Nuria Tarré de Grandvalira apuesta por competir sin complejos con las estaciones de los Alpes

Nuria Tarré de Grandvalira apuesta por competir sin complejos con las estaciones de los Alpes

Nuria Tarré de Grandvalira, crédito imagen el Mundo Deportivo

Sáb, 15/06/2013 - 19:55
Núria Tarré, la directora general de Grandvalira-Nevasa, pasa balance de la temporada de invierno, que considera satisfactoria con unos resultados superiores al año pasado.
El diario andorrano Bon Dia ha realizado una interesante entrevista a la directora General de Grandvalira-Nevasa, Nuria Tarré.
 
 
Nuria Tarré habla de las líneas de futuro de la estación, que pasan por seguir potenciando los mercados internacionales. Destaca la calidad de la oferta de las estaciones del Principado y la idea de posicionarse como seria alternativa a los Alpes. También señala el acierto de la campaña de invierno de Andorra Turisme.
 
 
¿Contentos por los resultados obtenidos esta temporada?
Estamos satisfechos de la temporada que hemos tenido. La meteorología ha sido muy adversa y nos ha dificultado la operativa, pero a pesar de todo podemos estar satisfechos porque la estación ha estado cerrada sólo un día. Hemos tenido un balance excepcional de nieve (más de ocho metros y medio), una cantidad que no habíamos visto nunca en los últimos 20 años. Y en días de esquí vendidos, hemos tocado prácticamente el millón y medio, que es una cifra satisfactoria. No obstante, veníamos de un año muy malo y tampoco estamos en cifras como las de hace cuatro o cinco años.
Hay que seguir apostando por los mercados internacionales y queda la incertidumbre de cómo seguirá respondiendo el mercado español, que hemos defendido relativamente bien. Pero el contexto de crisis es el que es y parece que no va a mejor. Por lo tanto, debemos continuar siendo prudentes y seguir diversificando el riesgo.
 
¿Por qué mercados internacionales hay que seguir apostando?
Grandvalira ya hace años que hace esfuerzos en los mercados internacionales, pero este año hemos notado una tendencia positiva ya que su peso ha pasado de un 38% a un 42%. Es un incremento bastante significativo y con una tendencia de cambio de peso de algunos países.
El mercado inglés sigue siendo muy importante, pero está estancado (para nosotros las cifras son estables). El ruso, sin embargo, ha pasado por delante (es un mercado que está creciendo de forma muy significativa) y estamos viendo también un comportamiento muy bueno del francés. Respecto a este último, cada vez más, vemos estancias más largas. Este año no nos ha sido favorable porque hemos tenido la frontera cerrada diez días, pero a pesar de todo vemos una tendencia buena. Esto sí que es un esfuerzo que hemos acelerado este año y es una prioridad para los próximos dos o tres años. Queda camino por recorrer. También Andorra Turismo está invirtiendo mucho. Además, hay otros pequeños mercados que crecen. El reto está en identificar cuál de estos puede ser otro gran mercado.
 
¿Cuáles son estos pequeños mercados?
El israelí, el escandinavo, el polaco (que no ha crecido tanto como otros años pero en el que vemos potencial).
 
Aún así, hay que mantener los esfuerzos en España.
El 51% de nuestros clientes vienen de España, y por lo tanto es un mercado que representa una inversión fuerte tanto en el ámbito comercial como de comunicación, y lo debe ser. Porque no nos podemos parar en el contexto de crisis actual. Lo tenemos que hacer a medio plazo, y a medio plazo este mercado es importante y lo seguirá siendo. Bajará de peso, pero ya es bueno diversificar. Si crecemos o mantenemos las cifras es que estamos cogiendo cuota de mercado de otras estaciones cercanas. Este es el reto.
 
¿Va en aumento la competencia internacional? ¿Comportará una pérdida de visitantes?
La competencia está. Se tiene tendencia a mirar la del Pirineo o de España, pero desde Grandvalira miramos la competencia que tenemos en los Alpes. De cara a los mercados internacionales nos posicionamos como una alternativa a los Alpes. Sí hay mucha competencia. Austria tiene muy buen comportamiento, en Suiza también están muy fuertes, el mercado francés también está haciendo promociones muy agresivas ... Todo el mundo está en un contexto de mercado más difícil y todo el mundo se está poniendo las pilas. Pero no debemos olvidar que la inversión y la infraestructura que tenemos en Andorra como país de nieve no es sólo una cuestión de estaciones, sino de la oferta que hay alrededor. Tenemos la suerte de estar en una situación única y eso nos favorece.
 
Y como Grandvalira debemos estar orgullosos, porque estamos en la posición número dieciséis en los rankings de las 50 estaciones de más de un millón de días de esquí. Tenemos una oferta muy buena y no nos debe dar miedo competir con los Alpes. Como estación podemos hacerlo claramente y como país orientado a la nieve tenemos una oferta detrás que nos da un apoyo buenísimo para esta ambición internacional que tenemos. Debemos ser ambiciosos y estar en esta posición compitiendo con los mejores.
 
¿Qué impacto ha tenido el cierre de los accesos con Francia?
No quisiera dar cifras, pero todos sabemos que nos ha afectado, son muchos días. Hemos tenido una muy buena temporada y podría haber sido más excepcional si no hubieran cerrado. Pero la meteorología forma parte de la incertidumbre de este negocio. Estos parámetros forman parte de la planificación que tenemos que hacer. Es interés de todos que los accesos al país sean siempre accesibles y fluidos, ya que vivimos del turismo. Pero confío en que políticamente esto se está gestionando.
 
¿Qué representan para la estación las competiciones deportivas de alto nivel?
Acoger competiciones de nivel internacional es una apuesta estratégica de Grandvalira. Como tenemos la ambición de seguir creciendo en los mercados internacionales, una forma de generar notoriedad es dándonos a conocer en el mundo del esquí. También es una forma de demostrar que tenemos una estación de primer nivel (ya que la infraestructura y las instalaciones están).
Si algo puede jugar en nuestra contra es que, por la posición geográfica en la que estamos, la percepción sea que las pistas son demasiado fáciles, que no tenemos suficiente desnivel, suficiente nieve ... Por eso es importante que tengamos el reconocimiento internacional para acoger competiciones de primer nivel. Que se sepa que, sean cuales sean las condiciones, garantizamos el 60% de nieve. Y tener nieve y buen tiempo es la mejor de las combinaciones. Es importante para construir el posicionamiento a medio plazo seguir teniendo estas competiciones.
¿Cómo ha funcionado la política de precios?
Hemos seguido aumentando los precios. Cuarenta y cuatro euros con respecto a las estaciones vecinas es un forfait de día que está por encima, pero para el producto que ofrecemos es un precio más que justo. Aun así, tenemos más gente. Creemos, pues, que la gente elige más, valora la calidad del servicio y la diversidad de la oferta, y en las ofertas desde el punto de vista comercial seguimos siendo competitivos con respecto a las estaciones extranjeras y de los Alpes. Ofrecemos una combinación de calidad-precio más interesante que algunos destinos de los Alpes. Además, es sobre todo la oferta d'aprés-esquí la que marca la diferencia.
 
¿Qué juega en contra de Andorra?
El acceso. Para llegar a estaciones de los Alpes hay conexiones en tren, aeropuertos más cercanos. No obstante, cuando viajas por una semana, el transporte pierde algo de peso.
 
¿Un helipuerto nacional representaría una mejora en este sentido?
No me puedo pronunciar porque no conozco suficientemente bien como está enfocado el proyecto. Pero es claro que toda iniciativa dirigida a facilitar los accesos y que pueda traer más gente seguro que de rebote puede favorecer. Todo dependería del precio y la capacidad. Si cada viaje puede llevar un volumen importante de personas, quizá sí que tendría un beneficio.
 
¿Cuál será el resultado de la temporada?
El cierre estará en línea de lo que habíamos presupuestado. Debería estar un poco por encima del año pasado. Lo estamos terminando de cerrar. Debería ser un año razonable.
 
Ahora se está preparando el verano.
El negocio del verano todavía es muy minoritario en volumen respecto al invierno. Tenemos la oferta como el año pasado. Aquí lo importante es que en las montañas también pasan cosas en verano, y hay que darlo a conocer a nuestros clientes. La oferta de verano que tenemos es más que completa y no es muy rentable para la gente que viene, pero desde Canillo y Encamp se quiere impulsar este tipo de actividades para generar un atractivo. A nivel de país se está enriqueciendo la oferta y esta suma de motivos hace que tenga sentido venir a Andorra en verano.
 
¿Cómo ve las campañas de Andorra Turismo?
Estamos satisfechos con la campaña de invierno porque ha sido marcada claramente por la nieve, aunque hay una oferta complementaria de shopping y wellness. La campaña ha posicionado de manera muy clara, elegante y con un buen mensaje, Andorra como país de nieve. El nivel de inversión también ha sido muy consecuente, y se trata de un nivel de inversión que una estación como Grandvalira no se puede permitir. Esto ayuda a todos los actores turísticos del país. Es una inversión muy positiva y seguro que ha tenido una influencia en los resultados.
La apuesta por el mercado francés es muy importante, así como la comunicación online. Compartimos los criterios con Andorra Turismo. Creemos que es la línea a seguir y estamos agradecidos por el esfuerzo que hace Andorra Turismo para promocionar el negocio de la nieve.
 
Artículo original: 
 
 
0
Sin votos (todavía)
Su voto: Ninguno

¿Te ha parecido interesante?  Recibe las últimas noticias y reportajes Recibir

Comenta este reportaje

Inicie sesión o regístrese para comentar