¿Cómo será el otoño meteorológicamente hablando?

40968
¿Cómo será el otoño meteorológicamente hablando?

Mapa de temperaturas de Europa. (Foto de Archivo, fuente Meteovigo.com).

Autor

Jue, 24/09/2020 - 18:24
Después de un verano con calor, pero también con tormentas y alguna nevada en las cimas, nos espera un otoño con bastante movimiento meteorológico y acompañado de las primeras nevadas. ¿Será el preludio de un buen invierno de nieve? Os lo contamos en el artículo.
Se nos ha ido el verano y ya empezamos a oler el otoño en las montañas con las primeras heladas en cotas altas y alguna que otra borrasca que nos ha dejado buenas precipitaciones. En general, excepto en el sur de España, el verano no ha sido tan cálido como anunciaron algunos modelos de predicción.
 
Podemos afirmar que en la mayor parte de las estaciones de esquí, durante estos tres últimos meses, las precipitaciones y las temperaturas moderadas han sido las dominantes, con días de calor por supuesto, pero no con los excesos de otros años. 
 
Sabemos que los pronósticos meteorológicos a largo plazo son muy poco fiables o precisos y más bien funcionan como una tendencia meteorológica en un periodo de tiempo. A pesar de lo difícil de la misión vamos a utilizar las herramientas disponibles para atisbar que nos deparará el tiempo en los próximos meses.
 
Primero analizaremos los dos grandes modelos estacionales, después repasaremos las teleconexiones y el fenómeno de El Niño/ La Niña de este año, para acabar dando nuestra opinión sobre el devenir meteorológico de los próximos meses.
 
Así ven el otoño los modelos estacionales europeos y americanos
 
Vayamos directos al lio. Primero analicemos los modelos oficiales de largo plazo que nos cuentan para los meses de otoño. Para ello utilizaremos los modelos europeos y americanos. A grandes rasgos estos modelos estacionales prevén una segunda parte del mes de septiembre y octubre seca y con temperaturas  relativamente altas acompañadas con algún episodio de calor. Es decir, con máximas por encima de lo normal.
 
Modelo CMCC MEDITERRANEO, temperatura 850 hPa, meses de octubre, noviembre y diciembre 2020.
 
 
Modelo Europeo temperatura 850 hPa, meses de octubre, noviembre y diciembre 2020.
 
 
Modelo americano NCEP 850 hPa, meses de octubre, noviembre y diciembre 2020.
 
Según los modelos estacionales la precipitación durante el otoño sería más bien escasa, por debajo de lo normal. A partir de noviembre estos dos modelos también dan su versión más agradable con un mes algo más normalizado. Eso debería significar unas precipitaciones normales con algunas primeras nevadas debido también a la bajada de las temperaturas, algo que por otro lado, tocaría para esta época del año. 
 
 
Modelo  CMCC MEDITERRANEO, precipitaciones para  los meses de octubre, noviembre y diciembre 2020.
 
 
Modelo Americano NCEP, precipitaciones para los meses octubre, noviembre y diciembre 2020.
 
 
Un vistazo a las teleconexiones climáticas, el 'oráculo' de los meteorólogos
Recordemos que las teleconexiones climáticas consisten en patrones sinópticos más o menos alejados de la región donde analizamos las variables meteorológicas que tienen una relación con la temperatura y la precipitación. 
Mirando algunas teleconexiones del resto del mundo, este año no tendremos episodio de El Niño sino de la Niña. Eso significa que el agua del Pacífico oriental estará mucho más fría. La relación directa hacia nuestro territorio (oeste de Europa) en episodios de la Niña, moviéndose cual ficha de dominó, nos llega más en forma de temperaturas más bajas de lo habituales y con precipitaciones algo mayores. Muchos modelos dan una Niña fuerte y duradera con un índice por debajo de -1.
 
 
Niña moderada a fuerte. Anomalía de temperatura en la superficie del oceano Pacífico en la zona Niño, modelo C3S.

 

Con este panorama la situación se confronta totalmente con lo que marcan los modelos meteorológicos estacionales analizados anteriormente. Problablemente el calentamiento globlal de los últimos años tiende a generar un sesgo en la programación de estos modelos y por ello pensamos que los modelos se acabarán equivocando en mayor o menor medida.
 
La intuición de ir mirando año tras año el ENSO ( El fenómeno de El Niño y La Niña), la Oscilación Ártica, la NAO, Oscilación del atlántico norte, La AMO, la oscilación mutidecadal del Atlántico. Las relaciones directas en este caso de la AMO y la Niña nos indican que posiblemente, tengamos un final de septiembre, octubre y un noviembre de bastantes precipitaciones.
 
La percepción con todos estos indicadores nos hace intuir que en noviembre la nieve no faltará, como mínimo en las montañas del norte de la península Ibérica, en el resto el frío ya será bien patente. Previamente tendríamos algún episodio de gota fría como corresponde a un otoño que se precie, sin descartar a lo largo del final de septiembre y en octubre episodios de lluvias torrenciales en zonas como la costa del levante peninsular y que también pueden afectar con menor fuerza al Pirineo y sierras interiores.
 
Hemos de remarcar también otros fenómenos que han afectado la atmósfera en estos últimos tiempos y con influencia en el clima. Recalcamos algunos episodios de erupciones volcánicas, muy potentes o los grandes incendios en California (EUA) con humo que se está dispersando por toda la estratosfera.
 
 
Humo de los incendios de California de este verano a vista de satélite.
 
Estas situaciones contribuyen a una menor llegada de luz debido al filtro que supone y a una disminución global de la temperatura. Además, también más condensación de sus partículas con muchas más nubes. 
 
¿Cuándo llegaría la nieve y el frío? 
 
Pensamos en una temporada normal de esquí que puede empezar bien y temprano en el calendario. Así para el inicio del mes de diciembre tendríamos nieve en las montañas, sobre todo en los Pirineos y la cordillera Cantábrica. Otra cosa será si por otros motivos como los que estamos viviendo a nivel mundial puede arrancar la temporada o no, como nos gustaría. 
 
Al bajar de 1 los valores de la Niña, esto nos afecta mucho más intensamente. Recordamos años como el 2010, 2002, 2001,1986,1985,1956, años de nieve y frío bajo el efecto de la Niña muy potentes, entre otros factores.   
 
Es evidente que esta interacción no es inmediata en nuestras latitudes y la máxima de la inercia con el índice más bajo nos llega al cabo de 2 a 3 meses. Los modelos de predicción para este año dan una Niña más baja a principios de año y esto por lo tanto, podría provocar que nos llegara a nosotros con el invierno ya adelantado.
 
 
Probabilidad de temperatura sobre la superficie marina. Modelo C3s.
 
Avance para el invierno
 
Mirando las teleconexiones nos decantamos por un invierno frío y que se prolongaría hasta avanzado el mes de marzo. Con esto podríamos esquiar hasta final de temporada e incluso un poco más allá. 
 
Por el momento empezamos hoy 25 de septiembre con una primera e intensa entrada de aire frío este viernes y sábado que nos dará las primeras nevadas en la zona norte de la Península, la intensidad de la misma es muy inusual para un mes de septiembre, posiblemente la más potente en 15 años. Como mínimo, empezamos muy bien y que siga.
 
Josep Tomàs Bosch
 
Nota de LdN
*Las previsiones estacionales y largo plazo así como los pronósticos descritos aquí por el meteorólogo tienen una fiabilidad limitada, tomarlo como lo que son, pronósticos.
 
En octubre llegará la "famosa" predicción para el invierno (Península, Alpes y Norteamérica) de nuestro meteorólogo Josep Tomàs, el hombre del tiempo de la tele andorrana ¡no te la pierdas!
                                                                                 
Relacionado:
 
Primer pronóstico de invierno 2020-2021: La NOAA da un 75% de probabilidades de La Niña. Más info
 


Análisis de las predicciones estacionales: Norteamérica (ENSO) versus Europa (NAO). Más info

 

5
Total: 5 (2 votos)
Su voto: Ninguno

¿Te ha parecido interesante?  Recibe las últimas noticias y reportajes Recibir

Comenta esta noticia

Inicie sesión o regístrese para comentar