Candanchú anuncia que no abrirá este invierno por problemas económicos

La estación de esquí de Candanchú anuncia que no abrirá este invierno por problemas económicos

La última imagen publicada por Candanchú en Facebook, el pasado 4 de abril.

Sáb, 24/07/2021 - 09:38
Alarma en el Pirineo de Aragón por el impacto que tendrá en las economías locales el cierre de las pistas de esquí y los empleos que se pierden.
La crisis de la Covid-19 se ha llevado por delante, al menos provisionalmente, a la primera estación de esquí alpino de España y no una cualquiera, sino Candanchú. Si nadie le pone remedio, el emblemático centro de esquí aragonés que abrió sus puertas en 1928 no podrá cumplir cien años.
 
La alarma saltó este viernes, cuando el consejo de administración de la empresa acordó no abrir la próxima temporada de esquí, una noticia que confirmaba el director de Candanchú, Álvaro Luna, a El Periódico de Aragón: “Tenemos en mente no abrir, y los motivos por los que se toma la decisión es que, durante este tiempo, el año 2020-2021 que cerramos en mayo, nos ha dejado cuantiosas pérdidas de hasta dos millones de euros y un resultado más que negativo”.
 
En un comunicado, la estación alegó que las pérdidas millonarias del ejercicio que se acaba de cerrar harían "insostenible" la viabilidad a medio plazo del proyecto si estas se volviesen a producir, "con el potencial perjuicio para los empleados y agentes de la zona". Y eso lo unen con la propia "incertidumbre" que sigue provocando la pandemia a la hora de planificar su actividad, lo que les ha llevado a suspender las tareas que todos los veranos se acometen para la puesta a punto de las instalaciones.
 
El consejo de administración también incide en que su decisión ha influido la "falta de un plan de ayudas al sector" para paliar el impacto de la Covid. En este sentido, se recrimina que las estaciones están "igual o más afectadas" que otros sectores y, sin embargo, "hasta la fecha no han tenido apoyo desde las administraciones públicas".
 
Foto fuente ATUDEM

La plantilla de la estación está formada por unos 150 trabajadores a los que habría que sumar aquellos temporales que se incorporan en las temporadas de mayor demanda.

 
Igualmente, echan en cara que no haya un proyecto integral de la nieve en la Comunidad "que no agravie al valle del Aragón". Y recuerdan a renglón seguido que el sector de la nieve es "fundamental en el desarrollo económico y social" en el Alto Aragón. "Por todo ello, con gran dolor, pero desde la responsabilidad de pensar en un futuro viable y sostenible de Candanchú, nos vemos obligados a tomar esta medida", subraya el comunicado.
 
“Sinceramente hoy vemos que no hay ningún interés, vemos que se invierten en otras cosas, en otros temas donde no se ve que haya real interés en dar un impulso, y bajo ese panorama, a nivel comercial no hay compromiso en impulsar el plan”, explica el director de Candanchú.
 
En gran parte debido al aumento de la competencia, Candanchú lleva acumulando pérdidas año tras año por el descenso casi constante de esquiadores. Esta complicada situación financiera de la estación llevo a ETUKSA (la empresa propietaria de la estación) a entablar negociaciones para su integración en el holding de la nieve de Aragón, Aramón, empresa semipública participada al 50% por la Diputación General de Aragón e Ibercaja, la mayor caja de ahorros de Aragón y propietaria de las grandes estaciones de esquí de la comunidad.
 
Las negociaciones se rompieron y Candanchú ha continuado su actividad a través de una ampliación de capital y una destacada reducción de pérdidas acometidas por el nuevo Consejo de Administración de ETUSKA.
 
Candanchú en una foto de archivo.
 
En 2016, el grupo Ibernieve Aragón adquirió el 72% de las acciones de Candanchú a ETUKSA.
 
La decisión se comunicó al comité de empresa y provocó que los concejales del valle del Aragón, Aísa, Canfranc, Villanúa, Borau, Castiello de Jaca y Jaca se reunieran de urgencia con la Mancomunidad Forestal del Valle de Aísa para valorar la decisión.
 
En otro comunicado, trasladaron su "preocupación" porque no abrir la estación "perjudicaría gravemente" la economía local y expresaron su solidaridad con los trabajadores y empresarios afectados.
 
El Gobierno de Aragón negó este viernes por la noche tener cualquier tipo de responsabilidad en la situación de atraviesa la estación de Candachú, de la que, recordó, está en manos privadas. De la misma forma, descartó que se le pueda achacar a Aramón, la sociedad participada al 50% por la DGA que ostenta la titularidad de los complejos de Formigal, Panticosa, Cerler, Javalambre y Valdelinares. 
 
Además, aseguró que en el último consejo de administración del grupo aragonés de la nieve se abordó el tema y "en un gesto de responsabilidad, se acordó colaborar en todo cuanto estuviera en manos de Aramón para que pueda abrir la próxima campaña", la 2021-2022.
 
Los alcaldes de los pueblos del valle han solicitado una reunión "urgente" con los consejeros Marta Gastón y Arturo Aliaga, y el presidente de la Diputación Provincial de Huesca, Miguel Gracia Ferrer, para atajar cuanto antes el problema, porque "no vamos a dejar de trabajar en aras de buscar la apertura de Candanchú para este año".
 
 
                                                                     
 
Relacionado:
 
Condenan a Candanchú a pagar 99.000 euros por un esquiador herido en un telesilla. Más info
 
4
Total: 4 (1 voto)
Su voto: Ninguno

Ubicación de la noticia

¿Te ha parecido interesante?  Recibe las últimas noticias y reportajes Recibir

Comenta esta noticia

Inicie sesión o regístrese para comentar