La Guardia Civil de montaña hace "doblete" en sendos rescate nocturnos en el Aneto

La Guardia Civil de montaña hace "doblete" en sendos rescate nocturnos en el Aneto

Rescate nocturno en montaña de la Guardia Civil GREIM. Foto de archivo cortesía de la Guardia Civil

Mar, 11/10/2016 - 14:31
En la tarde noche y durante la madrugada del pasado domingo, el Grupo de Rescate e Intervención en Montaña de la Guardia Civil ha auxiliado a cuatro montañeros, dos asiáticos y dos franceses en sendas operaciones en el Aneto, la cima más alta del Pirineo
Tras un fin de semana muy complicado para los Grupos de Rescate de la Guardia Civil que, de arriba a abajo de nuestra geografía, se han tenido que multiplicar prestando su ayuda en las montañas, cuando ya creían que podían tomar un poco de resuello a partir de la tarde/noche del domingo pasado, les esperaba en lo más alto de los Pirineos, una difícil tarea que realizar. 
 
El primer rescate: dos orientales se desorientan 
 
Cuando la tarde amenazaba con cubrirse con el manto de la oscuridad, una llamada de socorro llegaba simultáneamente al GREIM de Benasque (Huesca) y a la Unidad Aérea del Instituto Armado.  Se trataba de 2 montañeros de origen asiático que se encontraban atrapados en el glaciar del Aneto, en pleno Parque Natural de Posets-Maladeta
 
Recogidos por el helicóptero, el equipo de rescatadores de la Guardia Civil y un médico de emergencias salieron con las últimas luces del día hacia el pico más alto del Pirineo (3404 m), el Aneto, para encontrarse, con un joven de unos 24 años de Singapur y otro de 20 del Japón, exhaustos y con mucho miedo en el cuerpo. La zona está completamente cubierta de hielo y uno de ellos no llevaba siquiera crampones. Debido a lo avanzado de la noche, la aeronave tuvo que regresar a su base. 
 
Rescate nocturno por miembros del GREIM de la Guardia Civil. Foto archivo: Mº de Interior/Guardia Civil
Rescate nocturno por miembros del GREIM de la Guardia Civil. Foto archivo: Mº de Interior/Guardia Civil
 
Un segundo aviso: Dos escaladores atrapados en la cima del Aneto
 
A pesar de estar asustados, con evidentes síntomas de estar exhaustos y con principio de hipotermia, los miembros del Grupo de Rescate e Intervención en Montaña  pudieron constatar que estaban ilesos, por lo que ofrecieron seguridad y abrigo a los dos orientales. Mientras tomaban las decisiones correspondientes para su traslado, los rescatadores recibían un segundo aviso de que habría dos escaladores franceses en la cima del Aneto. Se trataba de un montañero de 52 años y otro de 56 que presentaban síntomas de agotamiento.
 
Activados una vez más los servicios de socorro, nuevos miembros de la Benemérita de montaña se ponían en camino en plena noche en apoyo de sus compañeros mientras que uno de los que se encontraban en el glaciar se dispuso a subir en auxilio de los galos, con los que se logró contactar casi a las 22 horas. 
 
 
En ese momento, por un lado se procedió a desalojar a los orientales, bajándolos con sumo cuidado por una difícil zona de cortados y barrancos con niebla y las temperaturas descendiendo, complicando el rescate de los asustados y poco preparados jóvenes que, al cabo de cuatro largas e inolvidables horas, llegaban al refugio de la Renclusa en Besurta, desde donde  fueron trasladados en un vehículo a un lugar seguro en el que pudieran descansar. 
 
Al tiempo que esto ocurría, otro equipo se encargaba en la cumbre del Aneto de los franceses, a los que se suministró comida, abrigo y agua. Asegurándolos con cuerdas y arneses se procedió también a bajarlos en un descenso harto complicado y lento, de noche y en malas condiciones meteorológicas.
 Finalmente, sobre las 5 de la madrugada, terminaba el rescate donde, una vez más , quedó demostrada la pericia y valentía de los miembros de las unidades de rescate en montaña de la Guardia Civil. 
 
Fuente: Heraldo de Aragón 
 
5
Total: 5 (1 voto)
Su voto: Ninguno

Ubicación de la noticia

¿Te ha parecido interesante?  Recibe las últimas noticias y reportajes Recibir

Comenta esta noticia

Inicie sesión o regístrese para comentar