Las 10 mejores pistas de Grandvalira para esquiar en Semana Santa

2178
grandvalira-pista-isards-foto-ivan-sanz
Vie, 12/04/2019 - 18:49
Repasamos una a una las pistas de Grandvalira que mejor calidad de nieve conservan durante el mes de abril

Esquiar en abril o en Semana Santa en Grandvalira con nieve primavera puede ser igual de placentero, o incluso más, que esquiar en pleno mes de enero con nieve polvo. ¿Lo ponéis en duda? Os explicamos dónde esquiar en buenas condiciones, a pesar de encontrarnos en pleno calendario de esquí de primavera, y el porqué determinadas pistas conservan mejor la nieve que otras.


Subiendo por el teleesquí Pic Negre (Foto: I. Sanz).

Grandvalira es una estación con pistas que mayoritariamente están encaradas a norte. Eso significa que la calidad de la nieve se conserva bien, ya que los rayos de sol inciden con menos verticalidad que no si se tratara de pistas orientadas a sur. ¿Conclusión obvia y fácil, no?

Sin embargo, con la llegada de la primavera hay más horas de luz, el sol incide de una forma más perpendicular y la calidad de la nieve se empieza a transformar con más celeridad desde prácticamente las primeras horas del día. Y eso ocurre en todas las pistas. Además, las pistas ubicadas en cotas bajas se transforman antes que las ubicadas en cotas altas.

Pero tranquilos, durante el mes de abril se puede esquiar o surfear en condiciones muy buenas si seguimos algunas pautas (ver este enlace para complementar este artículo). Si además sabemos escoger en qué pistas la nieve se conserva mejor, por determinadas razones, nuestra esquiada va a resultar un éxito.

Así pues, en este artículo, os damos la relación de las 10 pistas de grandvalira que por ser cara norte, por situarse en cotas altas y por estar relativamente poco frecuentadas, en ellas podremos disfrutar de su nieve en mejores condiciones que en otras pistas. ¿Queréis vivir de una Semana Santa disfrutando al máximo de la nieve? ¿Preparados para saber cuáles son? ¡Vamos!

1 • Gaig (este año mejor Rossinyol).

Pista negra ubicada en el sector Canillo. Orientada a poniente, lo que significa que el sol no le va a incidir de forma perpendicular hasta prácticamente la tarde. Está situada en una cota muy alta, entre los 2.000 y 2.400 m, lo que es garantía de conservación.

Desafortunadamente la Gaig ha estado cerrada parte de la presente temporada por un problema de innivación. Así pues, la alternativa es su pista “hermana” del mismo sector, la azul Rossinyol. La nieve conserva las mismas características que la Gaig pero con la particularidad que el sol, por tratarse de un trazado con menos pendiente, va a incidir un poco antes del mediodía. Eso sí, el diseño de esta pista os va a encantar, ya que es sinuoso, con giros alternados a derecha e izquierda y con buena parte de la pista discurriendo entre bosque.


Pista Rossinyol (Foto: I. Sanz).

2 • Pista Isard

La Isard, en el sector de El Tarter, es una pista con orientación claramente norte y con cotas altas, salida en la cota 2.490 m y llegada a 2.100. Acceder a esta pista, de calificación roja, tiene el inconveniente que se debe hacer con la combinación de varios remontes, ya que queda un poco alejada de los ejes centrales del dominio. El último remonte con el que se accede es un telesquí. Todo ello acaban siendo filtros que disipan a muchos de deslizarse por esta pista, lo que conlleva que tiene poco tráfico de esquiadores a lo largo de todo el día, así que el resultado es claro: conserva mejor la nieve que otras pistas.


Entrada a la pista Isard (Foto: I. Sanz).

3 • Pista Miquel Baró

También ubicada en el sector de El Tarter, es una pista roja de clara orientación norte, de cotas altas (salida 2.560 y llegada a 2.100 m). ¿Y por qué la Miquel y no la Llop, si discurren paralelas? Efectivamente la pista Miquel discurre casi paralela a su "hermana" la Llop, pero tiene la ventaja de que la primera es algo más ancha, lo que permite más tráfico de esquiadores y a menos "tráfico" por una misma zona menos transformación. Además, el telesilla Llosada, que da acceso a estas dos pistas, discurre ceñido a la pista Llop, lo que le da una visibilidad más comercial y por ello un mayor reclamo visual, así que los esquiadores acaban optando más por la Llop que no por la Miquel.


Entrada a la Miquel Baró (Foto: R. C.).

4 • L’esparver

Pista roja ubicada en el sector de El Tarter, con clara orientación norte y cotas altas. Salida en los 2.467 m y llegada a los 2.100. Su trazado alto discurre, en parte, paralelo a la famosa Àliga. Es una pista “poco comercial" y por ello con poca densidad de esquiadores, lo que es garantía de conservación de su nieve.


Entrada a la pista Esparver (Foto: R. C.).

5 • Obagot I, II i III

Las tres rojas “mellizas”. Estas pistas, ubicadas en el sector de la Obaga de les Solanelles, tienen la característica de que prácticamente discurren en paralelo entre sí. Orientadas a norte y con una cota de salida en los 2.458 m y llegada en la cota 2.300. Las tres confluyen junto a la entrada del telesilla Solanelles. Las Obagot 1, 2 y 3 son tres pistas poco frecuentadas y precisamente el citado telesilla permite el disfrute continuado y rápido de las tres, a las cuáles todavía podríamos añadir una alternativa: el combinado de la pista Serra de les Solanelles (tramo alto) con Tritó. En definitiva, un rincón dentro de Grandvalira en el que disfrutar de la nieve cara norte con varias alternativas y garantía de nieve poco transformada.


Entrada a la pista Obagot I (Foto: R.C.).

6 • Enradort

Admitimos que se trata de una apuesta arriesgada el citar esta pista roja. Se trata de un trazado con el reto de estar orientado a este, pero con una cota de salida en los 2.500 m y llegada en los 2.250. Quizás sea la más frecuentada de todas las que citamos en este artículo, pero algo menos que su “hermana” Colibrí. Tiene la ventaja de encontrarse a la sombra del Pic del Cubil (2.700 m) lo que permite que sus nieves pasen buena parte de la mañana a la sombra de los rayos solares. Su tramo bajo es, muy posiblemente, el que menos conserva bien la nieve.


Baliza en la pista Enradort  (Foto: R. C.).

7 • Grió

La Grió es un caso curioso dentro del dominio de Grandvalira, y es que a pesar de situarse en un eje de conexión vital entre sectores, lo cierto es que es una pista muy poco frecuentada. En realidad, es el remonte paralelo a la citada pista, el telesilla cuatriplaza Llac del Cubil, conocido por los habituales por soportar un alto tráfico de esquiadores que se desplazan del sector oeste al este del dominio, el que da acceso a esta pista y el que, paradójicamente, contribuye a su poca frecuentación.

¿Y porque se conserva tan bien la nieve tratándose de una pista en un eje de conexión? La respuesta está en las colas que con frecuencia se suceden en este remonte, lo que impide que muchos esquiadores quieran disfrutar de la citada pista que discurre pegada al telesilla. Usan el telesilla simplemente para salir de un sector y adentrarse en otro. Y sin embargo, para nosotros es una de las mejores pistas de Grandvalira en cuestión de conservación de la nieve, consecuencia de su coyuntura especial ya comentada, además de encontrarse a la sombra de las estribaciones del Pic del Cubil.


Entrada a la pista Grió  (Foto: I. Sanz).

8 • Montmalús

Curiosamente se trata de prácticamente la única pista de clara orientación norte de Grau Roig. Se accede a ella por el mítico telesquí del mismo nombre, Montmalús, lo cual ya es de por sí un filtro para la poca frecuentación de la citada pista. Su pista "hermana", la Granota, es también un caso idéntico a la hora de conservar la nieve, que además de su altura (cotas 2.150 a 2.435 m), de la poca densidad de esquiadores que se deslicen por ella y de la orientación, todavía hay que añadir el bosque de pino negro que las protege con su sombra de los rayos solares.


Subiendo por el teleesquí Montmalús (Foto: I. Sanz).

9 • La Gavatxa

Pista roja orientada a norte, en el sector del Pas de la Casa, con cota de salida a 2.550 m y llegada a 2.220.

En realidad, todo el sector del Pas tiene fama de conservar la nieve en buenas condiciones hasta bien entrado el mes de abril, pero la alta densidad de esquiadores que precisamente en busca de la mejor nieve de finales de temporada frecuentan el sector, hay algunas diferencias a la hora de conservar la nieve entre las diferentes pistas.

A nuestro criterio la pista La Gavatxa, de dificultad roja, es la que mejor conserva la nieve en buenas condiciones. Su peculiaridad para conservar mejor la nieve radica en que es una pista menos frecuentada que el resto, ya que se encuentra alejada del eje central. Eso significa menos transformación por la baja densidad de esquiadores que se deslizan por ella.


Imagen tramo alto de la pista Gavatxa (Foto: I. Sanz).

10 • Isards

Se trata de un caso similar al de la Gavatxa y para algunos es el “secreto mejor guardado” del Pas de la Casa. Se trata de una pista azul ubicada en el extremo oriental de Grandvalira, igualmente orientada a norte, con cota de salida en los 2.450 m y llegada a los 2.250. Así pues, su alejamiento del eje central del área, su orientación, su altura y el hecho de encontrarse en un área sombría, permiten una calidad de nieve casi excelente a lo largo de toda la temporada.


Subiendo por el teleesquí que da acceso a la pista Isards  (Foto: I. Sanz).

Y ahora que ya sabéis las pistas con la mejor nieve de abril en Grandvalira, ¿Nos vemos en los trazados cara norte de Grandvalira en esta Semana Santa? ¿Os animáis?

Aviso: Las recientes condiciones meteorológicas pueden haber alterado las condiciones de algunas de las pistas citadas y visitadas en este reportaje, confeccionado el pasado 8 de abril.

 

5
Total: 5 (1 voto)
Su voto: Ninguno

¿Te ha parecido interesante?  Recibe las últimas noticias y reportajes Recibir

Comenta este reportaje

Inicie sesión o regístrese para comentar