La pista Àliga recibe el visto bueno de los técnicos, la Copa del Mundo más cerca

La pista Àliga recibe el visto bueno de los técnicos, la Copa del Mundo más cerca

Imagen de la pista Àliga durante la temporada pasada, con el trazado nuevo y el antiguo.

Jue, 07/11/2013 - 09:08
Los técnicos de la FIS finalizaron ayer los trabajos de inspección de la pista, la valoración ha sido muy positiva y se espera su homologan en diez días. Ahora el camino hacia la Copa del Mundo queda mucho más despejado e incluso se empieza a pensar en optar a una prueba masculina.
Objetivos de máximos para la pista Águila de Grandvalira-El Tarter. Con los trabajos sobre el terreno afrontando el tramo final, la homologación de la misma llegará en los próximos días. La Copa de Europa y la Copa del Mundo femenina son competiciones que están programadas, pero desde la estación ya se piensa en llevar también por primera vez la masculina, ya que la instalación cumple las exigencias de la FIS.
 
Trabajos en la pista Àliga durante el mes de septiembre pasado, captura tomada por Lugares de Nieve.
 
Los técnicos del máximo organismo internacional finalizaron ayer las inspecciones de la pista. Y el expediente que han realizado es positivo. "Tiene todo lo que debe tener: plano, muros, pendiente y curvas", señala Janez Fleré, coordinador técnico de la Copa de Europa de esquí alpino femenino y masculino, que admite tener hacia la pista "un aprecio especial", ya que ha seguido su evolución en el último año. En las mejoras que se han hecho respecto a la última visita de los técnicos está la ampliación de la última curva con un peralte, y también la zona media ha sido ensanchada.
 
El Àguila tiene 2,9 kilómetros de longitud y 756 metros de desnivel, justo por encima del mínimo establecido para poder acoger no sólo la Copa del Mundo femenina, sino también la masculina, que se encuentra en los 750. Y es que precisamente llevar lo mejor del esquí alpino mundial masculino es el próximo objetivo. "No soy yo quien decide si se puede hacer una Copa del Mundo, pero en cuanto a reglamento y seguridad cumple la normativa", asegura Markus Murmman, homologador de pistas de la FIS, sobre la posibilidad de llevar el gran circo blanco masculino. Para el suizo, el trazado del Tarter "es interesante" y exigente para los corredores: "Técnicamente es difícil". La homologación de la pista está pendiente de resolución y en un plazo de diez días se confirmará.
La pista Àguila tiene una longitud de 2,9 kilómetros  y un desnivel de 756 metros, justo por encima del mínimo establecido para poder acoger no sólo la Copa del Mundo femenina, sino también la masculina, que se encuentra en los 750.
Tener un recorrido de descenso abre expectativas nuevas. Y las opiniones que llegan hacen pensar que el Águila "será un referente para el futuro igual que lo ha sido la pista Avet", afirma Conrad Blanch, director general de Grandvalira-Ensisa. Para las instalaciones y los servicios con los que cuenta el país, "se confirma el camino de Andorra hacia tener el máximo de grandes eventos deportivos". La Copa del Mundo masculina "sería el siguiente paso", y en el horizonte más lejano se encuentra la organización de unos Campeonatos del Mundo: "Tenemos un potencial muy grande para competiciones de este tipo."No se renuncia a nada y "soñamos siempre con más". 
 
Conrad Blanch no descarta que se puedan llegar a organizar unos Campeonatos del Mundo en Andorra.
Pista Avet.
 
La nueva instalación permitirá que el Principado pueda acoger carreras de todas las modalidades de esquí alpino. "Hace muchos años que perseguimos una pista de velocidad en el país", señala Carles Visa, director técnico de la Federación Andorrana de Esquí, que remarca que "amplía nuestras posibilidades para la Copa del Mundo", pudiendo albergar pruebas de supercombinada, supergigante y descenso. Por las características del recorrido, "hay una parte alta con muchas posibilidades. Del medio hacia abajo es técnica y complicada".
 
El presupuesto de la construcción de la pista ha sido de más de tres millones de euros. Comienza en el telesilla de la tosa dels Espiolets, a 2.467 metros de altitud, y termina al pie de las pistas del Tarter, a 1.695 metros. La anchura del trazado es de entre 50 y 60 metros. La primera prueba de fuego la tendrá con las finales de la Copa de Europa, en este evento competitivo las carreras se dividirán entre el Águila, donde se disputarán las de velocidad, y la pista Avet, sede de las técnicas. Habrá unos 300 voluntarios. Se realizarán del 10 al 16 de marzo del año próximo. La gran cita llegará en 2016, con la Copa del Mundo femenina. Será el 27 y 28 de febrero.
 
 
 
5
Total: 5 (1 voto)
Su voto: Ninguno

¿Te ha parecido interesante?  Recibe las últimas noticias y reportajes Recibir

Comenta esta noticia

Inicie sesión o regístrese para comentar