El polémico proyecto para alargar el teleférico de La Grave se retrasa a 2022

El polémico proyecto para alargar el teleférico de La Grave se retrasa a 2022

El mítico telehuevo de tonos naranja sigue marcando la identidad de La Grave. Foto Lugares de Nieve

Tue, 15/06/2021 - 08:46
La obra que despierta controversia es la instalación de un tercer tramo del teleférico, que alcanzaría la cima del Dôme de la Lauze (3.568 m) y supone reemplazar un telesquí.
La Grave, a 3.600 metros sobre el nivel del mar en La Girose, uno de los últimos grandes glaciares de los Alpes, es un lugar idolatrado por todos los amantes del freeride.
 
Este verano de 2021 debía comenzar el proyecto para construir un nuevo teleférico, pero la pandemia lo ha pospuesto al 2022.
 
Más tiempo para digerir unas obras que cuentan con opiniones a favor y en contra y que prevé, como punto más controvertido, completar la tercera sección del teleférico de La Grave.
 
Mapa de pistas actual de La Grave.
 
Pero vayamos al principio: entre abril y noviembre de 2015, el colapso del túnel de Chambon separó al pueblo de La Grave de su puerta de entrada a Isère. La conexión con Grenoble, pero también el acceso a Lyon y la cuenca del Ródano, solo era posible mediante un largo desvío a través del Col du Galibier o Lus la Croix Haute.
 
Como consecuencia, la economía del territorio, fuertemente basada en el turismo, se ve sacudida por este cierre que afectó severamente la temporada de verano de 2015 y las siguientes temporadas hasta 2017: los comerciantes perdieron casi el 50% de su facturación habitual y las familias empiezan a abandonar la zona.
 
Para reposicionar La Grave como destino turístico como tal, en junio de 2017, la Société d'Aménagement Touristique de la Grave (SATG) -una filial de SATA creada en 1959 en Alpe d'Huez bajo el impulso de actores locales que desean desarrollar áreas de montaña en los pastos d' Huez-, se hizo cargo del teleférico de los glaciares de la Meije. 
 
Foto Lugares de Nieve
La Corporación de Turismo de Alpe d'Huez (SATA) fue seleccionada oficialmente por el Ayuntamiento de La Grave en mayo de 2017, para gestionar durante los próximos 30 años la estación de La Grave/La Meije. 
Aquel mismo año, se renovó la primera sección del teleférico, con el objetivo de respetar el sitio del valle: las estaciones se actualizaron y modernizaron y las cabinas se reemplazaron por versiones más cómodas y seguras. Sin embargo, el flujo sigue siendo el mismo (440 personas / hora) para mantener el tráfico controlado en esta meca del freeride, y el mítico telehuevo de tonos naranja sigue marcando la identidad de La Grave.
 
Paralelamente, se procedió al desmantelamiento y limpieza de instalaciones obsoletas (telesilla, carretes de cable en el glaciar que datan de la construcción de los remontes, etc.).
 
Foto: SATG- Téléphériques des Glaciers de la Meije
 
Para 2022 -antes de la pandemia 2021- SATG prevé renovar el segundo tramo del teleférico -entre 2.400 y 3.200 m y completar la tercera sección, hasta los 3.600 m.
 
La renovación del segundo tramo, el que llega a la estación de Ruillans a 3.200 metros, se modernizará sin perder ni aumentar la velocidad y solo con el objetivo de sustituir equipos obsoletos.
 
La estación de llegada también se modernizará, en particular con el objetivo de proporcionar un espacio de trabajo científico y educativo, ya que el glaciar Girose es un laboratorio para estudiar la evolución de los glaciares y las consecuencias del calentamiento global.
 
El proyecto del tercer tramo del teleférico costaría unos 10 millones de euros
 
Lo que despierta la indignación de algunos sigue siendo la instalación de un tercer tramo del teleférico, que alcanzaría hasta la cima del Dôme de la Lauze (3.568 m) y supondría bajar unos metros la estación de llegada y sustituir el actual remonte con motor térmico.
 
Los defensores del proyecto afirman que las dos cabinas bidireccionales, con una capacidad de alrededor de 30 personas cada una, requieren un solo pilón, con una estación de llegada sin contacto directo con el glaciar. También esgrimen que allí arriba no habrá restaurante como en Les Ruillans: la instalación será solo un espacio de observación y/o salida de los esquiadores.
 
El telesquí actual hasta la cima del Dôme de la Lauze (3568 m) todavía funciona con motor de combustión.  Foto redes sociales Ski La Grave
 
Según SATG, “sustituir el remonte existente en el glaciar también es un paso importante para adaptar la oferta de Grave a los nuevos requisitos climáticos. El telesquí actual, que todavía funciona con motor térmico, ya no es viable y el trabajo de preparación para su trazado de ascenso tampoco. Con su reemplazo, nuestro objetivo es reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 75%, así como reducir la superficie preparada del glaciar en más de un 60%”, explican en su página web.
 
Sin embargo, la plataforma ciudadana y ecologista “La Grave Autrement” teme que detrás del proyecto se esconda la unión de las estaciones de esquí de Alpe d'Huez, Les Deux Alpes y La Grave / La Meije, las tres gestionadas por SATA.
 
La plataforma propone una alternativa para "preservar el glaciar, proponiendo otro proyecto más adecuado a la economía local, sin construir este tercer tramo".
 
5
Average: 5 (1 vote)
Your rating: None

Ubicación de la noticia

¿Te ha parecido interesante?  Recibe las últimas noticias y reportajes Recibir

Comenta esta noticia

Log in or register to post comments