Puerto de Navacerrada: Un clásico del esquí en España

10652
Puerto de Navacerrada: Un clásico del esquí en España
Dom, 07/09/2014 - 22:57
Descubrimos una de las estaciones decanas del esquí en España. El Puerto de Navacerrada. Una estación de esquí y mucho más a solo unos kilómetros de Madrid...
El Puerto de Navacerrada es una estación de esquí y puerto de montaña a 1.858 metros de altitud que está situada en la Sierra de Guadarrama (Sistema Central) con una cota máxima en el alto de Guarramillas de 2170 m. El puerto, situado en un collado, separa las provincias de Madrid y Segovia, en el centro de España. La ladera sur, la madrileña,  pertenece a los municipios de Cercedilla y Navacerrada. En la vertiente norte, la segoviana, sus terrenos corresponden a La Granja de San Ildefonso.
 
se trata de la estación de esquí más cercana a Madrid, de la que dista 60 Km y de Segovia, a 28 kilómetros. Se puede acceder a ella tanto en coche como en autocar o tren (Desde Madrid) hasta la estación de ferrocarril de montaña que posee el Puerto de Navacerrada. 
 
Los fines de semana, se suele colapsar el parking en invierno, por lo que los no muy madrugadores se pueden encontrar con tener que dar la vuelta o continuar hasta los pueblos de los alrededores. Es una estación de esquí y ocio muy concurrida sobre todo los fines de semana por los aficionados de Madrid. El Puerto de Navacerrada, si las nevadas son buenas, algo que cada vez es más difícil, puede ser muy entretenida.
 
 
Actualmente, la estación se encuentra en plena fase de recuperación, el principal objetivo es volver a ofrecer al aficionado la totalidad de las pistas con las que contaba la estación en sus mejores tiempos, el plan de recuperación también incluye una modernización de los remontes, sustituyendo los antiguos por otros muchos más modernos aunque los resultados de esta renovación están siendo extremadamente lentos, sobre todo debido a la conversión de esta parte de la sierra en Parque Nacional y a la complicada gestión que representa que pertenezca a dos Comunidades Autónomas y tres Ayuntamientos.
 
Esta pequeña estación de esquí, junto con la Molina y Candanchú, es una de las pioneras en nuestro país, y aquí empezaron sus glorias deportivas grandes figuras del deporte de la nieve como la familia Fernández-Ochoa en la que alguno de sus miembros llegaron a ser medallistas olímpicos. Bronce para Blanca en el slalom gigante y la de oro para su hermano, el gran Paquito. Otros personajes relevantes del esquí que se iniciaron en estas pistas fueron Aurelio García, José Arias o Julián Velasco.
 
Aunque en tiempos, ya lejanos, vivió una época de esplendor, después de diferentes gestiones por parte de manos públicas y privadas, se deterioró mucho, pero desde hace unos pocos años ha vuelto a recuperarse debido a una gestión a manos de profesionales del sector y hoy por hoy, si la nieve acompaña, puede ofrecer buenos días de esquí a los aficionados, sobre todo madrileños y algunos segovianos que se acerquen a sus pistas.
 
La estación de esquí ubicada en el límite de las provincias de Madrid y Segovia, su red de pistas discurre en la boscosa zona de los valles de Valsaín y Navalmedio, lo que las reviste de un particular encanto, al que se suma la calidad del turismo de montaña de todos los pueblos que giran en torno a esta sierra, con localidades como el propio pueblo de Navacerrada, el de Cercedilla o un poco más apartado el Escorial. En la vertiente segoviana, destacar la Granja de san Ildefonso o la propia capital, Segovia.
 
PISTAS Y REMONTES
El puerto de Navacerrada dispone de dos zonas de esquí bastante diferenciadas:
 
Zona de debutantes con pistas más sencillas y mejor protegida climatológicamente, ideal para los principiantes. Está en el lado oeste del puerto de montaña  y las pistas están situadas dentro de un bosque de pinos silvestres. Algunas de las pistas y remontes de esta zona están dentro de la provincia de Segovia, como la de el Bosque, de la que hay que decir que es una pista muy completa para expertos que discurre entre pinos. Debido a que está en una zona de umbría se caracteriza por su calidad de nieve dura, ideal para esquiadores expertos que gustan de las sensaciones pisteras más exigentes (servidor). 
 
Aquí se encuentran las pistas de principiantes de el Telégrafo y el Escaparate, muy bien conocidas de miles de madrileños y segovianos que se han iniciado en el esquí. Arriba de estos remontes hay una cinta para debutantes. 
 
Estas pistas, Bosque, Telégrafo y Escaparate son las que disponen de cañones para ser innivadas en cuanto las condiciones sean idoneas.  Aquí se pueden encontrar un pequeño snowpark,  la zona de trineos y el Tubbing.
 
Pista del escaparate (Puerto de Navacerrada)
 
Zona de nivel alto, situada al otro lado de la carretera. Aquí, por el contrario del lado Oeste, la montaña carece de pinos y está cubierta por piornos y enebros de poca altura. Encontraremos en estas laderas las pistas de mayor nivel, rojas, y la pista negra del Stadium, si bien ésta, junto con las de Pluviómetro y Arroyo seco, en la práctica no están habilitadas por estar en proceso de rehabilitación los remontes que las sustentan. Hay que decir que llevan años en este estado aunque el proyecto de recuperación sigue vigente. Una lástima. En días de nieve propicios, se puede acceder a esta área pero considerándola una zona de fuera de pistas. Sólo recomendada para esquiadores muy experimentados pues las pistas señaladas en el plano no están operativas y no se pisan. Están localizadas en la vertiente norte y ésta, puede estar muy helada. Se accede desde el telesilla de Guarramillas.
 
Junto a este sector, y ya dentro de las pistas debidamente señalizadas y muy bien trabajadas por los maquinistas, están la Pala de Montañeros, de una sensacional anchura, perfecta para el carving y las pistas de Guarramillas I y II, con buena pendiente y anchura.
 
Zona de pistas de Guarramillas (este). 
 
FUERA DE PISTAS
 
Muy recomendable para esquiadores expertos el fuera de pista por la cara sur de esta zona si se sube a las antenas de Retevisión (la Bola del Mundo) en dirección al valle de la Barranca (Navacerrada) para cruzar hasta el collado de los Pastores y acabar en la base del telesilla Guarramillas, también llamado “de la bola”.
 
Mucha atención y cuidado pues este sector fuera de pistas es bajo responsabilidad del esquiador y la estación no se hace responsable de los accidentes o de que si no lo conoces o vas con alguien que te acompañe, te puedes pasar y acabar bajando hasta el pueblo de Navacerrada con los esquís colgando o teniendo que subir hasta el collado de los Pastores con lo que eso supone.
 
Por supuesto, las condiciones de nieve y climáticas tienen que ser óptimas. En el lado Oeste, también es mítico en “el Puerto” el fuera de pistas de el Bosque, descenso entre pinos y buenos saltos de rocas como la emblemática “Rey león” llamada así por su forma o la pista (que nunca lo fue) de “los números". Mucha atención también aquí, que si te pasas el telesilla el Bosque, acabas en Segovia. 
 
Son muchos aquí los esquiadores de Travesía o Montaña que se dan cita principalmente los fines de semana.
 
Reseñar que el telesilla de Guarramillas permanece abierto los fines de semana de los meses de primavera, verano y otoño, de manera que también tiene un uso turístico.
 
SERVICIOS
 
Existen cuatro escuelas de esquí y varios alquileres de material tanto para la práctica del esquí como de snowboard.
 
La estación dispone también de los siguientes servicios: Ambulancia. Servicio médico. Guardia Civil de rescate y montaña. Autobuses. Aparcamiento. Estación de ferrocarril. Oficina de información. 
 
Pico de la Bola del Mundo. Estación de Retevisión
 
BARES Y RESTAURACIÓN
 
Navacerrada dispone de un servicio de bar de altura en lo alto del telesilla Guarramillas desde donde tiene unas espectaculares vistas tanto a la vertiente segoviana como en la madrileña, desde la que se puede observar perfectamente la capital en los días claros, en los que se llegan a distinguir los mucho más lejanos montes de Toledo. 
 
La restauración en el Puerto es un clásico. Desde degustar un buen café y un desayuno, un caldito en los días más fríos o la cocina tradicional castellana en restaurantes como Dos Castillas o la no menos famosa Venta Arias. En la parte baja del Puerto, junto a la zona de la estación de ferrocarril, se puede comer en la taberna de esta o en el célebre Casa Ochoa.
 
Hay varios albergues entre los que destaca “el Peñalara”, perteneciente a la RSEA Peñalara, edificio armónico y el de mayor encanto del puerto de Navacerrada. Lugar emblemático conocido por multitud de esquiadores y montañeros que visitan desde hace muchos años esta perla de estación de esquí y montaña, salpicada de vestigios y edificios singulares de otra época como las residencias del ejército del aire o la del de tierra, Cogorros, al pie de las pistas.   
 
Otro mítico albergue, el Club Alpino Español, desgraciadamente, fue arrasado por las llamas y desde entonces permanece en ruinas.  La residencia Navacerrada, situada también a escasos metros de las pistas. Un caso realmente extraño es el del albergue Alvaro Iglesias, restaurado hace algunos años por la Comunidad de Madrid y que nunca llegó a ser inaugurado.  
 
El Hotel Pasadoiro, de arquitectura tradicional de la zona está situado en lo alto del puerto, sigue abierto y es otro de los edificios singulares. Más abajo, en dirección Madrid, encontramos el Hotel el Corzo. Posee un buen restaurante.
 
Estación de ferrocarril del Puerto de Navacerrada. Colección de Cesar Mohedos
  • Lo mejor de Navacerrada: Su entorno de bosques. Sus buenas vistas sobre las dos mesetas. Razonable de precio. Buenos accesos por carretera y ferrocarril. La restauración y el aprés-ski.
  • Lo menos bueno de Navacerrada: Apenas hay pistas intermedias. No suele haber mucha nieve. El inconveniente de estar divida en dos sectores separados por la carretera. Se masifica los fines de semana y se forman grandes atascos
 
El ENTORNO
 
Los alrededores del Puerto de Navacerrada son uno de los mayores valores de esta pequeña estación de esquí que, como digo, cuando tiene nieve de verdad, cosa que desgraciadamente cada vez es más difícil y puntual, es una estupenda opción para pasar un buen día, a la que se unen sus pueblos y sus zonas de montaña. Está enclavada dentro del ya flamante Parque Nacional de la Sierra del Guadarrama y rodeada de bonitos pueblos como el de Navacerrada o Cercedilla y a más o menos media hora, San Lorenzo del Escorial. En la vertiente segoviana encontraremos el fabuloso municipio del Real Sitio de la Granja de San Ildefonso.
 
Turismo y gastronomía. Ocio y naturaleza. Deporte. Las posibilidades son tantas y tan variadas que convertiría este análisis a fondo en una auténtica guía de viajes. Me centraré en las tres localidades a las que pertenece esta estación de esquí.
 
Navacerrada
 
La bonita villa de Navacerrada es muy conocida por los madrileños. Especialmente enfocada al sector turístico, está enclavada al pie del pico de la Maliciosa, en valle de la Barranca y junto al embalse que lleva su nombre, descansa bajo las laderas de la sierra del Guadarrama. Además de las múltiples excursiones que se pueden hacer por sus alrededores, la villa goza de gran variedad de restaurantes entre los que destacan el Torreón (un bonito hotel rural también), los restaurantes Felipe, Espinosa y por supuesto el Rumba, situado en la plaza. Justo al lado, en la terraza del bar El Abeto, se disfruta de uno de los mejores aprés-ski de toda la zona o en el Javi´s.
 
Completan la oferta la Fonda Real, emblemático y de buena cocina que en tiempos era parada y cambio de postas de la Familia Real en su traslado a la Granja. Se sitúa unos kilómetros antes de llegar al pueblo cuando se baja desde el Puerto. Este restaurante pertenece al hotel La Barranca. En la entrada de Navacerrada por la M-601, se encuentra el Hotel las Postas y una vez dentro del pueblo, el buen hotel La Hacienda de los Robles.
 
Embalse y pueblo de Navacerrada. Picos de la Maliciosa y la Bola del Mundo
 
Cercedilla
 
Cercedilla es el otro municipio de la vertiente madrileña al que pertenece la estación de esquí del Puerto de Navacerrada. Este amable y a veces bullicioso pueblo serrano, es la cuna de la familia de esquiadores Fernández-Ochoa a cuyo famoso miembro “Paquito” se ha dedicado el recientemente inaugurado museo del Esquí y que lleva su nombre. En lo referente al ocio y montaña, Cercedilla es otro referente en lo que excursionismo se refiere, y es en las Dehesas donde alcanza su máximo esplendor. Desde allí, la subida hasta la Fuenfría y el camino Smith, se llega al puerto. Una magnífica excursión que goza de maravillosas vistas al valle. 
 
El pueblo dispone de alojamientos rurales como el Patio de Cercedilla, la Solana, Longinos o Los Frutales
 
En cuanto a restauración, el Pajar de Teodoro, la Alacena, la Herrería o restaurante Yeyu, entre otros. También se puede disfrutar de un buen après-skí en las terrazas del centro del pueblo
 
 
Cercedilla
 
Real Sitio de la Granja de San Ildefonso
 
En el lado segoviano, el tercero de los “poseedores” de la pequeña estación de esquí del centro de España, es ni más ni menos que el Real Sitio de la Granja de San Ildefonso. Enclavado junto a los bosques de pino silvestre de Valsaín, este lugar es visitado por infinidad de turistas de todo el mundo por su Palacio Real construido en el siglo XVIII, cuyos Reales Jardines de estilo versallesco es una auténtica maravilla, adornado de 21 fabulosas fuentes inspiradas en la mitología griega.
 
La Real Fábrica de vidrio de la Granja y la Colegiata de la Santísima Trinidad y el Museo de Tapices son algunos de los encantos que podemos encontrar en este bonito conjunto arquitectónico además de su entorno natural de ríos y bosques.  

Palacio y jardines de la Granja
 
En cuanto a la gastronomía, recomendar Casa Zaca (hay que reservar), el Madrid, el Canónigos o el Roma. A unos kilómetros, en Valsaín, son muy conocidos La Hilaria y Casa Juana.
La Granja dispone de alojamientos de calidad y de diferentes categorías. Uno de los más representativos es el Hotel Parador San Ildefonso.
 
Apuntes finales
 
Como podéis ver, este sitio privilegiado, cuna de los deportes de invierno en nuestro país, si bien como estación de esquí gozó de mejores momentos y mayor gloria, debido al nacimiento, desarrollo y competencia de otros centros de esquí por toda la península, y sobre todo, por la ausencia de grandes nevadas, sigue siendo un referente de ocio y turismo en el centro de España.
 
Esta joya de singular belleza natural enclavada en la llamada Sierra de Madrid, y las poblaciones que la circundan, hacen de estos lugares un entorno para disfrutar de la nieve y de mucho más. A cada cuál lo suyo, y si el esquí es sólo una de sus alternativas y quizá no sea la mejor hoy en día, el Puerto de Navacerrada ofrece al que la visita la posibilidad de disfrutar de múltiples opciones. Y para los madrileños, casi sin salir de casa.
¿Quién da más?
 
 
 
5
Total: 5 (2 votos)
Su voto: Ninguno

Ubicación del reportaje

¿Te ha parecido interesante?  Recibe las últimas noticias y reportajes Recibir

Comentarios

Buen reportaje !!!

Buen reportaje Juan Carlos. Estuve allí en el año 90, estaba haciendo la mili en Torrejón de Ardoz, y junto con otros "pringaos" subimos en coche, y sin ropa adecuada, alquilamos unos esquis y botas, y estuvimos haciendo el "burro" un rato, fue idea de otro compañero de Vic y un colega suyo de Madrid, que me enrredaron en la aventura (tenía el coche). Sólo recuerdo el frio, de guantes tenía los militares, unos de color verde, de lana (o algo así), con protecciones de goma en la palma, era lo más "pro" de la vestimenta, el resto os lo podeis imaginar ... lo que hace la necesidad ...loco

Páginas

Comenta este reportaje

Inicie sesión o regístrese para comentar