.

Así pues, la temporada 2019-20 pasará a la historia por su adiós repentino, dejando en un segundo plano un invierno que vino marcado por unas temperaturas bastante más altas de lo normal. Y porqué no decirlo, renunciando a continuar con unos resultados económicos que, hasta el día del cierre, parece que estaban yendo bastante bien en los Pirineos y Sierra Nevada, menos en el sistema Ibérico y por supuesto no muy bien en la cordillera cantábrica. Del Sistema central mejor ni hablamos.

Así pues la reflexión que podemos sacar todos juntos es que, en adelante, las temporadas de nieve se deben aprovechar desde el primer día. Y si las piernas aguantan, hay que aprovechar todos los días en pistas hasta las 5 de la tarde. Nuevas e imprevisibles amenazas pueden afectar al mundo de la nieve. En resumen, nunca se sabremos cómo ni cuándo van a finalizar.

Y ya para acabar también creo necesario tener bien presentes dos paradojas sobre la presente temporada. La primera: empezamos ya la cuenta atrás de una nueva temporada cuando, por culpa del confinamiento que estamos viviendo, aún no hemos terminado una temporada a la que todavía le quedaban treinta días de vida.

Y la segunda: las temperaturas altas que hemos vivido este invierno, y que no nos han impedido esquiar con buenas condiciones, parece que serán el mejor aliado para acabar con el actual confinamiento. No se vuestro caso, pero en el mío nunca antes había esperado con tanto deseo como ahora la llegada de las alta temperaturas de la primavera y el verano.

¿Y vosotros?

Nuestra última esquiada de Lugaresdeneive, en Saint Lary, del 10 al 12 de marzo !Nos vino justo! (Foto: IST).
 

5
Total: 5 (1 voto)
Su voto: Ninguno

Sobre este blog

Blog creado por Ivan Sanz Tusell
Reflexiones y opiniones que se deslizan por tu cabeza en esos ratos de relax que te dan los trayectos en un telesilla cualquiera

Enviar mensaje al autor

Archivo de blogs